La com­pe­ti­ti­vi­dad neo­li­be­ral ha su­pe­ra­do el ám­bi­to de la eco­no­mía pa­ra al­can­zar a to­da la vi­da

Mé­ri­da Do­no­so*

El Periódico Aragón - - Opinión - JO­SÉ AN­TO­NIO

En es­tos ca­pi­ta­lis­tas días, la ex­hi­bi­ción de los sen­ti­mien­tos y la pri­va­ci­dad son mo­ne­da de cam­bio pa­ra el me­jor pos­tor. Si an­tes, aun­que so­lo fue­ra en apa­rien­cia, el de­re­cho a la in­ti­mi­dad pa­re­cía ofre­cer al­ter­na­ti­vas a quien no era es­cla­vo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, aho­ra na­die es­tá a sal­vo de ver có­mo se subas­ta su vi­da. La reali­dad que en­vuel­ve es­ta cir­cuns­tan­cia, co­mo tien­de a ocu­rrir, es com­ple­ja. Por una par­te los Es­ta­dos nos han con­ven­ci­do de que te­ne­mos que es­co­ger en­tre el de­re­cho a la pri­va­ci­dad e in­ti­mi­dad y la se­gu­ri­dad. Por otra, nos he­mos acos­tum­bra­do a na­ve­gar en el mar de la tri­via­li­dad y, guia­dos por el ti­món de los pre­jui­cios, abor­da­mos bar­cos aje­nos sin preo­cu­par­nos por los po­si­bles náu­fra­gos. In­cen­ti­va­dos por la vio­len­cia y la ba­na­li­za­ción de la vi­da so­cial, an­sia­mos el mor­bo y, co­mo ma­ni­fes­ta­ción del mal gus­to, pa­re­ce re­sul­tar­nos atrac­ti­va cual­quier co­sa des­agra­da­ble, por muy cruel que sea, siem­pre que se vin­cu­le a los de­más. La com­pe­ti­ti­vi­dad neo­li­be­ral ha su­pe­ra­do el ám­bi­to de la eco­no­mía pa­ra al­can­zar cual­quier as­pec­to de la vi­da ac­tual. Des­de la edu­ca­ción, los con­tra­va­lo­res de un de­por­te com­pe­ti­ti­vo sin coo­pe­ra­ción y los mass me­dia se pro­mul­ga el in­di­vi­dua­lis­mo acé­rri­mo. Ya no se tra­ta de ga­nar al con­tra­rio, sino de aplas­tar­lo. Reali­dad que di­ce bas­tan­te de nues­tros avan­ces éti­cos y mo­ra­les. Ló­gi­ca­men­te, con­for­me a los pos­tu­la­dos de los rec­to­res del sis­te­ma, el jue­go de com­pe­ti­ti­vi­dad uní­vo­co ha de apren­der­se ya en los pri­me­ros años con el fin de que la otre­dad de­ven­ga en ad­ver­sa­ria. Con­fi­na­do a enemi­go, la exis­ten­cia de es­te co­mien­za a preo­cu­par­nos so­lo des­de el mor­bo, el néc­tar de las vi­das va­cías. En nues­tra alie­na­ción ge­ne­ra­mos una sa­tis­fac­ción por la in­va­sión de la in­ti­mi­dad, usa­da e ins­tru­men­ta­li­za­da, cuan­do no ge­ne­ra­da por las em­pre­sas me­diá­ti­cas que, cen­tra­das en con­se­guir au­dien­cia y ba­jo un pa­ra­guas de in­for­ma­ción –des­in­for­ma­ción­sen­sa­cio­na­lis­ta, aca­ban por si­len­ciar las ver­da­de­ras no­ti­cias que per­mi­ten cues­tio­nar y cues­tio­nar­se.

Así, cons­cien­tes de la pa­to­lo­gía que pa­de­ce la so­cie­dad, los me­dios uti­li­zan la in­ti­mi­dad del otro en pos de una ma­yor au­dien­cia. Igual que a sus es­pec­ta­do­res, po­co les im­por­ta lo que pue­da pen­sar el afec­ta­do, su fa­mi­lia o se­res que­ri­dos. . ¡To­do con tal de en­tre­te­ner! De es­ta suer­te, ba­jo la lo­sa del mor­bo, el rui­do acrí­ti­co se cue­la en nues­tras vi­das. La pren­sa ama­rri­lla, ro­sa y blan­ca se equi­pa­ran, co­pan los me­dios y anu­lan cual­quier in­ten­to de pu­bli­ca­cio­nes in­de­pen­dien­tes que pre­ten­dan ge­ne­rar ver­da­de­ra re­fle­xión so­cial. Así las co­sas, no es de ex­tra­ñar que

apun­ta­ra que la te­le­vi­sión –hoy en día los mass me­dia- era la vio­la­ción de las mul­ti­tu­des.

