1.342 áreas en ries­go de inun­da­ción, a la es­pe­ra de que se cum­pla la ley

El País - - ESPAÑA - EST­HER SÁN­CHEZ,

Unas nor­mas que no se cum­plen y 1.342 áreas de al­to ries­go po­ten­cial de inun­da­ción, flu­via­les y ma­ri­nas. Es una com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra que pue­dan ocu­rrir tra­ge­dias co­mo la vi­vi­da en Ba­lea­res, que se ha co­bra­do la vi­da de al me­nos 12 per­so­nas. La cos­ta de Ga­li­cia se si­túa en pri­mer lu­gar con 210 zo­nas de má­xi­ma pe­li­gro­si­dad, se­gui­da de las cuen­cas me­di­te­rrá­neas de An­da­lu­cía con 200 y de la del Gua­dal­qui­vir y Can­tá­bri­co Oc­ci­den­tal, ca­da una con 110.

En Sant Llo­re­nç la úl­ti­ma ria­da, an­tes del desas­tre de es­ta se­ma­na, ocu­rrió el 22 de no­viem­bre de 2007, sin que se pro­du­je­ran víc­ti­mas mor­ta­les. No era nin­gún se­cre­to que la ave­ni­da to­rren­cial po­día so­bre­ve­nir a los 10 años por­que el área apa­re­ce ca­li­fi­ca­da co­mo zo­na de al­to ries­go en la web del Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, al igual que otras 881 zo­nas flu­via­les y 461 ma­ri­nas. Aun­que la cos­ta de Ga­li­cia en­ca­be­za la cla­si­fi­ca­ción en nú­me­ro de lu­ga­res afec­ta­dos, es la de­mar­ca­ción hi­dro­grá­fi­ca del Ebro la que más ki­ló­me­tros pro­ble­má­ti­cos acu­mu­la, con 1.468. A con­ti­nua­ción, apa­re­ce la del Gua­dia­na con 870 ki­ló­me­tros, las cuen­cas me­di­te­rrá­neas an­da­lu­zas con 1.000 y el Gua­dal­qui­vir con 940. Por de­trás, los 830 del Can­tá­bri­co oc­ci­den­tal o los 630 del Ta­jo.

La in­for­ma­ción ma­pea­da se com­ple­men­ta con una abun­dan­te re­gla­men­ta­ción, que se de­be­ría apli­car pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos de las re­cu­rren­tes ria­das. Pe­ro al­go no fun­cio­na: las inun­da­cio­nes son la ca­tás­tro­fe na­tu­ral que ma­yo­res da­ños ge­ne­ran en Es­pa­ña, es­ti­ma­dos en una me­dia de 800 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, in­di­ca el mi­nis­te­rio con da­tos del Con­sor­cio de Com­pen­sa­ción de Se­gu­ros y del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña (IGME).

Usos prohi­bi­dos

An­drés Díez He­rre­ro, in­ves­ti­ga­dor cien­tí­fi­co del IGME, ex­per­to en ave­ni­das e inun­da­cio­nes flu­via­les y to­rren­cia­les, opi­na que se fa­lla al apli­car la le­gis­la­ción. “En di­ciem­bre de 2016 se pu­bli­có el Real De­cre­to 638 que re­ci­bi­mos con una gran ale­gría por­que creía­mos que se tra­ta­ba de la he­rra­mien­ta de­fi­ni­ti­va de­bi­do a que de­li­mi­ta­ba los usos y ac­ti­vi­da­des que no pue­den ser au­to­ri­za­das en te­rri­to­rios inun­da­bles”, cuen­ta. No ha si­do así, aña­de, co­mo tam­po­co se res­pe­ta la obli­ga­ción de in­cor­po­rar a los pla­nes ge­ne­ra­les de or­de­na­ción ur­ba­na un ma­pa de ries­gos na­tu­ra­les pa­ra es­te ti­po de desas­tres, co­mo obli­ga la Ley del Sue­lo re­for­mu­la­da en 2015. Pa­ra Díez el pro­ble­ma se en­cuen­tra en que fal­tan su­per­vi­sión e ins­pec­ción, “por­que no es so­lo in­cor­po­rar los ma­pas en los anexos de los pla­nes de urbanismo de los mu­ni­ci­pios, sino te­ner en cuen­ta lo que di­cen”.

“Lo que tam­po­co se pue­de ha­cer es ex­pro­piar y eli­mi­nar to­das las edi­fi­ca­cio­nes cons­trui­das con

an­te­rio­ri­dad en esos tra­mos, pe­ro sí se pue­den ir adap­tan­do sus usos a la pe­li­gro­si­dad del en­torno”, ex­pli­ca. Eco­lo­gis­tas en Ac­ción ci­fra en 40.000 las cons­truc­cio­nes dis­tri­bui­das por el con­jun­to del Es­ta­do si­tua­das en cau­ces y lu­ga­res ame­na­za­dos por el agua. “La ma­yo­ría son vi­vien­das, pe­ro tam­bién hay po­li­de­por­ti­vos, cam­pings, ba­res y to­do ti­po de cons­truc­cio­nes. A lo más que han lle­ga­do las ad­mi­nis­tra­cio­nes es a iden­ti­fi­car es­tas zo­nas, pe­ro lo cier­to es que no ac­túan so­bre esas cons­truc­cio­nes”, plan­tea San­tia­go Mar­tín Ba­ra­jas, miem­bro de es­ta ONG.

