El im­pac­to que no ce­sa

El pro­ce­so ca­ta­lán es­tá cam­bian­do a peor el ma­pa po­lí­ti­co es­pa­ñol

El País - - ESPAÑA - Jo­sep Ra­mo­ne­da

Las on­das ex­pan­si­vas del im­pac­to del 27 de oc­tu­bre (pro­cla­ma­ción ri­tual de la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na y apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155) si­guen pro­du­cien­do es­tra­gos. Des­de Eu­ro­pa se ob­ser­va con cau­te­la lo que po­dría ser un ex­pe­ri­men­to pi­lo­to en tiem­pos en que los Es­ta­dos-na­ción mues­tran sus li­mi­ta­cio­nes y, en su im­po­ten­cia, ali­men­tan el au­to­ri­ta­ris­mo pos­de­mo­crá­ti­co.

En Ca­ta­lu­ña, la uni­dad del in­de­pen­den­tis­mo se quie­bra. Una alian­za en­tre gru­pos tan di­ver­sos es di­fí­cil de sos­te­ner cuan­do el ob­je­ti­vo com­par­ti­do que la ci­men­ta­ba se ale­ja. Y más to­da­vía cuan­do una de las par­tes, Junts per Ca­ta­lun­ya, es un en­te fic­ti­cio for­ma­do por un par­ti­do en cons­truc­ción so­bre las rui­nas de Con­ver­gèn­cia y un li­de­raz­go ca­ris­má­ti­co que, des­de su bur­bu­ja, in­ten­ta pro­lon­gar lo im­po­si­ble. El des­con­cier­to del in­de­pen­den­tis­mo, que se es­tá ju­gan­do el pre­cia­do pre­mio que ob­tu­vo el 21-D, se tras­la­da tam­bién a los de­más par­ti­dos, im­po­ten­tes pa­ra mo­ver las co­sas en la me­di­da en que só­lo los in­de­pen­den­tis­tas su­man. Y así el éxi­to de Arri­ma­das pa­li­de­ce, por­que ha resultado más efec­tis­ta que efec­ti­vo. To­dos pa­ra­dos a la es­pe­ra del desen­la­ce

Pe­ro los efec­tos son tam­bién de­mo­le­do­res en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. ¿Quién iba a de­cir que Ca­ta­lu­ña se lle­va­ría por de­lan­te al PP? Em­pie­za a ser una hi­pó­te­sis ve­ro­sí­mil. El pro­ce­so ca­ta­lán y el ca­rru­sel ju­di­cial de la co­rrup­ción de los po­pu­la­res han si­do dos vec­to­res con­ver­gen­tes que han co­lo­ca­do a Ra­joy ba­jo mí­ni­mos. Se juz­gan ca­sos del pa­sa­do, di­cen. Sí, pe­ro Ra­joy ya es­ta­ba allí. Y nun­ca asu­mió res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca al­gu­na. Ciu­da­da­nos vi­ve la eu­fo­ria de ha­ber pues­to al PP de los ner­vios, pe­ro el pa­so de la ado­les­cen­cia a la ma­du­rez siem­pre es con­flic­ti­vo.

El pro­ce­so ca­ta­lán ha pro­vo­ca­do una se­ria trans­for­ma­ción de las re­glas del jue­go, que las úl­ti­mas de­ci­sio­nes del Su­pre­mo han en­du­re­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te. Y la iz­quier­da es­tá ca­lla­da. Hay vien­tos de al­ter­nan­cia y el PSOE que es quien de­be­ría en­car­nar­la si­gue trans­pa­ren­te. La no­ti­cia es que Pe­dro Sán­chez cam­bia las re­glas in­ter­nas pa­ra con­tro­lar me­jor el par­ti­do. ¿Dón­de es­tá el pro­yec­to? ¿Dón­de es­tán las ra­zo­nes pa­ra que los es­pa­ño­les le en­car­guen el pró­xi­mo Go­bierno? De mo­men­to, los vo­tos del PP y del PSOE se fu­gan ha­cia Ciu­da­da­nos.

Pe­dro Sán­chez lle­gó pa­ra plan­tar ca­ra al Par­ti­do Po­pu­lar y ha vi­vi­do ado­sa­do a la de­re­cha. ¿Se­rá que ga­nó a Su­sa­na Díaz pa­ra apli­car el pro­gra­ma de Su­sa­na Díaz? En el con­flic­to ca­ta­lán ha va­li­da­do to­do lo que ha he­cho el Go­bierno sin una crí­ti­ca cuan­do a és­te se le ha ido la mano. La ra­zón na­cio­na­lis­ta se ha im­pues­to. Y la ten­ta­ción de la alian­za gre­mial con el PP con­tra los in­tru­sos, per­vi­ve. Cuan­do más se ne­ce­si­ta­ría al PSOE, re­sul­ta que no es­tá. Co­mo gran par­te de la so­cial­de­mo­cra­cia europea, di­cen al­gu­nos. Tris­te consuelo. Y Po­de­mos si­gue bus­cán­do­se a sí mis­mo. Sí, el ca­so ca­ta­lán es­tá cam­bian­do el ma­pa po­lí­ti­co es­pa­ñol. Pa­ra peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.