Se pier­den los ti­ran­tes pa­trios de la muer­te de Laí­nez

La Po­li­cía los re­cla­mó a los sa­ni­ta­rios, pe­ro es­tos ya no los te­nían El abo­ga­do de la víc­ti­ma ase­gu­ra que el ori­gen de la agre­sión no se al­te­ra

El Periódico Aragón - - Portada - L. M. G. lm­ga­bas@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Los ti­ran­tes con la ban­de­ra de Es­pa­ña, uno de los ele­men­tos más re­le­van­tes en la in­ves­ti­ga­ción de la muer­te del za­ra­go­zano Víc­tor Laí­nez a ma­nos, pre­sun­ta­men­te, de Ro­dri­go Lan­za, se han ex­tra­via­do. Así lo re­co­no­cie­ron los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios que aten­die­ron a la víc­ti­ma en el in­te­rior del bar El to­ca­dis­cos a la Bri­ga­da de In­for­ma­ción de la Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de Po­li­cía de Ara­gón.

La res­pues­ta sur­ge des­pués de que los agen­tes en­car­ga­dos del ca­so so­li­ci­ta­ran, a tra­vés de un co­rreo pu­bli­ca­do por Voz­pó­pu­li, las per­te­ne­cias de Laí­nez y en par­ti­cu­lar los ti­ran­tes. En di­cha co­mu­ni­ca­ción jus­ti­fi­can di­cha pe­ti­ción, se­ña­lan­do que «son ne­ce­sa­rios pa­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes».

Una pér­di­da que fuen­tes po­li­cia­les acha­can a que en ese mo­men­to se des­co­no­cía que en­tre la ro­pa de la víc­ti­ma pu­die­se es­tar el móvil de la bru­tal agre­sión. Los sa­ni­ta­rios le des­nu­da­ron pa­ra es­ta­bi­li­zar­le an­tes de tras­la­dar­lo al hos­pi­tal don­de mu­rió. No obs­tan­te, no es la pri­me­ra vez que ocu- rre una si­tua­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. El ca­so más re­mo­to fue cuan­do des­apa­re­ció el ca­mi­són que ves­tía una mu­jer que es­tu­vo a punto de mo­rir apu­ña­la­da a ma­nos de su ex­ma­ri­do en una ur­ba­ni­za­ción de Za­ra­go­za. Un elemento que fue mo­ti­vo de de­ba­te en­tre los abo­ga­dos de la acu­sa­ción y de la de­fen­sa du­ran­te el jui­cio de ca­ra a di­lu­ci­dar si el ata­que pu­do ser sor­pre­si­vo o no por es­tar ador­mi­la­da. La Au­dien­cia de Za­ra­go­za sen­ten­ció que es­ta­ba dor­mi­da.

Que los ti­ran­tes pa­trios no es­tén cus­to­dia­dos en el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Za­ra­go­za no es un pro­ble­ma pa­ra el abo­ga­do de los fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma, Juan Car­los Ma­ca­rrón. Es­te le­tra­do se­ña­ló que hay va­rios tes­ti­gos pre­sen­cia­les de la agre­sión (clien­tes del bar) que ase­gu­ra­ron que ha­bían vis­to que por­ta­ba es­te com­ple­men­to. Pe­ro el pe­na­lis­ta va más allá, pues­to que re­sal­ta que son las dos ami­gas que acom­pa­ña­ban a Ro­dri­go Lan­za los que en­mar­ca­ron la pe­lea por mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos. En con­cre­tó re­cor­dó las pa­la­bras de una de ellas: «Al­guien del gru­po co­men­tó que el se­ñor (Víc­tor Lái­nez) que se en­con­tra­ba en la ba­rra to­man­do al­go, ma­yor, cor­pu­len­to, cal­vo y con barba, es de ideo­lo­gía fa­lan­gis­ta y se sue­le mo­ver por otros ba­res con ti­ran­tes con la ban­de­ra de Es­pa­ña». Es, a par­tir de ese mo­men­to, cuan­do Lan­za se acer­ca a Víc­tor Laí­nez y tie­nen un en­con­tro­na­zo.

ÁN­GEL DE CAS­TRO

Uno de los ami­gos de Lái­nez le ho­me­na­jeó lu­cien­do los ti­ran­tes.

Víc­tor Laí­nez mu­rió co­mo con­se­cuen­cia del trau­ma­tis­mo cra­neal que su­frió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.