“He en­con­tra­do a mi her­mano por par­tes”

El ha­llaz­go de los res­tos de un jo­ven des­apa­re­ci­do en Má­la­ga evi­den­cia ne­gli­gen­cias de los in­ves­ti­ga­do­res

El País - - ESPAÑA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA DOLZ,

Cris­tó­bal Or­te­ga pu­so su mo­chi­la en­ci­ma de la me­sa del agen­te de la Co­mi­sa­ría de la Po­li­cía Na­cio­nal en Má­la­ga y co­men­zó a sa­car uno por uno los hue­sos que ha­bía en­con­tra­do de su her­mano An­to­nio: el co­xis, la es­pi­na dor­sal, 12 vér­te­bras y la man­dí­bu­la. Eso fue el pa­sa­do 29 de sep­tiem­bre. Se­guía fal­tan­do la ca­be­za.

Un mes an­tes, el 18 de agos­to, ha­bían en­con­tra­do otras par­tes del cuer­po de su her­mano, de 33 años, en el mis­mo si­tio de la sie­rra de Al­hau­rín de la To­rre (Má­la­ga). “En­ton­ces lle­vá­ba­mos sie­te me­ses bus­cán­do­lo, mi ma­dre es­ta­ba des­tro­za­da”, re­cuer­da. “Sa­bía­mos que no era una des­apa­ri­ción vo­lun­ta­ria, mi her­mano te­nía una pe­que­ña dis­ca­pa­ci­dad psí­qui­ca, salió a pa­sear con el pe­rro y no vol­vió”, cuen­ta. Ese mis­mo día de­nun­cia­ron la des­apa­ri­ción. Y una se­ma­na más tar­de apa­re­ció la mas­co­ta. Fue la co­rrea del ani­mal lo que pu­so a los fa­mi­lia­res so­bre el ras­tro de An­to­nio. “La vio un ami­go y cuan­do lle­ga­mos has­ta allí re­co­no­ci­mos sus ro­pas”, di­ce.

Tras la lla­ma­da al 112, se per­so­na­ron va­rios agen­tes. Da­da la inac­ce­si­bi­li­dad del lu­gar, los res­tos fue­ron tras­la­da­dos en he­li­cóp­te­ro has­ta un cam­po de fút­bol cer­cano. Allí se pro­du­jo el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver pa­ra tras­la­dar­lo al Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se de Má­la­ga. El cuer­po de An­to­nio no es­ta­ba com­ple­to, se­gún el informe fo­ren­se que ha­cía cons­tar que fal­ta­ba el crá­neo.

Cris­tó­bal y lo su­yos es­pe­ra­ron has­ta ese 29 de sep­tiem­bre. “Mi ma­dre que­ría en­te­rrar a su hi­jo, y pre­gun­tá­ba­mos cons­tan­te­men­te si ha­bían en­con­tra­do al­go

más y nos da­ban lar­gas”, re­cuer­da. Ese sá­ba­do, har­tos de es­pe­rar y de no ob­te­ner re­sul­ta­dos, vol­vie­ron a su­bir a la sie­rra, exac­ta­men­te al mis­mo si­tio. “Pre­ci­sa­men­te de­ba­jo de uno de los ar­bus­tos en los que la Guar­dia Ci­vil ha­bía pues­to un pre­cin­to, en­con­tra­mos más res­tos de mi her­mano”, re­la­ta. “In­dig­na­do, no lla­mé a na­die, fo­to­gra­fié to­do, lo me­tí en la mo­chi­la con mu­cho cui­da­do y me di­ri­gí a la co­mi­sa­ría dis­pues­to a en­tre­gar­los y po­ner la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia por el ne­gli­gen­te le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver”. Así lo hi­zo.

El res­pon­sa­ble de la in­ves­ti­ga­ción no ha que­ri­do ha­blar con es­te pe­rió­di­co, mien­tras la sub­de­le­ga­da del Go­bierno de Má­la­ga, Ma­ría Gá­mez, re­cor­dó que se rea­li­za­ron nu­me­ro­sas ba­ti­das pa­ra lo­ca­li­zar a An­to­nio y que “Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil han tra­ba­ja­do de manera es­tre­cha en el asun­to”.

La ca­be­za de An­to­nio Or­te­ga la en­con­tra­ron va­rios agen­tes del pa­sa­do 1 de oc­tu­bre, des­pués de que el her­mano del fa­lle­ci­do in­ter­pu­sie­ra la de­nun­cia. “No de­jo de pre­gun­tar­me por qué, sa­bien­do que el cuer­po es­ta­ba in­com­ple­to, no re­gre­sa­ron al lu­gar a bus­car­lo y tu­vi­mos que ha­cer­lo no­so­tros”, in­sis­te Cris­tó­bal.

El cuer­po de An­to­nio Or­te­ga, ha ido lle­gan­do así, por par­tes, al Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se de Má­la­ga, don­de sigue pen­dien­te de una au­to­ri­za­ción ju­di­cial que per­mi­ta a su fa­mi­lia dar­le se­pul­tu­ra y des­can­sar en paz.

Fa­mi­lia­res de An­to­nio Or­te­ga en una con­cen­tra­ción en Má­la­ga.

Car­tel de la des­apa­ri­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.