Las elec­cio­nes de Ba­vie­ra po­nen de nue­vo a prue­ba al Go­bierno de Mer­kel

El País - - INTERNACIONAL - ANA CARBAJOSA, Mú­nich

Ale­ma­nia afron­ta hoy un nue­vo desafío po­lí­ti­co con ca­pa­ci­dad de sa­cu­dir los ci­mien­tos del Go­bierno de Ber­lín. Ba­vie­ra eli­ge Go­bierno re­gio­nal con unos son­deos que va­ti­ci­nan un fin de era pa­ra la Unión So­cial Cris­tia­na (CSU), el par­ti­do con­ser­va­dor bá­va­ro her­ma­na­do con la CDU de An­ge­la Mer­kel. Su triun­fo no se cues­tio­na, pe­ro de acer­tar las en­cues­tas, tras seis dé­ca­das de ma­yo­ría ab­so­lu­ta, la CSU po­dría te­ner que ne­go­ciar un Go­bierno en su feu­do his­tó­ri­co.

Del ca­si 48% de los vo­tos de 2013, los úl­ti­mos son­deos otor­gan aho­ra a la CSU un 34%. Por eso, un re­sul­ta­do que en cual­quier otra re­gión se­ría un éxi­to, aquí se per­fi­la co­mo una au­tén­ti­ca de­ba­cle. La de­bi­li­dad de la CSU, que go­bier­na con la CDU de An­ge­la Mer­kel en Ber­lín, ame­na­za con in­yec­tar nue­vas do­sis de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca tam­bién en la ca­pi­tal ale­ma­na.

Ba­vie­ra (sur) es el se­gun­do Es­ta­do fe­de­ra­do más po­bla­do de Ale­ma­nia, con 13 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Es ade­más un Land prós­pe­ro, que re­gis­tra un 2,8% de des­em­pleo y en el que tie­nen su se­de des­ta­ca­das em­pre­sas ale­ma­nas co­mo BMW o Sie­mens. La re­la­ti­va pros­pe­ri­dad sin em­bar­go no pa­re­ce bas­tar pa­ra unos vo­tan­tes que bus­can cre­cien­te­men­te otras res­pues­tas po­lí­ti­cas.

El pro­nos­ti­ca­do de­cli­ve de la CSU, jun­to con la irrup­ción tam­bién en Ba­vie­ra de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (Afd), la ex­tre­ma de­re­cha, son un sín­to­ma de un tiem­po po­lí­ti­co en el que los grandes par­ti­dos pa­ra­guas han de­ja­do de abar­car co­mo an­tes y en los que la frag­men­ta­ción ha pa­sa­do a ser la nor­ma. De con­fir­mar­se los son­deos, los Ver­des, el par­ti­do eco­lo­gis­ta, va ca­mino de con­ver­tir­se en el se­gun­do más vo­ta­do en Ba­vie­ra y cla­ve pa­ra la for­ma­ción de Go­bierno.

La CSU pue­de pre­su­mir de una si­tua­ción eco­nó­mi­ca en­vi­dia­ble pa­ra cual­quier otro Es­ta­do ale­mán, más allá de pro­ble­mas con­cre­tos co­mo el trá­fi­co o el pre­cio de la vi­vien­da. Pe­ro al mar­gen de los he­chos, el elec­to­ra­do re­gis­tra una cier­ta fa­ti­ga an­te los lí­de­res de la CSU, en­zar­za­dos des­de ha­ce me­ses en ten­sio­nes in­ter­nas y con el par­ti­do de Mer­kel, y so­bre to­do an­te su re­tó­ri­ca. La CSU ha en­du­re­ci­do su dis­cur­so con­tra los re­fu­gia­dos en los úl­ti­mos me­ses de la mano de Horst Seeho­fer, el mi­nis­tro de In­te­rior ale­mán y lí­der del par­ti­do. Seeho­fer lle­gó in­clu­so an­tes del ve­rano a ame­na­zar con di­mi­tir y tum­bar el Go­bierno de Mer­kel si la can­ci­ller no pres­cin­día de los con­sen­sos eu­ro­peos. La de­ri­va so­bre­ac­tua­da de la CSU pa­re­ce ha­ber alie­na­do a mu­chos de sus vo­tan­tes bur­gue­ses y tra­di­cio­na­les, po­co da­dos a las es­tri­den­cias.

El pro­pio Mar­kus Sö­der, mi­nis­tro pre­si­den­te bá­va­ro y can­di­da­to de la CSU, ha cul­pa­do ve­la­da­men­te a Seeho­fer de su des­cen­so en los son­deos. “Son nú­me­ros que es­tán muy in­fluen­cia­dos por la po­lí­ti­ca de Ber­lín”, di­jo al sen­sa­cio­na­lis­ta Bild.

“Seeho­fer ha sal­ta­do de un con­flic­to al si­guien­te. Si ob­tie­nen un re­sul­ta­do muy ba­jo, es di­fí­cil pen­sar que pue­da se­guir en su pues­to de mi­nis­tro de In­te­rior”, opi­na Wer­ner Wei­den­feld, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la uni­ver­si­dad Lud­wig-Ma­xi­mi­lian de Mú­nich. “En Ale­ma­nia, a la gen­te no le gus­ta el con­flic­to per­ma­nen­te, es­pe­cial­men­te a los vo­tan­tes de la CSU, que va­lo­ran mu­cho la es­ta­bi­li­dad”, aña­de.

Wei­den­feld cree, sin em­bar­go, que un de­bi­li­ta­mien­to de la CSU, con­si­de­ra­do el so­cio dís­co­lo, po­dría be­ne­fi­ciar a Mer­kel, que emer­ge­ría una vez más co­mo la voz sen­sa­ta fren­te al gri­te­río po­lí­ti­co del par­ti­do bá­va­ro. El pro­ble­ma aña­di­do es que des­pués de Ba­vie­ra vie­nen las elec­cio­nes de Hes­se, a fin de mes, don­de no es la CSU sino la pro­pia CDU so­bre la que se pro­yec­ta una nue­va san­gría de vo­tos. El efec­to com­bi­na­do de am­bas elec­cio­nes po­dría des­en­ca­de­nar nue­vos tem­blo­res po­lí­ti­cos en Ber­lín, don­de go­bier­na una coa­li­ción de Go­bierno ve­ni­da a me­nos —con­ser­va­do­res y so­cial­de­mó­cra­tas— an­te el as­cen­so de la ex­tre­ma de­re­cha. Tam­bién en Ba­vie­ra, mu­chos vo­tan­tes crí­ti­cos con la ges­tión de la cri­sis de los re­fu­gia­dos de Mer­kel pre­fie­ren a Afd, que con­cu­rre por pri­me­ra vez en es­tas elec­cio­nes re­gio­na­les.

/ JOHN MACDOUGALL (AFP)

De­ce­nas de mi­les de per­so­nas se ma­ni­fies­tan ayer con­tra el ra­cis­mo en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.