AMLO y Bol­so ex­pli­can el mun­do

El País - - INTERNACIONAL - MOI­SÉS NAÍM

Uno ya lle­gó al po­der y el otro pa­re­ce que es­tá por lle­gar. An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor (AMLO) se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co y Jair Bol­so­na­ro (Bol­so) lo pue­de ser de Bra­sil. El éxi­to po­lí­ti­co de es­tos dos lí­de­res nos di­ce mu­cho del mun­do de hoy.

Las di­fe­ren­cias en­tre el me­xi­cano y el bra­si­le­ño son pro­fun­das y sus pa­re­ci­dos re­ve­la­do­res. Sus orí­ge­nes, ca­rre­ras po­lí­ti­cas, ideo­lo­gías, es­ti­los y pro­pues­tas son ra­di­cal­men­te opues­tas. Ló­pez Obra­dor es de iz­quier­da y Bol­so­na­ro de de­re­cha. AMLO ha an­ta­go­ni­za­do a los em­pre­sa­rios, mien­tras que Bol­so pro­me­te una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca li­be­ral. Tam­bién ha de­cla­ra­do una feroz gue­rra sin cuar­tel con­tra los cri­mi­na­les, mien­tras que Ló­pez Obra­dor ha­bla de una am­nis­tía. A Bol­so­na­ro le gus­tan los mi­li­ta­res y a Ló­pez Obra­dor los sin­di­ca­lis­tas. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sue­len ca­rac­te­ri­zar a Bol­so­na­ro co­mo ho­mo­fó­bi­co, mi­só­gino, se­xis­ta y racista. Na­tu­ral­men­te, es­tá en con­tra del abor­to, y del ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. AMLO, en cam­bio, elu­de fi­jar po­si­ción so­bre es­tos te­mas y di­ce que “con­sul­ta­rá al pue­blo”. Jair Bol­so­na­ro ad­mi­ra a Do­nald Trump y de­tes­ta a Hu­go Chá­vez, mien­tras que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es cau­te­lo­so en su re­la­ción con Trump, quien ha­bi­tual­men­te ofen­de a los me­xi­ca­nos.

So­bre Ve­ne­zue­la, el pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co se ha cui­da­do mu­cho de ex­pre­sar sim­pa­tías ha­cia Hu­go Chá­vez o su re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, co­sa que no han he­cho al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res, co­no­ci­dos por su so­li­da­ri­dad con el ré­gi­men ve­ne­zo­lano. En una de sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes, Mar­ce­lo Ebrard, el se­cre­ta­rio de re­la­cio­nes ex­te­rio­res de Ló­pez Obra­dor, anun­ció que su Go­bierno tra­ta­rá la cri­sis ve­ne­zo­la­na co­mo un asun­to in­terno de ese país y no in­ter­ven­drá en su po­lí­ti­ca do­més­ti­ca. En cam­bio, el ge­ne­ral Ha­mil­ton Mou­rão, quien se­rá el vi­ce­pre­si­den­te de Bra­sil si ga­na Bol­so­na­ro, ha di­cho que ellos no re­co­no­ce­rán al Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro y que apo­yan un cam­bio de ré­gi­men en Ve­ne­zue­la.

Las se­me­jan­zas de AMLO y Bol­so son tan in­tere­san­tes co­mo sus di­fe­ren­cias. Am­bos lle­gan al po­der gra­cias a ten­den­cias glo­ba­les que es­tán rom­pien­do con la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les en to­das par­tes. Los dos se pre­sen­tan an­te los vo­tan­tes co­mo out­si­ders, co­mo po­lí­ti­cos ex­clui­dos y has­ta aho­ra vic­ti­mi­za­dos por quie­nes AMLO lla­ma “las ma­fias del po­der”. Sus cam­pa­ñas se ba­san en el des­pia­da­do ata­que a un sis­te­ma con el cual, se­gún ellos, na­da han te­ni­do que ver. Es­to úl­ti­mo, por su­pues­to, no es cier­to. Am­bos son po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les de lar­ga tra­yec­to­ria. AMLO mi­li­tó des­de jo­ven en el he­ge­mó­ni­co Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), don­de ocu­pó im­por­tan­tes car­gos. Du­ran­te cin­co años go­ber­nó la po­pu­lo­sa ca­pi­tal de Mé­xi­co y fue can­di­da­to pre­si­den­cial en las úl­ti­mas tres elec­cio­nes. Bol­so­na­ro, por su par­te, ha si­do dipu­tado por ca­si tres dé­ca­das y tres de sus hi­jos ya son po­lí­ti­cos exi­to­sos.

