Elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Bra­sil

El País - - OPINIÓN - Jo­sé So­lano Mar­tí­nez Car­ta­ge­na (Mur­cia)

En cual­quier Es­ta­do to­dos sus ciu­da­da­nos de­be­rían as­pi­rar a acre­cen­tar las li­ber­ta­des que pro­por­cio­na la de­mo­cra­cia. Sa­be­mos que un Es­ta­do en el que se res­pe­tan los de­re­chos hu­ma­nos y se cas­ti­ga el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia y la ho­mo­fo­bia, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes cre­ce­rán en un te­rreno abo­na­do sin te­ner que re­con­quis­tar aque­llo por lo que los aho­ra adul­tos tan­to han lu­cha­do. Re­tro­ce­der pa­ra abra­zar las doc­tri­nas del “gi­gan­te” nor­te­ame­ri­cano, co­mo aho­ra “pre­ten­de” el pue­blo bra­si­le­ño, les lle­va­ría a la si­tua­ción so­cial de va­rias dé­ca­das atrás. Ade­más, con el pe­li­gro de con­ta­gio pa­ra los países ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.