El ‘ca­so Vi­lla­re­jo’ ame­na­za con atas­car la Au­dien­cia Na­cio­nal

El País - - ESPAÑA - JO­SÉ MA­RÍA IRU­JO / JOA­QUÍN GIL, Ma­drid

La red de ex­tor­sión y trá­fi­co de in­for­ma­ción ile­gal del co­mi­sa­rio jubilado Jo­sé Vi­lla­re­jo ame­na­za con atas­car la Au­dien­cia Na­cio­nal, don­de se in­ves­ti­gan las prin­ci­pa­les tra­mas de nar­co­trá­fi­co, co­rrup­ción y te­rro­ris­mo de Es­pa­ña. Las gra­ba­cio­nes a magistrados, fis­ca­les, po­lí­ti­cos, y em­pre­sa­rios que Vi­lla­re­jo re­gis­tró du­ran­te 25 años con un mi­cró­fono es­pía con­du­ci­rán a la aper­tu­ra de de­ce­nas de nue­vas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción, se­gún fuen­tes pró­xi­mas a las pes­qui­sas. Los 32 te­raby­tes in­ter­ve­ni­dos al po­li­cía alo­jan 400 car­pe­tas in­for­má­ti­cas.

Pa­ra asu­mir la in­gen­te car­ga de tra­ba­jo, el ins­truc­tor del ca­so Tán­dem, el ma­gis­tra­do Die­go de Egea, ba­ra­ja pe­dir que se re­par­tan las nue­vas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción en los seis juz­ga­dos cen­tra­les de ins­truc­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal. “El juez no po­drá con to­do lo que se le vie­ne en­ci­ma. Es di­fí­cil pro­ce­sar la in­for­ma­ción por la sen­si­bi­li­dad y vo­lu­men del ma­te­rial”, in­di­can fuen­tes pró­xi­mas a la cau­sa.

De Egea es juez de apo­yo del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 6 de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Lle­gó pa­ra des­car­gar de tra­ba­jo al ma­gis­tra­do ti­tu­lar, Ma­nuel Gar­cía Cas­te­llón, que in­ves­ti­ga las tra­mas co­rrup­tas Pú­ni­ca y Le­zo.

Pe­ro la Ope­ra­ción Tán­dem, que pro­vo­có en no­viem­bre pa­sa­do la de­ten­ción de sie­te per­so­nas, in­clui­dos el co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo; su so­cio, Ra­fael Re­don­do; y el ex je­fe po­li­cial del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas (Ma­drid) Car­los Sa­la­man­ca, au­gu­ra un alud de pes­qui­sas.

Los agen­tes de Asun­tos In­ter­nos de la Po­li­cía Na­cio­nal han des­cu­bier­to nue­vos de­ta­lles en los dis­cos du­ros con 32 te­raby­tes in­cau­ta­dos a la tra­ma de Vi­lla­re­jo. Los in­ves­ti­ga­do­res se lle­va­ron es­tos dis­po­si­ti­vos jun­to con ca­jas re­bo­san­tes de mi­cro­cin­tas del do­mi­ci­lio de Vi­lla­re­jo en el mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño de Boa­di­lla del Mon­te y de las ofi­ci­nas de la no­ve­na plan­ta de To­rre Pi­cas­so. Un des­pa­cho don­de el po­li­cía ofre­cía a sus clien­tes la bús­que­da de tra­pos su­cios a gol­pe de ta­lo­na­rio a tra­vés de su con­glo­me­ra­do Cenyt. Por ca­da ser­vi­cio, fac­tu­ra­ba más de cin­co mi­llo­nes de eu­ros.

Los agen­tes han de­tec­ta­do que Vi­lla­re­jo or­ga­ni­zó la in­for­ma­ción so­bre magistrados, fis­ca­les, em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos en 400 car­pe­tas in­for­má­ti­cas. Y que in­de­xó ca­da di­rec­to­rio con el nom­bre de una per­so­na o em­pre­sa y una fe­cha.

Los in­ves­ti­ga­do­res dan por su­pues­to que es­tas car­pe­tas con­tie­nen in­di­cios de­lic­ti­vos. Una cir­cuns­tan­cia que obli­ga­rá a abrir de­ce­nas de pie­zas ju­di­cia­les nue­vas. “El tra­ba­jo al que nos en­fren­ta­mos va a ser de una ex­tra­or­di­na­ria com­ple­ji­dad”, afir­ma una fuen­te pró­xi­ma a la cau­sa.

Pa­ra con­cre­tar el con­te­ni­do de las car­pe­tas, el juez de­be­rá es­pe­rar al des­ci­fra­do de los ar­chi­vos, ya que Vi­lla­re­jo pro­te­gió sus dis­cos du­ros con un po­ten­te al­go­rit­mo. Y se ha ne­ga­do a fa­ci­li­tar al ma­gis­tra­do las cla­ves pa­ra li­be­rar su di­na­mi­ta in­for­ma­ti­va.

Una mu­ni­ción que con­tem­pla tra­ba­jos pa­ra la se­gu­ri­dad del Es­ta­do, ne­go­cios pa­ra mi­llo­na­rios clien­tes en apu­ros y epi­so­dios so­bre la vi­da pri­va­da de víc­ti­mas y co­la­bo­ra­do­res.

