Bi­llo­nes de vi­rus y bac­te­rias caí­dos del cie­lo re­co­rren ca­da día el pla­ne­ta

Un es­tu­dio mi­de en Sie­rra Ne­va­da los mi­cro­or­ga­nis­mos que se mue­ven en la at­mós­fe­ra

El País - - CIENCIA - MI­GUEL ÁN­GEL CRIA­DO, Madrid / PE­PE MA­RÍN

Una in­ves­ti­ga­ción en­ca­be­za­da por una cien­tí­fi­ca de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da ha per­mi­ti­do con­fir­mar que bi­llo­nes de mi­cro­or­ga­nis­mos re­co­rren el pla­ne­ta de un punto a otro trans­por­ta­dos por las co­rrien­tes at­mos­fé­ri­cas. La in­ves­ti­ga­ción ha me­di­do es­te efec­to en las lim­pias cum­bres de Sie­rra Ne­va­da.

Ha­ce más de una dé­ca­da, mi­cro­bió­lo­gos ame­ri­ca­nos en­con­tra­ron se­cuen­cias ví­ri­cas idén­ti­cas en lu­ga­res tan dis­pa­res y dis­tan­tes co­mo un la­go en Ale­ma­nia, el sur del océano Pa­cí­fi­co, el gol­fo de Mé­xi­co o una po­za de agua en el hie­lo ár­ti­co. Po­cos se­res vi­vos pue­den ser tan uni­ver­sa­les. Y los vi­rus no pa­re­cen con­tar­se en­tre ellos. Aun en­tre los más cer­ca­nos, hay di­ver­si­dad ge­né­ti­ca y son cria­tu­ras muy es­pe­cia­li­za­das, que in­fec­tan a un hués­ped de­ter­mi­na­do y no a otro. En­ton­ces ¿có­mo se han dis­per­sa­do tan­to al­gu­nos vi­rus? Por el ai­re y gra­cias a las co­rrien­tes at­mos­fé­ri­cas.

La res­pues­ta la ha en­con­tra­do un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res li­de­ra­do por la ecó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da Isa­bel Re­che. Co­lo­ca­ron dos co­lec­to­res pa­ra re­gis­trar la de­po­si­ción at­mos­fé­ri­ca du­ran­te dos ve­ra­nos con­se­cu­ti­vos. Uno lo pu­sie­ron en el ob­ser­va­to­rio que el Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Andalucía y el CSIC tie­nen en Sie­rra Ne­va­da, a 2.900 me­tros de al­tu­ra. El otro, cer­ca del pi­co del Ve­le­ta, a unos 3.000 me­tros.

“Los co­lo­ca­mos tan al­to pa­ra evi­tar los pro­ce­sos lo­ca­les. A esa al­tu­ra, lo que es­tás re­gis­tran­do son pro­ce­sos glo­ba­les que tie­nen lu­gar en la at­mós­fe­ra al­ta”, ex­pli­ca Re­che. Si hu­bie­ran pues­to los co­lec­to­res en la cer­ca­na ciu­dad de Gra­na­da, por ejem­plo, la po­lu­ción at­mos­fé­ri­ca lo­cal, in­clui­das las cé­lu­las bac­te­ria­nas o ví­ri­cas, ha­brían com­pli­ca­do el aná­li­sis de las mues­tras aña­dien­do mu­cho rui­do a la se­ñal.

Pre­ci­pi­ta­ción

La lluvia de par­tí­cu­las y mi­cro­or­ga­nis­mos fue re­co­gi­da ca­da día. Ya en el la­bo­ra­to­rio, y me­dian­te la mis­ma téc­ni­ca usa­da pa­ra con­tar los gló­bu­los de la san­gre (ci­to­me­tría de flu­jo), los in­ves­ti­ga­do­res con­ta­ron los vi­rus y bac­te­rias. De me­dia, en­con­tra­ron has­ta 800 mi­llo­nes de vi­rus y unos 20 mi­llo­nes de bac­te­rias caí­das del cie­lo ca­da día so­bre la su­per­fi­cie que ocu­pa un me­tro cua­dra­do.

En cuan­to a su ori­gen, los au­to­res del es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta de la In­ter­na­tio­nal So­ciety for Mi­cro­bial Eco­logy, con­ta­ron con una ven­ta­ja. Las co­rrien­tes de ai­re que lle­gan has­ta Sie­rra Ne­va­da pro­ce­den fun­da­men­tal­men­te del Sur-Su­r­es­te o del Oes­te. Las pri­me­ras, cá­li­das y se­cas, son las que pro­vo­can los epi­so­dios de ca­li­ma, arras­tran­do pol­vo en sus­pen­sión arran­ca­do del Sáha­ra. Los vien­tos del Oes­te, más fríos y hú­me­dos, trans­por­tan, ade­más de las ne­va­das, una in­gen­te can­ti­dad de par­tí­cu­las or­gá­ni­cas es­ca­pa­das de la su­per­fi­cie del Atlán­ti­co.

Lo que com­pro­ba­ron los au­to­res del es­tu­dio es que mien­tras la ma­yo­ría de los vi­rus eran de ori­gen ma­rino, la ma­yor par­te de las bac­te­rias eran saha­ria­nas. “Cuan­do se des­hi­dra­tan, li­be­ran una es­pe­cie de mo­co que usan pa­ra ad­he­rir­se a las par­tí­cu­las mi­ne­ra­les del Sáha­ra”, ex­pli­ca Re­che.

En cuan­to a los vi­rus, me­dian­te elec­tros­tá­ti­ca, que­dan pe­ga­dos a la ma­te­ria or­gá­ni­ca que sa­le del mar por la ac­ción de las olas y el vien­to. De he­cho, com­pro­ba­ron que el 69% de los vi­rus lle­ga­ron a la sie­rra pe­ga­dos a par­tí­cu­las, por­cen­ta­je que sube has­ta el 97% en el ca­so de las bac­te­rias.

Los vi­rus y las bac­te­rias se de­po­si­tan en el sue­lo por el la­va­do at­mos­fé­ri­co de la lluvia o por sim­ple gra­ve­dad. Sin em­bar­go, se­gún es­te es­tu­dio, la lluvia pa­re­ce ser me­nos efi­cien­te re­ti­ran­do vi­rus que bac­te­rias. Es­te he­cho po­dría de­ber­se al he­cho de que las cé­lu­las ví­ri­cas tien­den a pe­gar­se a par­tí­cu­las más pe­que­ñas que las bac­te­rias, lo que ha­ría que los vi­rus per­ma­ne­cie­ran más tiem­po en la at­mós­fe­ra.

“Las mues­tras re­co­gi­das en Sie­rra Ne­va­da ofre­cen una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra mues­trear los vi­rus y bac­te­rias que hay por en­ci­ma de la ca­pa at­mos­fé­ri­ca su­per­fi­cial”, di­ce el vi­ró­lo­go de la Uni­ver­si­dad de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá) y coau­tor del es­tu­dio, Cur­tis Suttle.

La lle­ga­da a las mon­ta­ñas del sur de Es­pa­ña de bac­te­rias afri­ca­nas o vi­rus atlán­ti­cos gra­cias al mo­vi­mien­to de las ma­sas de ai­re ex­pli­ca el me­ca­nis­mo por el que los mis­mos mi­cro­or­ga­nis­mos apa­re­cen en si­tios tan dis­tan­tes co­mo Suttle des­cu­brió ha­ce una dé­ca­da.

Un hom­bre pa­sea con su pe­rro por las es­tri­ba­cio­nes de Sie­rra Ne­va­da tras las úl­ti­mas pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.