His­tó­ri­cos del PSOE aler­tan so­bre las con­sul­tas in­ter­nas

El País - - ESPAÑA - E. GAR­CÍA DE BLAS / J. PÉ­REZ COLOMÉ, Madrid

Di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos del PSOE ad­vier­ten de que un uso ex­ce­si­vo de las con­sul­tas a los mi­li­tan­tes pue­de de­jar al par­ti­do sin de­ba­te in­terno y con un se­cre­ta­rio ge­ne­ral so­me­ti­do a me­nos con­tro­les. El nue­vo re­gla­men­to so­cia­lis­ta, que se apro­ba­rá el

Es­te ti­po de de­mo­cra­cia di­rec­ta fa­ci­li­ta que el lí­der le­gi­ti­me sus de­ci­sio­nes sin con­tar con ór­ga­nos in­ter­me­dios, co­mo el co­mi­té fe­de­ral o las eje­cu­ti­vas au­to­nó­mi­cas. Jo­sé Ma­ría Ba­rre­da, dipu­tado y ex­pre­si­den­te de Cas­ti­lla-La Man­cha, aler­ta: “Con­tra­po­ner la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va a la di­rec­ta im­pli­ca gra­ves ries­gos ha­cia el po­pu­lis­mo y el cau­di­lla­je”. Sin una pre­sen­cia fuer­te de ór­ga­nos in­ter­me­dios, el con­trol del lí­der se de­bi­li­ta: “El con­trol al lí­der es muy di­fí­cil de lle­var a ca­bo con la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de los afi­lia­dos”, apun­ta el ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción Jo­sé Ma­ría Ma­ra­vall.

La pre­sen­ta­ción del re­gla­men­to in­terno del par­ti­do ha ad­qui­ri­do una im­por­tan­cia no­ta­ble. Des­de Fe­rraz as­pi­ran a ser pio­ne­ros y que sea in­clu­so un mo­de­lo pa­ra la pró­xi­mo sá­ba­do en un co­mi­té fe­de­ral, obli­ga por pri­me­ra vez a con­sul­tar pac­tos de go­bierno a las ba­ses del par­ti­do y per­mi­te a la eje­cu­ti­va fe­de­ral pre­gun­tar di­rec­ta­men­te a los mi­li­tan­tes siem­pre que lo desee. Ex­man­da­ta­rios so­cia­lis­tas pi­den que el par­ti­do no se cen­tre en cues­tio­nes in­ter­nas.

vi­da po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Al­gu­nos di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos del PSOE creen sin em­bar­go que los re­gla­men­tos no son al­go ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra pre­su­mir en pú­bli­co. “Hoy la vi­da po­lí­ti­ca en el país es pla­na, la gen­te es­pe­ra res­pues­tas de los par­ti­dos y el PSOE de­be­ría ha­ber es­ta­do más con­tes­tan­do los pro­ble­mas de la gen­te y no con pro­ble­mas de ti­po in­terno”, ana­li­za el ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res Ja­vier So­la­na.

La nue­va nor­ma da tam­bién más pe­so a la eje­cu­ti­va co­mo úl­ti­mo res­pon­sa­ble a la ho­ra de con­vo­car con­sul­tas, lo que le da un po­der que, pa­ra el ex­se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción Mar­ce­lino Igle­sias, de­be usar con cui­da­do: “La cla­ve se­rá ad­mi­nis­trar de una ma­ne­ra equi­li­bra­da la au­to­ri­dad su­pre­ma de la eje­cu­ti­va con las con­sul­tas”.

El nue­vo re­gla­men­to del PSOE dis­tin­gue tam­bién el po­der que dan a los mi­li­tan­tes: su opi­nión se­rá vin­cu­lan­te en coa­li­cio­nes de go­bierno e in­ves­ti­du­ras, pe­ro pa­ra la ela­bo­ra­ción de las lis­tas la eje­cu­ti­va fe­de­ral ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra. “Me pa­re­ce una con­tra­dic­ción”, opi­na Ja­vier Ro­jo, ex­pre­si­den­te del Se­na­do. “No en­tien­do que em­po­de­res a los mi­li­tan­tes pa­ra al­go tan im­por­tan­te co­mo las coa­li­cio­nes, pe­ro no pa­ra los miem­bros de una lis­ta, a quie­nes co­no­cen me­jor por­que son sus di­ri­gen­tes y com­par­ten fe­de­ra­ción”, aña­de.

La nor­ma con­tie­ne otros avan­ces po­si­ti­vos pa­ra el ex­mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas Jo­sep Bo­rrell: “Es un pa­so enorme por la de­mo­cra­ti­za­ción de la re­pre­sen­ta­ción en los con­gre­sos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.