Pe­ro, aun­que las ca­sas per­ma­nez­can, se pue­den lle­var a ca­bo ac­tua­cio­nes pa­ra mi­ti­gar los po­si­bles da­ños. El in­ves­ti­ga­dor Díaz He­rre­ro pro­po­ne di­fe­ren­tes me­di­das. Por ejem­plo, si exis­te una ba­rria­da en un pun­to sus­cep­ti­ble de ser al­can­za­do por una ave­ni­da de agua, el si­guien­te plan ur­ba­nís­ti­co de­be­ría prohi­bir que se si­túen en las plan­tas ba­jas vi­vien­das per­ma­nen­tes o dor­mi­to­rios. Tam­po­co es re­co­men­da­ble ce­rrar con re­jas las ven­ta­nas de las plan­tas in­fe­rio­res, ya que pue­den im­pe­dir un res­ca­te, y se de­be­ría exi­gir un ac­ce­so al te­ja­do que po­si­bi­li­te la eva­cua­ción por me­dios aé­reos. “Es im­por­tan­te evi­tar que las com­pa­ñías de gas na­tu­ral o de co­mu­ni­ca­cio­nes ubi­quen sus ins­ta­la­cio­nes sub­te­rrá­neas. De­ben ser aé­reas, por en­ci­ma del ni­vel pre­vis­to de ria­das, por­que de esa manera los afec­ta­dos no que­da­rán in­co­mu­ni­ca­das”, se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor del IGME. Díez pro­pug­na la adap­ta­ción pro­gre­si­va a la nor­ma­ti­va con pla­nes par­cia­les, re­gla­men­tos mu­ni­ci­pa­les o di­rec­tri­ces de urbanismo de ám­bi­to lo­cal.

Al­go que ya se de­be­ría es­tar apli­can­do en las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a tra­vés de los pla­nes de ries­go de inun­da­ción que son obli­ga­to­rios. Fuen­tes del Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca ase­gu­ran que las de­mar­ca­cio­nes hi­dro­grá­fi­cas que de­pen­den del Es­ta­do (Can­tá­bri­co, Mi­ño-Sil, Due­ro, Gua­dia­na, Gua­dal­qui­vir, Se­gu­ra, Jú­car y Ebro) cuen­tan con di­cho ins­tru­men­to de ges­tión, ade­más de to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, ex­cep­to Ca­na­rias, de­bi­do a un re­tra­so de ca­rác­ter administrativo. El de las is­las Ba­lea­res se apro­bó en mar­zo de 2016. Pa­ra ga­ran­ti­zar que se res­pe­ta la nor­ma­ti­va de no cons­truir en los lu­ga­res mar­ca­dos se rea­li­za un informe anual de se­gui­mien­to.

Exis­ten al­gu­nas ex­cep­cio­nes a la prohi­bi­ción de edi­fi­car, con­tem­pla­das en el de­cre­to 638/2016, co­mo, por ejem­plo, la que afec­ta a los te­rri­to­rios en los que por su mor­fo­lo­gía “ten­gan una im­po­si­bi­li­dad ma­te­rial pa­ra orien­tar sus fu­tu­ros desa­rro­llos ha­cia zo­nas no inun­da­bles”. En esos ca­sos se po­drán per­mi­tir nue­vas edi­fi­ca­cio­nes o usos aso­cia­dos en la zo­na de flu­jo pre­fe­ren­te, siem­pre que cum­plan una se­rie de re­qui­si­tos, en­tre los que se en­cuen­tran no in­cre­men­tar el ries­go de inun­da­ción exis­ten­te y que no su­pon­gan pe­li­gro pa­ra las per­so­nas.

Díez He­rreno lle­va más de 16 años bus­can­do so­lu­cio­nes a las inun­da­cio­nes en el mu­ni­ci­pio de Pa­ja­res de Pe­dra­za (Se­go­via) más re­co­no­ci­ble co­mo Sa­gri­llas, el pue­blo de la fa­mi­lia Al­cán­ta­ra en la se­rie Cuén­ta­me. Los cien­tí­fi­cos han cal­cu­la­do el cos­te de una ria­da con pro­ba­bi­li­dad de re­torno en 10, 50, 100 y 500 años. “Es muy pe­que­ño —no lle­ga a los 20 ha­bi­tan­tes— y, por lo tan­to, de ma­ne­jo sen­ci­llo, co­no­ce­mos vi­vien­da por vi­vien­da cuál se­ría el da­ño y si me­re­ce la pe­na to­mar unas me­di­das u otras de­pen­dien­do de lo que se ob­ten­dría co­mo re­torno”, ex­pli­ca. Otro pue­blo que uti­li­zan co­mo la­bo­ra­to­rio es Na­va­luen­ga (Ávi­la) que se inun­da por des­bor­da­mien­to del río Al­ber­che. Han en­sa­ya­do la op­ción de cons­truir una pre­sa o re­fo­res­tar con pi­nos pa­ra me­jo­rar la in­fil­tra­ción del te­rreno, ade­más de es­tu­diar las me­di­das de au­to­pro­tec­ción de los ve­ci­nos que ta­pan con ra­si­llas o ta­blas los hue­cos de las vi­vien­das, “con re­sul­ta­dos bas­tan­te bue­nos”.

/ C. CLA­DE­RA (EFE)

Res­ca­te de un ca­mión atra­pa­do en la ria­da de Ma­llor­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.