Pe­ro que am­bos se pre­sen­ten co­mo can­di­da­tos “an­ti­sis­te­ma” no tie­ne na­da de par­ti­cu­lar. Es lo que hay que ha­cer pa­ra ga­nar elec­cio­nes en es­tos tiem­pos. Es una ten­den­cia mun­dial. Rei­na la an­ti­po­lí­ti­ca, el re­cha­zo po­pu­lar ha­cia to­dos los lí­de­res y par­ti­dos que ha­yan es­ta­do cer­ca del po­der. No es de sor­pren­der, por lo tan­to, que los po­lí­ti­cos se es­tén dis­fra­zan­do de nue­vos y de per­so­nas sin cul­pa al­gu­na de los ma­les que tie­nen har­tos a vo­tan­tes cu­yo man­tra, ya uni­ver­sal, es: “Que se va­yan to­dos”.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, AMLO y Bol­so son can­di­da­tos nor­ma­les.

La­men­ta­ble­men­te, en es­tos tiem­pos tam­bién se ha he­cho nor­mal que ga­nen elec­cio­nes can­di­da­tos que mues­tran una pro­fun­da an­ti­pa­tía por las nor­mas e ins­ti­tu­cio­nes que li­mi­tan el po­der del pre­si­den­te. So­ca­var la in­de­pen­den­cia del Con­gre­so, sem­brar el Po­der Ju­di­cial con jueces amigos, ata­car a me­dios de co­mu­ni­ca­ción crí­ti­cos con el Go­bierno, crear ca­na­les al­ter­na­ti­vos de co­mu­ni­ca­ción que son afi­nes al pre­si­den­te, así co­mo el abun­dan­te y fre­cuen­te uso de men­ti­ras que enar­de­cen y fo­men­tan la po­la­ri­za­ción son, tris­te­men­te, par­te del me­nú po­lí­ti­co que ve­mos de Hun­gría a Tailandia y de Es­ta­dos Uni­dos a Tur­quía.

Tan­to Bol­so co­mo AMLO han te­ni­do ac­tua­cio­nes y han di­cho co­sas que re­ve­lan que, en es­to tam­bién, son po­lí­ti­cos nor­ma­les de es­tos tiem­pos.

Es­ta gue­rra mun­dial que bus­ca de­bi­li­tar los pe­sos y con­tra­pe­sos que li­mi­tan el po­der pre­si­den­cial se be­ne­fi­cia mu­cho de la pro­fun­da de­silu­sión que mues­tran los vo­tan­tes por la de­mo­cra­cia. Más de la mi­tad de los bra­si­le­ños afir­ma que acep­ta­ría un Go­bierno no de­mo­crá­ti­co si “so­lu­cio­na los pro­ble­mas”. Las mis­mas ac­ti­tu­des se en­cuen­tran en Mé­xi­co.

La bús­que­da del pro­ver­bial hom­bre fuer­te que sea nue­vo y lu­che con­tra la co­rrup­ción, los cri­mi­na­les y que le dé es­pe­ran­za a so­cie­da­des trau­ma­ti­za­das por te­rri­bles ni­ve­les de vio­len­cia, do­mi­na las pre­fe­ren­cias de los vo­tan­tes en Bra­sil y Mé­xi­co. Ofre­cer­se co­mo el me­sías sal­va­dor del país ga­na más vo­tos que ha­blar de ins­ti­tu­cio­nes que li­mi­tan el po­der pre­si­den­cial y pro­te­gen al ciu­da­dano, in­de­pen­dien­te­men­te de quien sea el pre­si­den­te. Es­to lo han en­ten­di­do bien Bol­so y AMLO.

Jair Bol­so­na­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.