Enig­mas de la prehis­to­ria

De­ce­nas de ar­queó­lo­gos pro­tes­tan por los “errores” de un ar­tícu­lo so­bre una in­ves­ti­ga­ción de ge­ne­tis­tas aún iné­di­ta

El País - - OPINIÓN - LO­LA GA­LÁN DE­FEN­SO­RA DEL LEC­TOR

El miér­co­les 3 de oc­tu­bre es­te pe­rió­di­co pu­bli­có en su úl­ti­ma pá­gi­na (un día an­tes en la web) un ar­tícu­lo que ade­lan­ta­ba los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca li­de­ra­da por el ge­ne­tis­ta de la Uni­ver­si­dad de Har­vard Da­vid Reich, de gran in­te­rés pa­ra es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses. Se­gún lo pu­bli­ca­do, ha­ce 4.500 años, los des­cen­dien­tes de ha­bi­tan­tes de las es­te­pas “lle­ga­ron a la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y bo­rra­ron del ma­pa” a los hom­bres (el ti­tu­lar ha­bla­ba de “in­va­sión”). El es­tu­dio se ba­sa en el aná­li­sis del ADN de los res­tos de 153 in­di­vi­duos des­en­te­rra­dos en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, y en el tex­to se se­ña­la­ba que es­tá pen­dien­te de pu­bli­ca­ción en una pres­ti­gio­sa re­vis­ta cien­tí­fi­ca.

Los da­tos de la no­ti­cia pro­ce­dían de la in­ter­ven­ción del pro­pio Reich en un ac­to de la re­vis­ta bri­tá­ni­ca New Scien­tist, que la re­su­mió en un ar­tícu­lo, y de la de otro de los coau­to­res del es­tu­dio, el ge­ne­tis­ta es­pa­ñol Íñi­go Olal­de, de Har­vard, en un con­gre­so ce­le­bra­do en Ale­ma­nia.

Dos días des­pués me lle­gó una lar­ga car­ta de pro­tes­ta fir­ma­da por Fe­li­pe Boa­do-Cria­do, ac­tual pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Ar­queó­lo­gos, y apo­ya­da por otras 90 fir­mas de ar­queó­lo­gos y es­pe­cia­lis­tas en prehis­to­ria, es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses, una vein­te­na de ellos ca­te­drá­ti­cos de uni­ver­si­dad. Al­gu­nos de los fir­man­tes han par­ti­ci­pa­do en la in­ves­ti­ga­ción alu­di­da que con­tó con la co­la­bo­ra­ción de de­ce­nas de ar­queó­lo­gos.

En el es­cri­to, que me veo obli­ga­da a re­su­mir, se alega que el ar­tícu­lo no re­fle­ja “una po­si­ción fi­nal re­co­no­ci­da por un equi­po o gru­po cien­tí­fi­co”, sino que es “una com­po­si­ción de de­cla­ra­cio­nes des­con­tex­tua­li­za­das y lue­go rear­ma­das en for­ma de una no­ti­cia exa­ge­ra­da, in­fun­da­da y ca­ren­te de ri­gor”. Los fir­man­tes mues­tran “per­ple­ji­dad” y “cons­ter­na­ción” por el tono y el len­gua­je em­plea­do, ya que, se­ña­lan: “La uti­li­za­ción de tér­mi­nos co­mo ‘in­va­sión’, ‘con­quis­ta’ o ‘bo­rrar del ma­pa’ no so­lo es­tá com­ple­ta­men­te fue­ra de con­tex­to en el co­no­ci­mien­to que ac­tual­men­te se tie­ne de es­te pe­rio­do prehis­tó­ri­co, sino que es in­jus­ti­fi­ca­da a la luz de las evi­den­cias em­pí­ri­cas exis­ten­tes”. Pe­se a re­co­no­cer la im­por­tan­cia de la ar­queo­ge­né­ti­ca, se­ña­lan: “Es la ar­queo­lo­gía la que pro­por­cio­na los da­tos y las ga­ran­tías de ca­li­dad con­tex­tual pa­ra que, me­dian­te la in­ter­dis­ci­pli­na­rie­dad, los da­tos ar­queo­ge­né­ti­cos re­sul­ten sig­ni­fi­ca­ti­vos y re­le­van­tes, y es me­dian­te su in­te­gra­ción con los da­tos ar­queo­ló­gi­cos co­mo los da­tos ar­queo­ge­né­ti­cos ad­quie­ren una re­le­van­cia que por sí so­los no tie­nen”.

