Los pro­duc­to­res de ci­ne cie­rran por quie­bra su his­tó­ri­ca aso­cia­ción

La Fa­pae, que aglu­ti­na­ba al sec­tor des­de 1991, es­tá abo­ca­da al con­cur­so de acree­do­res con una deu­da de un mi­llón. “Soy el úni­co que que­da”, di­ce su pre­si­den­te, Ra­mon Co­lom

El País - - CULTURA - GRE­GO­RIO BELINCHÓN, Madrid

La an­ta­ño to­do­po­de­ro­sa con­fe­de­ra­ción de aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res au­dio­vi­sua­les de Es­pa­ña, la Fa­pae, que des­de 1991 ha si­do el prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te del ci­ne es­pa­ñol, lan­gui­de­ce con sus ofi­ci­nas ce­rra­das y una deu­da mi­llo­na­ria. Po­co a po­co, las di­fe­ren­tes agru­pa­cio­nes de em­pre­sas la han ido aban­do­nan­do. Hoy, la plan­ta que ocu­pa­ba en un edi­fi­cio de la ma­dri­le­ña Ciu­dad de la Ima­gen, pro­pie­dad de Ege­da, la en­ti­dad de ges­tión de de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual de los pro­duc­to­res, se en­cuen­tra ce­rra­da. No hay em­plea­dos y su lí­nea te­le­fó­ni­ca ofre­ce un ex­tra­ño men­sa­je de res­pues­ta: “Lo sen­ti­mos. En es­te mo­men­to no se pue­de uti­li­zar la mar­ca­ción abre­via­da”. “En­tra­re­mos en con­cur­so de acree­do­res”, confirma a EL PAÍS Ra­mon Co­lom, su pre­si­den­te des­de di­ciem­bre de 2013. “Yo se­ré quien to­me la de­ci­sión, por­que soy el úni­co que que­da”, aña­de.

¿Qué ha pa­sa­do pa­ra que en un lus­tro la ins­ti­tu­ción de re­fe­ren­cia en el ci­ne, con la que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ne­go­cia­ba las le­yes del sec­tor, se en­cuen­tre a unos días de te­ner un ad­mi­nis­tra­dor ju­di­cial? Aun­que las de­ser­cio­nes co­men­za­ron ha­ce más de tres años, la gran voz de alar­ma la dio el pro­pio Co­lom (pre­si­den­te en fun­cio­nes tras un pro­ce­so elec­to­ral en el que no se ha pre­sen­ta­do na­die) en sep­tiem­bre du­ran­te el fes­ti­val de San Se­bas­tián. En­ton­ces la­men­tó la opo­si­ción en­con­tra­da en su mis­ma jun­ta di­rec­ti­va y en el prin­ci­pal fi­nan­cia­dor de la fe­de­ra­ción, Ege­da, que apor­ta la ma­yor par­te del pre­su­pues­to anual de la con­fe­de­ra­ción, ci­fra­do en 300.000 eu­ros.

“Na­da más lle­gar en enero de 2014, me en­con­tré con que Ege­da me exi­gía un re­cor­te. Me im­pu­sie­ron ade­más una se­cre­ta­ria ge­ne­ral, y en­ca­ré una di­vi­sión de opi­nio­nes”, re­cuer­da aho­ra. “Me de­ja­ron so­lo en esa si­tua­ción. He si­do con­mi­na­do a que me va­ya por las bue­nas y por las ma­las; in­clu­so me han cor­ta­do el su­mi­nis­tro del di­ne­ro, con lo que es­tu­vi­mos a punto de no pa­gar las nó­mi­nas en verano”.

Aho­ra ya ha ocu­rri­do. Tras aque­lla tor­men­to­sa rue­da de pren­sa, ce­le­bra­da tras aban­do­nar la con­fe­de­ra­ción los pro­duc­to­res an­da­lu­ces y los vas­cos, se fue­ron de Fa­pae la Aso­cia­ción Es­ta­tal de Ci­ne (AEC), una de las en­ti­da­des de pro­duc­ción más im­por­tan­tes, y Aga­pi, la aso­cia­ción de pro­duc­to­res ga­lle­gos.

Des­de Berlín, cu­yo fes­ti­val de ci­ne co­mien­za hoy, Co­lom con­fir­mó ayer a es­te diario que una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes del cie­rre de Fa­pae es una deu­da re­la­ti­va a unos cur­sos de for­ma­ción fi­nan­cia­dos por el Ser­vi­cio

Pú­bli­co de Em­pleo Es­ta­tal (Se­pe), de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Em­pleo, co­rres­pon­dien­tes al trie­nio 2011- 2013. Co­mo en an­te­rio­res con­vo­ca­to­rias, Fa­pae se los en­car­gó a Edi­train, em­pre­sa co­no­ci­da en el sec­tor, que es­ta­ba en esos mo­men­tos a las puer­tas del con­cur­so de acree­do­res (lo que fi­nal­men­te ocu­rrió). De la noche a la ma­ña­na, y co­mo Fa­pae ha­bía pa­ga­do por ade­lan­ta­do, des­apa­re­ció el di­ne­ro. Los

ex­pe­dien­tes abier­tos por la di­rec­ción ge­ne­ral del Se­pe mues­tran que Fa­pae de­be 894.345,43 eu­ros.

