Ley de Ca­pi­ta­li­dad

El Periódico Aragón - - Opinión - Ju­lio Cal­vo Igle­sias Za­ra­go­za

La to­ma de con­trol ab­so­lu­to de las so­cie­da­des mu­ni­ci­pa­les por par­te del al­cal­de de Za­ra­go­za tie­ne una lec­tu­ra ob­via: la au­sen­cia de prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos de Po­de­mos y sus mar­cas lo­ca­les.

La con­se­cuen­cia más in­me­dia­ta es que la ges­tión de 72 mi­llo­nes de eu­ros pa­sa a que­dar sin con­trol al­guno por par­te de la opo­si­ción mu­ni­ci­pal. O sea, «de­mo­cra­cia» pu­ra.

Pe­ro hay que plan­tear­se un par de cues­tio­nes más: la pri­me­ra es que si es­ta ma­nio­bra se ba­sa en una nor­ma le­gal recién apro­ba­da por las Cor­tes de Ara­gón, la Ley de Ca­pi­ta­li­dad, quie­re de­cir que las Cor­tes se han equi­vo­ca­do de me­dio a me­dio.

Han apro­ba­do, con to­da evi­den­cia, una ley im­per­fec­ta que fa­ci­li­ta y am­pa­ra ca­ci­ca­das an­ti­de­mo­crá­ti­cas co­mo la que aca­ba de per­pe­trar el al­cal­de. O sea, es una ma­la ley, una pé­si­ma ley; una cha­pu­za que cues­tio­na muy se­ria­men­te el pa­pel y uti­li­dad de las Cor­tes.

La Ley de Ca­pi­ta­li­dad, si ba­jo su am­pa­ro se ha po­di­do ha­cer lo que ha he­cho el al­cal­de, es una ley muy ma­la que con­ven­dría re­vi­sar e in­clu­so de­ro­gar in­me­dia­ta­men­te.

Y la se­gun­da cues­tión es la del sen­ti­do y uti­li­dad de las so­cie­da­des mu­ni­ci­pa­les, y si esos 72 mi­llo­nes que ges­tio­nan no se pue­den ges­tio­nar tan efi­caz­men­te o más por la es­truc­tu­ra or­di­na­ria de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal.

Des­pués del ges­to au­to­ri­ta­rio del al­cal­de, el que esa ges­tión se en­co­mien­de a las so­cie­da­des mu­ni­ci­pa­les no só­lo no ga­ran­ti­za una ma­yor efi­ca­cia, sino que ga­ran­ti­za una ma­yor os­cu­ri­dad. Di­sol­ver las so­cie­da­des mu­ni­ci­pa­les era an­tes re­co­men­da­ble, por ra­zo­nes de aho­rro y efi­ca­cia: aho­ra es inapla­za­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.