Ma­nuel An­se­de, co­la­bo­ra­dor de la sec­ción de Cien­cia y au­tor del ar­tícu­lo, ex­pli­ca que, an­tes de sen­tar­se an­te el or­de­na­dor, con­tac­tó con los tres coau­to­res del es­tu­dio. “Nin­guno de ellos des­min­tió lo pu­bli­ca­do por New Scien­tist (es más, uno de ellos con­fir­mó la ve­ra­ci­dad del ar­tícu­lo), pe­ro los tres de­cli­na­ron ofre­cer más de­ta­lles pú­bli­ca­men­te, por­que el tra­ba­jo es­tá pen­dien­te de apro­ba­ción en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca”. Has­ta que no se pu­bli­can los re­sul­ta­dos, los au­to­res tie­nen prohi­bi­do ha­blar con la pren­sa, aun­que Reich pro­nun­ció su char­la en un ac­to or­ga­ni­za­do por una re­vis­ta y era pre­vi­si­ble que hu­bie­ra pe­rio­dis­tas en la sa­la.

An­se­de me ex­pli­ca que es­cri­bió tam­bién a los in­ves­ti­ga­do­res Rui Mar­ti­niano, del Well­co­me San­ger Ins­ti­tu­te, y Da­niel Brad­ley, del Tri­nity Co­lle­ge de Du­blín, au­to­res de un tra­ba­jo pre­vio so­bre la ge­né­ti­ca de la Edad del Bron­ce en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Am­bos en­con­tra­ron plau­si­ble lo pu­bli­ca­do por New Scien­tist yel re­su­men de la char­la de Íñi­go Olal­de en Ale­ma­nia.

El pe­rio­dis­ta de­fien­de el uso de la ex­pre­sión “bo­rrar del ma­pa”, por­que “se­gún los nue­vos da­tos ge­né­ti­cos hu­bo un evento al co­mien­zo de la Edad del Bron­ce que re­em­pla­zó a to­dos o la in­men­sa ma­yo­ría de los li­na­jes pa­ter­nos”. En cuan­to a los tér­mi­nos “in­va­sión” y “con­quis­ta”, re­co­no­ce que son dis­cu­ti­bles, “pe­ro su uso es ha­bi­tual en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca”, di­ce. Y me en­vía al­gu­nos ejem­plos de tra­ba­jos de ge­ne­tis­tas en los que se uti­li­zan esos tér­mi­nos en sen­ti­do más o me­nos fi­gu­ra­do.

An­se­de se­ña­la ade­más que el equi­po de Da­vid Reich, Íñi­go Olal­de y Car­les La­lue­za-Fox ya pu­bli­có en fe­bre­ro pa­sa­do un es­tu­dio si­mi­lar, con da­tos de Reino Uni­do,

El au­tor del ar­tícu­lo ve en la que­ja una mues­tra del “en­fren­ta­mien­to en­tre ar­queó­lo­gos y ge­ne­tis­tas a la ho­ra de ex­pli­car epi­so­dios de la prehis­to­ria”

en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Na­tu­re. Y que en aque­lla oca­sión, Reich hi­zo unas de­cla­ra­cio­nes a la BBC en las que re­co­no­cía el es­cep­ti­cis­mo de los ar­queó­lo­gos res­pec­to a que se hu­bie­ran pro­du­ci­do grandes des­pla­za­mien­tos de los pue­blos prehistóricos. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos de su tra­ba­jo de­mos­tra­ban que los hu­bo en Reino Uni­do. “Ahí es­tá, en mi opi­nión”, apun­ta el pe­rio­dis­ta, “una de las cla­ves de es­te asun­to: el en­fren­ta­mien­to en­tre ar­queó­lo­gos y ge­ne­tis­tas a la ho­ra de ex­pli­car es­tos epi­so­dios de la prehis­to­ria”.

En­tien­do la irri­ta­ción y la per­ple­ji­dad de los ar­queó­lo­gos an­te el tra­ta­mien­to pe­rio­dís­ti­co que han te­ni­do los ha­llaz­gos de una in­ves­ti­ga­ción to­da­vía iné­di­ta que afec­ta a su dis­ci­pli­na. Pe­ro es ra­zo­na­ble que las char­las de Reich y Olal­de despertaran el in­te­rés de los pe­rio­dis­tas, cu­ya ta­rea es pre­ci­sa­men­te bus­car no­ti­cias, con­fir­mar­las y pu­bli­car­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.