“He vi­vi­do to­do ti­po de cons­pi­ra­cio­nes, hay co­sas que des­cu­bres al lle­gar a tu car­go, co­mo su­ce­de en mu­chos si­tios. Es fá­cil pen­sar que to­do lo sa­bes y to­do lo en­cuen­tras en ar­chi­vos”, cuen­ta Co­lom. Sos­tie­ne que no co­no­ció esa can­ti­dad has­ta ju­nio pa­sa­do —“en­ton­ces

me di cuen­ta de la mag­ni­tud de la tra­ge­dia”—. Ac­tual­men­te, su­pera el mi­llón de eu­ros por los in­tere­ses. “Qui­se ne­go­ciar su pa­go, pe­ro al­guien, que no sé quién es, no ha que­ri­do”, sos­tie­ne Co­lom. “Las aso­cia­cio­nes han re­ci­bi­do ins­truc­cio­nes pa­ra ir­se. Y al­gu­nos así lo hi­cie­ron, y re­co­noz­co que con otros tu­ve des­en­cuen­tros. Me sien­to aver­gon­za­do por no ha­ber po­di­do re­sol­ver los pro­ble­mas, pe­ro no he po­di­do, no he sa­bi­do o no me han de­ja­do”.

De Fa­pae ya se ha­bía mar­cha­do an­tes del verano Di­boos, la aso­cia­ción de pro­duc­to­res de ani­ma­ción. Ma­nuel Cris­tó­bal, uno de sus vi­ce­pre­si­den­tes, lo confirma: “Sen­ti­mos que de­ja­ban de re­pre­sen­tar a la to­ta­li­dad del sec­tor”. Ha­ce tres años, de­ja­ron la con­fe­de­ra­ción AMA (los pro­duc­to­res ma­dri­le­ños) y Proa (la fe­de­ra­ción de pro­duc­to­res ca­ta­la­nes), un he­cho muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, por­que Co­lom pre­si­día esa en­ti­dad an­tes de lle­gar a Fa­pae y por­que pa­ra aco­ger a Proa en 2011 Fa­pae cam­bió su ré­gi­men le­gal de fe­de­ra­ción a con­fe­de­ra­ción. Rai­mon Mas­llo­rens, pre­si­den­te de Proa, re­co­no­ce que se fue­ron por­que no se sin­tie­ron “re­pre­sen­ta­dos”.

Ayu­das de Cul­tu­ra

La deu­da con el Se­pe pro­ce­de de los pe­rio­dos en que Pe­dro Pé­rez (en­tre 2003 y ju­lio de 2013) y Jo­xe Portela (de ju­lio a di­ciem­bre de 2013) pre­si­die­ron a los pro­duc­to­res. “Mien­tras yo ocu­pé la pre­si­den­cia, Fa­pae es­ta­ba en su­pe­rá­vit y con to­das las au­di­to­rias pa­sa­das. Ade­más, la pre­si­den­cia nun­ca se ocu­pa­ba de con­tra­ta­ción al­gu­na. Eso de­pen­día de la jun­ta di­rec­ti­va, y ni si­quie­ra te­nía la fir­ma re­co­no­ci­da pa­ra esa to­ma de de­ci­sio­nes”, res­pon­de Pé­rez a es­te pe­rió­di­co.

La Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­dus­trias Cul­tu­ra­les, de­pen­dien­te de Cul­tu­ra, con­ce­dió a Fa­pae una ayu­da en con­cu­rren­cia (en con­cur­so) de 20.000 eu­ros en 2016 y otra de 15.000 eu­ros el año pa­sa­do pa­ra el de­sa­rro­llo de una web bau­ti­za­da co­mo in­dus­tria au­dio­vi­sual es­pa­ño­la. El mi­nis­te­rio confirma que la con­fe­de­ra­ción jus­ti­fi­có el gas­to de 2016 y que to­da­vía se ha­lla en pla­zo pa­ra ha­cer lo mis­mo con el del año pa­sa­do, pe­ro la em­pre­sa con­tra­ta­da, Kunn So­lu­cio­nes In­for­má­ti­cas, no ha en­tre­ga­do su tra­ba­jo por­que Fa­pae no le ha pa­ga­do. Fuen­tes de Kunn han de­cli­na­do co­men­tar es­tos he­chos “ya que se tra­ta de una re­la­ción con un clien­te”. Co­lom res­pon­de: “No ten­go ni idea, pe­ro es po­si­ble”.

An­te la even­tua­li­dad de que Fa­pae en­tre en con­cur­so de acree­do­res, mu­chas otras ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor han em­pe­za­do a mo­ver fi­cha. Un ejem­plo: Adrián So­lar, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de Pro­duc­to­res (Fip­ca), pi­dió a Co­lom que los 46.300,13 eu­ros que es­ta te­nía en una cuen­ta de la con­fe­de­ra­ción pa­ra sus mo­vi­mien­tos en Es­pa­ña pa­sen a otra cuen­ta de Ege­da. El di­rec­tor ge­ne­ral de es­ta úl­ti­ma en­ti­dad, Mi­guel Án­gel Ben­zal, se sien­te “preo­cu­pa­do por la si­tua­ción de la con­fe­de­ra­ción”, aun­que “el pro­ble­ma de Fip­ca se ha arre­gla­do”.

Otras fir­mas, co­mo, por ejem­plo, or­ga­ni­za­do­ras de even­tos, tam­bién es­tán in­ten­tan­do co­brar sus deu­das. To­do ello va a abo­car a Fa­pae a un con­cur­so de acree­do­res an­te su fal­ta de in­gre­sos, re­co­no­ce Co­lom. El hom­bre que ce­rra­rá una or­ga­ni­za­ción his­tó­ri­ca del sec­tor aca­ba con una enig­má­ti­ca pre­gun­ta: “En reali­dad, lo que hay que pre­gun­tar­se es quién man­da en el ci­ne es­pa­ñol”.

/ EFE

Ra­mon Co­lom, pre­si­den­te de Fa­pae, el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre en el fes­ti­val de ci­ne de San Se­bas­tián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.