Las ra­tas lle­ga­ron a Es­pa­ña cuan­do se se­có el Me­di­te­rrá­neo

El País - - CIENCIA - BRUNO MAR­TÍN, Madrid

Un es­pec­ta­cu­lar vi­ra­je cli­má­ti­co ha­ce en­tre 12 y 5 mi­llo­nes de años se­có el Me­di­te­rrá­neo y for­zó cam­bios en la fau­na ibé­ri­ca que se per­ci­ben en la ac­tua­li­dad. Los eco­sis­te­mas del te­rri­to­rio que ac­tual­men­te com­pren­de Ca­ta­lu­ña y el sur de Fran­cia sir­vie­ron co­mo re­fu­gios cli­má­ti­cos pa­ra ani­ma­les adap­ta­dos a am­bien­tes hú­me­dos y ce­rra­dos co­mo los roe­do­res, se­gún des­ve­la una in­ves­ti­ga­ción en­ca­be­za­da por pa­leon­tó­lo­gos de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid y pu­bli­ca­da en Scien­ti­fic Re­ports.

Los cien­tí­fi­cos han ana­li­za­do 209 yacimientos con fó­si­les de roe­do­res que ha­bi­ta­ron la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y el sur de Fran­cia en el Mio­ceno. El aná­li­sis de los res­tos, re­co­gi­dos du­ran­te más de 50 años de ex­ca­va­cio­nes, ha de­mos­tra­do que los roe­do­res de la Pe­nín­su­la mi­gra­ron al nor­te por los cam­bios cli­má­ti­cos, a la vez que cam­bia­ron co­mu­ni­da­des en­te­ras de es­pe­cies en el res­to del te­rri­to­rio. En es­ta épo­ca, por ejem­plo, lle­ga­ron los mú­ri­dos (ra­tas y ra­to­nes ac­tua­les), que con­quis­ta­ron el cen­tro y sur pe­nin­su­lar, des­pla­zan­do a an­te­rio­res re­si­den­tes co­mo los cri­cé­ti­dos (ac­tua­les háms­te­res).

Mi­gra­ción pro­gre­si­va

Fer­nan­do Blan­co, prin­ci­pal au­tor del es­tu­dio, ex­pli­ca que tam­bién hu­bo un au­men­to de la bio­di­ver­si­dad en el nor­te con­for­me dis­mi­nuía la del sur. “Hu­bo una mi­gra­ción de fau­nas adap­ta­das ha­cia el nor­te, pe­ro no es una mi­gra­ción di­rec­ta: fue to­do muy pro­gre­si­vo”, se­ña­la.

“Lo más sor­pren­den­te es que ha­yan vis­to que la re­gión nor­te y el sur de Fran­cia ha­yan fun­cio­na­do co­mo re­fu­gios du­ran­te tan­to tiem­po”, di­ce Adria­na Oli­ver, una pa­leon­tó­lo­ga del Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cias Na­tu­ra­les (Madrid) y aje­na al es­tu­dio.

La cri­sis eco­ló­gi­ca sa­li­na del Mes­si­nien­se, que ocu­rrió ha­ce seis mi­llo­nes de años, lle­gó a se­car el mar Me­di­te­rrá­neo ca­si por com­ple­to. “El es­tre­cho de Gi­bral­tar no exis­tía. Se ce­rra­ron los dos que ha­bía y el Me­di­te­rrá­neo se que­dó sin in­ter­cam­bio. La eva­po­ra­ción era ma­yor que los apor­tes de agua”, ex­pli­ca Oli­ver. Es­te fe­nó­meno, que so­lo de­jó ma­ris­mas sa­li­nas en la cuen­ca del Me­di­te­rrá­neo, pro­pi­ció los gran­des in­ter­cam­bios fau­nís­ti­cos en­tre con­ti­nen­tes.

El es­tu­dio es re­le­van­te aho­ra. “Si lo­gra­mos co­no­cer có­mo se com­por­tó la bio­di­ver­si­dad an­te cam­bios cli­má­ti­cos en el pa­sa­do, po­dre­mos pre­de­cir có­mo va a ha­cer­lo en el fu­tu­ro”, di­ce Blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.