Las car­pe­tas de los dis­cos du­ros que se han po­di­do ana­li­zar por­que no es­ta­ban en­crip­ta­das con­te­nían ocho “pro­yec­tos” —eu­fe­mis­mo al que re­cu­rría el po­li­cía pa­ra de­fi­nir sus cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio— que fac­tu­ró en­tre 2013 y 2017. La in­for­ma­ción pro­pi­ció la aper­tu­ra de las sie­te pie­zas ju­di­cia­les del ca­so Tán­dem. Tres de es­tas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción han si­do ar­chi­va­das pro­vi­sio­nal­men­te.

Des­en­tra­ñar qué con­tie­nen los dis­cos du­ros de Vi­lla­re­jo se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal que­bra­de­ro de ca­be­za de los in­ves­ti­ga­do­res. Fren­te a las re­ti­cen­cias ini­cia­les, los agen­tes de Asun­tos In­ter­nos de la Po­li­cía Na­cio­nal han con­fia­do el des­en­crip­ta­do de “ar­chi­vos muy con­cre­tos” al Cen­tro Crip­to­ló­gi­co Na­cio­nal, un or­ga­nis­mo de­pen­dien­te del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge el ge­ne­ral Fé­lix Sanz Rol­dán. Vi­lla­re­jo ha lan­za­do des­de 2016 nu­me­ro­sas acu­sa­cio­nes y de­nun­cias con­tra el je­fe del or­ga­nis­mo de es­pio­na­je.

Por es­te mo­ti­vo, el juez de­ci­dió ini­cial­men­te bus­car un plan B y en­viar los dis­cos du­ros del co­mi­sa­rio jubilado al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ci­ber­se­gu­ri­dad de Es­pa­ña (INCIBE), un or­ga­nis­mo ra­di­ca­do en León que de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Em­pre­sa.

‘Mo­dus ope­ran­di’

Los au­dios de Vi­lla­re­jo han arro­ja­do luz so­bre el mo­dus ope­ran­di de la red y los países ele­gi­dos por la tra­ma pa­ra blan­quear sus fon­dos. Una con­ver­sa­ción en­tre Vi­lla­re­jo y su so­cio, el abo­ga­do Ra­fael Re­don­do, lle­vó a es­ti­mar re­cien­te­men­te que el en­tra­ma­do del po­li­cía mo­vió has­ta 15 mi­llo­nes de eu­ros en Uru­guay y 600.000 eu­ros en Pa­na­má. Unas ci­fras que con­tras­tan con las su­mas “mo­des­tas” des­cu­bier­tas a la tra­ma en Es­pa­ña.

El Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nú­me­ro 6, que in­ves­ti­ga la cau­sa, es­tá pen­dien­te de que Uru­guay res­pon­da a una pe­ti­ción de au­xi­lio ju­di­cial, pe­ro las au­to­ri­da­des de es­te país, don­de el co­mi­sa­rio jubilado con­tro­la el ho­tel Don Pe­pe (ac­tual­men­te Saint-Pie­rre) en Pun­ta del Es­te, han re­que­ri­do más in­for­ma­ción.

“La res­pues­ta de los mo­vi­mien­tos ban­ca­rios de Vi­lla­re­jo y su so­cio en ese país es tras­cen­den­tal pa­ra atar la in­ves­ti­ga­ción”, re­co­no­ce una fuen­te pró­xi­ma a la cau­sa.

El hom­bre que des­de 1986 tra­ba­jó co­mo agen­te en­cu­bier­to pa­ra go­bier­nos de PP y PSOE ocul­tó su pa­tri­mo­nio en Uru­guay y Pa­na­má me­dian­te un en­tra­ma­do so­cie­ta­rio de tes­ta­fe­rros. No cons­ta, en cam­bio, que Vi­lla­re­jo uti­li­za­ra las iden­ti­da­des fal­sas que usó co­mo agen­te es­pe­cial pa­ra cons­ti­tuir so­cie­da­des pa­ra la red. Su nom­bre y el de su so­cio Re­don­do no fi­gu­ran en el re­gis­tro de so­cie­da­des de Pa­na­má. El país sud­ame­ri­cano ha res­pon­di­do a una co­mi­sión ro­ga­to­ria —pe­ti­ción de au­xi­lio ju­di­cial en­tre Es­ta­dos— del ins­truc­tor del ca­so Tán­dem.

Vi­lla­re­jo se en­cuen­tra en pri­sión pro­vi­sio­nal des­de el pa­sa­do no­viem­bre por per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, blan­queo de ca­pi­ta­les y cohe­cho. El juez, que le ha afea­do su fal­ta de co­la­bo­ra­ción, de­ne­gó la pa­sa­da se­ma­na su li­ber­tad. Su so­cio Re­don­do fue ex­car­ce­la­do el pa­sa­do sep­tiem­bre tras abo­nar una fian­za de 100.000 eu­ros.

/ LUIS SE­VI­LLANO

Se­de de la Au­dien­cia Na­cio­nal, en la ca­lle de Gé­no­va de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.