El es­cán­da­lo se­xual de Ox­fam

El Periódico Aragón - - Opinión - Edi­to­rial

El es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les que sa­cu­de a Ox­fam es un du­ro gol­pe pa­ra la oe­ne­gé que ame­na­za con afec­tar a to­do el sis­te­ma de coo­pe­ra­ción. Des­pués de que sa­lie­ra a la luz el es­cán­da­lo por las fies­tas se­xua­les con pros­ti­tu­tas su­fra­ga­das con fon­dos de la or­ga­ni­za­ción en Hai­tí, una ex­di­rec­ti­va de la oe­ne­gé re­ve­ló ca­sos de abu­sos que in­clu­yen vio­la­cio­nes, coac­cio­nes, abu­sos a me­no­res y ob­ten­ción de se­xo a cam­bio de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. To­do ello no so­lo es un du­ro gol­pe a la repu­tación de Ox­fam, sino una ver­güen­za pa­ra to­do un sec­tor en que las bue­nas prác­ti­cas de­ben ser obli­ga­to­rias. Los in­di­cios de que la di­rec­ción de la oe­ne­gé no ac­tuó de la for­ma ade­cua­da cuan­do le lle­ga­ron las denuncias no so­lo re­mi­ten a la opa­ci­dad de otros ca­sos de abu­sos –des­de la igle­sia ca­tó­li­ca a la de los cas­cos azu­les de la ONU– sino que son me­re­ce­do­res de una pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción. Cual­quier abu­so se­xual, so­bre to­do a me­no­res, es con­de­na­ble e inad­mi­si­ble; cuan­do es­tos abu­sos se dan en paí­ses arra­sa­dos por la po­bre­za es­truc­tu­ral y en es­ta­do emergencia hu­ma­ni­ta­ria son aún más exe­cra­bles, si ca­be, por la si­tua­ción de in­de­fen­sión ab­so­lu­ta en la que se en­cuen­tran

La exi­gen­cia de cuen­tas a la oe­ne­gé por los abu­sos que se han des­ta­pa­do no de­be dar pie a ge­ne­ra­li­za­cio­nes in­jus­tas

las víc­ti­mas. Los acu­sa­dos de­ben ren­dir cuen­tas y la oe­ne­gé asu­mir to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des que se de­ri­ven del es­cán­da­lo, en ca­so de ha­ber­las, sin ex­cu­sas.

Aho­ra bien, la exi­gen­cia de jus­ti­cia y de trans­pa­ren­cia ha­cia Ox­fam no de­be en­mas­ca­rar una ge­ne­ra­li­za­ción in­jus­ta ni mu­cho me­nos una cru­za­da con­tra la la­bor de las oe­ne­gés. Por­que el es­cán­da­lo su­ce­de en un mo­men­to en que mu­chas oe­ne­gés se en­cuen­tran en el punto de mi­ra, ya sea por res­ca­tar emi­gran­tes en la ru­ta de Li­bia o en el Es­tre­cho, ya sea por de­nun­ciar los es­tra­gos que las po­lí­ti­cas de las po­ten­cias cau­san en zo­nas ca­lien­tes del mun­do, co­mo Orien­te Pró­xi­mo. La coo­pe­ra­ción es más ne­ce­sa­ria que nun­ca en gran me­di­da por­que los es­ta­dos ca­da vez más re­nun­cian a asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des, co­mo bien sa­be­mos en Eu­ro­pa en el te­ma de los re­fu­gia­dos. Al asu­mir ese tra­ba­jo tan des­agra­da­ble, las oe­ne­gés en mu­chas oca­sio­nes se con­vier­ten en ac­to­res in­có­mo­dos y, por tan­to, im­pres­cin­di­bles. Por muy gra­ve que sea el es­cán­da­lo que sa­cu­de aho­ra a Ox­fam, que sin du­da lo es, no de­be ser el ca­ba­llo de Tro­ya con el cual los es­ta­dos pue­dan in­ten­tar des­ha­cer­se de los tes­ti­gos que los in­co­mo­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.