Pá­ni­co en el PSG

So­lo la dia­na de Ra­biot, tras un des­bor­de de Mbap­pé, brin­da un po­co de se­re­ni­dad a la ex­pe­di­ción fran­ce­sa, pre­sa de un gran ner­vio­sis­mo en to­dos sus es­ta­men­tos

El País - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES, Madrid

Hay par­ti­dos que pro­vo­can una ten­sión paralizante en los di­rec­ti­vos y en los jugadores. Par­ti­dos co­mo el que se dis­pu­tó en el Ber­na­béu, don­de jun­to con el ba­lón ro­dó el des­tino de una par­te im­por­tan­te del ne­go­cio y to­do aque­llo que lo sus­ten­ta, in­clu­yen­do los con­tra­tos de dos de las plan­ti­llas me­jor pa­ga­das del pla­ne­ta. Los 40 jugadores im­pli­ca­dos se ju­ga­ban su eco­no­mía do­més­ti­ca, lo que se cuan­ti­fi­ca apro­xi­ma­da­men­te en un glo­bal de 600 mi­llo­nes de eu­ros. No hay pre­sión ma­yor y no hay ma­yor di­fi­cul­tad que ju­gar en se­me­jan­tes con­di­cio­nes, má­xi­me cuan­do el or­den tác­ti­co des­apa­re­ce ca­si por com­ple­to y to­do se re­du­ce a una tor­men­ta de aza­res. En pleno caos, una ge­nia­li­dad es una go­ta de ar­mo­nía. Un con­trol y una ace­le­ra­ción de Ky­lian Mbap­pé pu­so esa par­tí­cu­la de or­den en el PSG.

En el mi­nu­to 32 el chi­co de Bondy pe­gó el ba­lón a su bo­ta na­ran­ja y se lo lle­vó ad­he­ri­do sor­tean­do la en­tra­da de Mar­ce­lo en la ban­da pa­ra me­ter un cen­tro to­ca­do an­te la sa­li­da de Ra­mos. De ahí de­ri­vó el gol de Ra­biot y la des­com­pre­sión. El gri­to del ban­qui­llo vi­si­tan­te no sa­lu­dó la cla­si­fi­ca­ción sino esa piz­ca de ali­vio des­pués de días de su­dor frío.

La in­dus­tria del fút­bol eu­ro­peo se desa­rro­lla en dos par­tes su­ce­si­vas. La tem­po­ra­da de ven­tas, de ju­nio a fe­bre­ro, y la tem­po­ra­da de jue­go, de mar­zo a ma­yo. El pri­mer ci­clo en­tu­sias­ma y el se­gun­do da mu­cho mie­do y po­cas ale­grías. Por más que los in­ge­nie­ros del már­ke­ting se ha­yan en­car­ga­do de com­pri­mir­la, no hay ma­ne­ra de evi­tar la par­te que de­pen­de de la pe­lo­ta. Co­mien­za a com­pren­der­lo bien el pre­si­den­te del Pa­ris Saint-Ger­main, el ca­ta­rí Nas­ser Al-Khe­lai­fi, que lle­gó el mar­tes a Madrid re­zu­man­do un ner­vio­sis­mo pró­xi­mo al pá­ni­co.

Via­je a Nyón

Lo co­men­ta­ron des­de la de­le­ga­ción del club fran­cés, de­po­si­ta­rio en 2017 de la in­ver­sión más gran­de de la his­to­ria en fi­cha­jes en un so­lo verano, fo­co de las gran­des au­dien­cias por pri­me­ra vez, y ob­je­to de un se­ve­ro es­cru­ti­nio por par­te de los au­di­to­res de la UEFA, alar­ma­dos an­te una in­yec­ción de capital que po­dría tra­du­cir­se en des­vir­tuar la com­pe­ti­ción si no se com­pen­sa con ren­di­mien­tos. AlKhe­lai­fi sa­be que so­lo exis­te una for­ma de ob­te­ner esos in­gre­sos: eli­mi­nar al Madrid. Lo sa­be él y to­dos los in­te­gran­tes de un pro­yec­to di­se­ña­do pa­ra ga­nar la Cham­pions o su­frir. El men­sa­je se di­fun­dió a la plan­ti­lla an­tes de acu­dir al Ber­na­béu. Los fut­bo­lis­tas sal­ta­ron al cam­po cons­cien­tes de que el cum­pli­mien­to de sus con­tra­tos so­lo se pue­de ga­ran­ti­zar con el pa­se. De otra for­ma, el verano de 2018 se pre­sen­ta­rá peor que el úl­ti­mo.

El ves­tua­rio del PSG vi­ve su­mi­do en el es­trés des­de que la con­tra­ta­ción

de Ney­mar, en agos­to de 2017, atra­jo a los ins­pec­to­res de cuen­tas de la UEFA. Du­ran­te una se­ma­na los di­ri­gen­tes de Pa­rís fue­ron ad­ver­ti­dos de que, o re­cor­ta­ban gas­tos, o se les po­dría im­po­ner una san­ción apar­tán­do­les de la com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal por tres años. Has­ta que una reunión en Nyón de­vol­vió la cal­ma en for­ma de mo­ra­to­ria, du­ran­te una se­ma­na de ca­rre­ras el club pu­so en ven­ta a me­dia plan­ti­lla. Ma­tui­di, Ben Ar­fa, Pas­to­re, Di Ma­ría, Lo Cel­so, y has­ta Mar­quin­hos, Ve­rra­ti y Ra­biot, si se ofre­cía más

di­ne­ro del ta­sa­do, en­tra­ron en las lis­tas que los agen­tes ofre­cie­ron a los po­ten­cia­les com­pra­do­res. El desáni­mo en­tre los fut­bo­lis­tas fue no­ta­ble du­ran­te to­do el mes. Emery, que no tu­vo na­da que ver en el pro­ce­so, de­bió aguan­tar que no le de­vol­vie­ran el sa­lu­do por las ma­ña­nas y asis­tió a par­ti­di­llos en los que vo­la­ron más las pa­ta­das que la pe­lo­ta.

Los re­pre­sen­tan­tes que tra­ba­jan con el PSG atri­bu­yen a Emery bue­na par­te del mé­ri­to de ha­ber tran­qui­li­za­do un po­co los áni­mos. Lo su­fi­cien­te pa­ra tra­ba­jar con

cier­ta cal­ma y em­pe­zar la tem­po­ra­da de ven­tas, de ex­pec­ta­ción, y de már­ke­ting. La tem­po­ra­da de los con­tor­nos que aho­ra ha­ce el trán­si­to ha­cia la tem­po­ra­da nu­clear del jue­go y del mie­do.

Al-Khe­lai­fi des­cu­brió en cier­to punto de su an­da­du­ra por el fút­bol —ya van sie­te años— que lo me­nos gra­ti­fi­can­te de es­te ne­go­cio es el jue­go. Por im­pre­de­ci­ble, por in­com­pren­si­ble, por ra­ro. Por­que es mu­cho más com­ple­jo que com­prar y ven­der. Por­que no que­da más re­me­dio que pa­sar por el em­bu­do que va de mar­zo a ma­yo.

/ ÁL­VA­RO GAR­CÍA

Ney­mar se la­men­ta de una fal­ta en pre­sen­cia de Mo­dric y Kroos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.