Des­cu­bier­to un me­ca­nis­mo que per­mi­te de­tec­tar an­tes el tu­mor de pán­creas

El País - - ESPAÑA - MA­NUEL ANSEDE, Madrid

Mien­tras la su­per­vi­ven­cia al cáncer au­men­ta en tu­mo­res de ma­ma (85%), prós­ta­ta (90%) y en me­la­no­mas (87%), el zar­pa­zo al pán­creas sue­le ser le­tal. Me­nos del 5% de los pa­cien­tes so­bre­vi­ve al tu­mor pan­creá­ti­co más ha­bi­tual, el ade­no­car­ci­no­ma duc­tal. Fran­cis­co Real (Bar­ce­lo­na, 1957) y su equi­po del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes On­co­ló­gi­cas (CNIO), en Madrid, han ha­lla­do se­ña­les que aler­tan de su lle­ga­da.

“El 80% de los pa­cien­tes se diag­nos­ti­ca cuan­do la en­fer­me­dad es­tá ya muy avan­za­da. Por tan­to, so­lo el 20% se pue­de tra­tar con ci­ru­gía. Y, por otra par­te, es un tu­mor que res­pon­de po­bre­men­te al tra­ta­mien­to”, la­men­ta el in­ves­ti­ga­dor.

El equi­po in­ter­na­cio­nal ca­pi­ta­nea­do por Real aca­ba de des­cu­brir en ra­to­nes “la pa­rri­lla de sa­li­da” del cáncer de pán­creas: un es­ta­do prein­fla­ma­to­rio de es­te ór­gano con for­ma de pe­ra alar­ga­da, ubi­ca­do en­tre el es­tó­ma­go y la co­lum­na ver­te­bral. El ha­llaz­go, pu­bli­ca­do hoy en la re­vis­ta Na­tu­re, po­dría ser­vir en un fu­tu­ro to­da­vía le­jano pa­ra “iden­ti­fi­car a per­so­nas que tie­nen un ma­yor ries­go de desa­rro­llar un cáncer de pán­creas, pa­ra diag­nos­ti­car­las an­tes”, se­gún Real.

In­fla­ma­ción

“La in­fla­ma­ción es un ar­ma de do­ble fi­lo. Es un me­ca­nis­mo pro­tec­tor pa­ra res­pon­der a agre­sio­nes ex­ter­nas. Pe­ro, cuan­do la in­fla­ma­ción per­sis­te, tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la sa­lud y pue­de fa­vo­re­cer el de­sa­rro­llo de tu­mo­res”, se­ña­la el on­có­lo­go.

Su nue­vo es­tu­dio re­ve­la que la in­fla­ma­ción no es una res­pues­ta de­fen­si­va que em­pie­za de ce­ro an­te un ata­que, sino una he­rra­mien­ta que es­tá siem­pre al ra­len­tí en los te­ji­dos sa­nos del pán­creas, por si tie­ne que ac­tuar. Pa­ra Real, es “un cam­bio de pa­ra­dig­ma”. El in­te­rrup­tor de la in­fla­ma­ción es un gen, el NR5A2, im­pli­ca­do en la ac­ti­vi­dad nor­mal del pán­creas, pe­ro que al mis­mo tiem­po re­pri­me los fe­nó­me­nos in­fla­ma­to­rios.

“Es un es­ta­do de prein­fla­ma­ción ge­né­ti­ca”, des­cri­be Isi­do­ro Co­bo (Cá­diz, 1987), in­ves­ti­ga­dor del CNIO y pri­mer fir­man­te del es­tu­dio. “El pa­tó­lo­go pue­de ver un pán­creas nor­mal, cuan­do no es nor­mal”, aler­ta. En ra­to­nes, cuan­do hay ni­ve­les nor­ma­les de la pro­teí­na NR5A2, co­di­fi­ca­da por el gen, no hay in­fla­ma­ción. Pe­ro cuan­do los ni­ve­les des­cien­den, se ac­ti­van los pro­gra­mas in­fla­ma­to­rios y au­men­ta el ries­go de desa­rro­llar cáncer de pán­creas. Ade­más, se ha ob­ser­va­do que las per­so­nas con de­ter­mi­na­das va­rian­tes de es­te gen son más pro­pen­sas a su­frir un tu­mor pan­creá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.