Co­mo es ló­gi­co, pa­ra aca­bar con es­ta la­cra es ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das es­truc­tu­ra­les, a sa­ber:

- Ins­ti­tu­cio­na­les: Más allá del “de­ber ser” y de las dis­qui­si­cio­nes res­pec­to del rol que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­ben to­mar en una so­cie­dad, su fun­ción co­mo in­for­ma­do­res y for­ma­do­res y la deon­to­lo­gía me­diá­ti­ca se en­cuen­tran em­pe­ña­dos ex­clu­si­va­men­te en la ta­rea de en­tre­te­ner.

- Edu­ca­ti­vas: Los co­le­gios, siem­pre ideo­lo­gi­za­dos y po­li­ti­za­dos, su­po­nen un es­pa­cio so­cial pri­vi­le­gia­do pa­ra ge­ne­rar una re­fle­xión y una pues­ta en prác­ti­ca de nue­vos mo­de­los que dis­ten de la es­truc­tu­ra cul­tu- ral ci­men­ta­da en el in­di­vi­dua­lis­mo neo­li­be­ral.

- Per­so­na­les: Ca­be aten­der a la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal y evi­tar “con­su­mir” me­dios en los que se jue­ga con la “por­no­gra­fía emo­cio­nal y bio­grá­fi­ca”. Cier­ta­men­te, cuan­do los avan­ces de uno se yer­guen so­bre el pe­so de los otros, es ló­gi­co que el si­guien­te pa­so se di­ri­ja ha­cia sus “te­rri­to­rios in­te­rio­res”. De igual mo­do, mien­tras se po­ten­cia el mor­bo y la ex­hi­bi­ción de la in­ti­mi­dad, en apa­ren­te pa­ra­do­ja las ti­je­ras de la cen­su­ra se en­sa­ñan con la voz que in­co­mo­da. La dra­ma­ti­za­ción con la que se co­mer­cia la in­for­ma­ción en los mass me­dia no so­lo cons­ti­tu­ye el die­ta­rio de lo que tie­ne que con­su­mir el es­pec­ta­dor sino que ob­via los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les -es­to es el co­no­ci­mien­to- e in­ci­ta a su con­tra­rio, el des­co­no­ci­mien­to. De es­ta suer­te, ba­jo el mór­bi­do es­pec­tácu­lo cen­tra­do en la vi­da de unos po­cos, se pro­mul­ga in­for­ma­ción nar­có­ti­ca. El Cuar­to Po­der se pue­de pre­sen­tar en­ton­ces co­mo un pa­tio de ami­go­tes de nu­la ca­ta­du­ra mo­ral, pa­ra los que los pro­ble­mas so­cia­les, mo­ti­vos, cau­sas y con­se­cuen­cias de­jan de ser ren­ta­bles fren­te al mor­bo, el nue­vo leit­mo­tiv de los in­for­ma­ti­vos ávi­dos de au­dien­cia. Una ten­den­cia per­ver­sa, la del efec­tis­mo, el click­bait co­ti­diano, que en úl­ti­ma ins­tan­cia nos in­ci­ta a mer­can­ti­li­zar y co­si­fi­car a las per­so­nas.

Co­men­ce­mos pues a con­cien­ciar­nos y con­cien­ciar, edu­car­nos y edu­car en la uti­li­za­ción - que no con­su­mo- res­pon­sa­ble de los me­dios, sin uso y abu­so de la in­ti­mi­dad de las per­so­nas, pa­ra que el de­re­cho a la vi­da pri­va­da no se pier­da en la ma­ra­ña con­ta­mi­na­da de una éti­ca, ca­da vez más en­tre­cru­za­da y en­re­da­da en la pri­va­ci­dad de los de­más. De lo con­tra­rio, al te­nor de có­mo se ven­de y com­pra “la in­for­ma­ción”, tan so­lo nos que­da con­for­mar­nos con va­lo­rar el si­len­cio gra­ti­fi­can­te que sub­ya­ce en los re­co­ve­cos de nues­tro nues­tra iden­ti­dad des­co­no­ci­da e in­sig­ni­fi­can­te y es­pe­rar que nues­tra in­ti­mi­dad no pa­se pron­to a ser un es­pa­cio más que in­va­dir y juz­gar. ☰

Co­men­ce­mos a con­cien­ciar­nos y a edu­car en la uti­li­za­ción res­pon­sa­ble de los me­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.