La nue­va reali­dad del Atlé­ti­co

El equi­po de Si­meo­ne ini­cia el re­to de ga­nar otro título y de­fen­der su pres­ti­gio

El País - - DEPORTES - LADISLAO J. MOÑINO, Co­pen­ha­gue

Hay quien de­cía en el Atlé­ti­co que sa­lir de Madrid pa­ra ale­jar­se de la pom­pa y la pa­ra­fer­na­lia que ro­dea­ba al Real Madrid-PSG po­día ser un ali­vio que ayu­da­ra a terminar de di­ge­rir que el equi­po se ha sa­li­do de la pri­me­ra lí­nea del es­ca­pa­ra­te eu­ro­peo. En­tra­da la gé­li­da noche de Co­pen­ha­gue, los jugadores de Die­go Pablo Si­meo­ne se ejer­ci­ta­ban so­bre el cés­ped del Par­ken Sta­dion con los ros­tros cu­bier­tos por bra­gas. “Es­ta es la reali­dad que te­ne­mos por de­lan­te, es­te par­ti­do. No vi­vi­mos de las ilu­sio­nes”, ase­ve­ró Si­meo­ne so­bre el en­cuen­tro de hoy (21.05, beIN Max) an­te el con­jun­to da­nés, en la ida de los die­ci­sei­sa­vos de la Li­ga Eu­ro­pa. “La si­tua­ción es la que nos to­có. No fue una bue­na Cham­pions. Des­pués de dos fi­na­les, una se­mi­fi­nal y unos cuar­tos nos to­có ver la ma­la ca­ra de esa com­pe­ti­ción. Es­pe­re­mos que nos sir­va pa­ra apren­der y afron­tar­la me­jor la tem­po­ra­da que vie­ne”, ad­vir­tió Si­meo­ne.

Fue­ra del fo­co de la Cham­pions, por no ser ca­paz de su­pe­rar en dos par­ti­dos al Qa­ra­bag, el Atlé­ti­co se ha vis­to abo­ca­do al se­gun­do va­gón del fút­bol eu­ro­peo. Pe­lea­rá por un título que no le lle­na­rá tan­to ni al club ni a la hin­cha­da co­mo los al­can­za­dos en 2010 en Ham­bur­go, ba­jo la di­rec­ción de Qui­que Flo­res, y en 2012 en Bu­ca­rest, ya con Si­meo­ne. Pa­ra es­te equi­po que se ba­ñó de glo­ria al­can­zan­do dos fi­na­les de la Co­pa de Eu­ro­pa, es­ta com­pe­ti­ción se an­to­ja pe­que­ña. Un tor­neo que eco­nó­mi­ca­men­te deja po­co, al­go más de 10 mi­llo­nes de eu­ros. So­lo ga­nar­la es vá­li­do pa­ra un club que ha caí­do en es­ta com­pe­ti­ción des­de lo más al­to.

El cre­ci­mien­to del equi­po en los úl­ti­mos años ins­pi­ró la es­truen­do­sa fra­se de Ga­bi cuan­do él y el ves­tua­rio em­pe­za­ron a ser cons­cien­tes de que los dos ba­ta­ca­zos con el Qa­ra­bag les re­le­ga­ban a la Li­ga Eu­ro­pa. “Aho­ra mis­mo es una mier­da”, es­pe­tó en­ton­ces el ca­pi­tán ro­ji­blan­co. El con­tex­to, com­pa­ra­do con aquel pri­mer título al­can­za­do en Ham­bur­go en 2010, ge­ne­ró esa an­da­na­da con­tra la com­pe­ti­ción que vol­vió a si­tuar en el ma­pa eu­ro­peo a la en­ti­dad. “To­do el mun­do nos agra­de­cía que ga­ná­ra­mos aquel título. Ha­bían pa­sa­do mu­chos años des­de el do­ble­te del 96, in­clui­do un des­cen­so a Se­gun­da Di­vi­sión”, re­me­mo­ra Ál­va­ro Do­mín­guez, aho­ra re­ti­ra­do pre­ma­tu­ra­men­te por sus pro­ble­mas en la es­pal­da. Do­mín­guez ana­li­za aquel título des­de la pers­pec­ti­va de la tran­qui­li­dad que le dio al club en to­dos sus es­ta­men­tos: “Ha­bía un am­bien­te ne­ga­ti­vo, el des­cen­so aún se re­cor­da­ba, ha­bía tem­po­ra­das ma­las, fra­ca­sos de fi­cha­jes. En­se­gui­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.