La Ri­ba­gor­za su­fre un terremoto de 4 gra­dos, el peor en 36 años

UNA FUER­TE EX­PLO­SIÓN SO­BRE­SAL­TÓ A LOS VE­CI­NOS PE­RO NO CAU­SÓ DA­ÑOS PER­SO­NA­LES NI MA­TE­RIA­LES El pri­mer tem­blor es­tu­vo se­gui­do por dos ré­pli­cas en un es­pa­cio de una ho­ra

El Periódico Aragón - - Portada - F. V. fva­le­ro@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Un terremoto de cua­tro gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter, el más gra­ve ocu­rri­do en Hues­ca en los úl­ti­mos 36 años, afec­tó ayer al cen­tro de la co­mar­ca de la Ri­ba­gor­za, y se de­jó sen­tir en las lo­ca­li­da­des le­ri­da­nas de Tremp y Pont de Suert e nclu­so en Fra­ga, dis­tan­te ca­si un cen­te­nar de ki­ló­me­tros. La pri­me­ra sa­cu­di­da, so­bre las 9.26 ho­ras fue se­gui­da por otras dos, una a las 9.53 y otra a las 10.29. Es­ta úl­ti­ma lle­gó acom­pa­ña­da de un fuer­te es­ta­lli­do que pro­vo­có un gran so­bre­sal­to en los ha­bi­tan­tes de la zo­na.

«He­mos oí­do una se­rie de ex­plo­sio­nes, tres o así, una de ellas más fuer­te que las otras», de­cla­ró Pi­li, una ve­ci­na de So­pei­ra. «Al prin­ci­pio no sa­bía­mos qué es­ta­ba pa­san­do, pe­ro la gen­te en la ca­lle pron­to ha em­pe­za­do a de­cir que era un terremoto», aña­dió.

«Creí que ha­bía ex­plo­ta­do la cal­de­ra de la ca­le­fac­ción», ma­ni­fes­tó otra ve­ci­na a Ara­gón Te­le­vi­sión, mien­tras que una ter­ce­ra re­si­den­te aña­dió que pen­só que se ha­bía caí­do un mu­ro.

«El terremoto ape­nas se ha sen­ti­do, lo que ha cau­sa­do más efec­to ha si­do la ex­plo­sión» ase­gu­ró Jo­sé Ma­ría Ari­ño, al­cal­de de So­pei­ra, un pue­blo os­cen­se si­tua­do al pie de la N-230, la ca­rre­te­ra que co­mu­ni­ca Lérida con el va­lle de Arán. Pe­se a la ba­ja mag­ni­tud del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co, es­te se de­jó sen­tir cla­ra­men­te en una par­te muy ex­ten­sa de la pro­vin­cia de Lérida e in­clu­so en Fra­ga, po­bla­ción si­tua­da a ca­si un cen­te­nar de ki­ló­me­tros del epi­cen­tro, que se si­tuó en­tre So­pei­ra y el pue­blo de Be­ra­nuy.

Ari­ño in­di­có que So­pei­ra, que se ha­lla si­tua­da en el Pre­pi­ri­neo, no re­gis­tra mu­chos mo­vi­mien­tos sís­mi­cos. «Ha­ce unos años, no sé cuán­tos, hu­bo otro terremoto que, afor­tu­na­da­men­te, tam­po­co tu­vo con­se­cuen­cias gra­ves», ex­pli­có.

Mi­guel Luis La­pe­ña, al­cal­de de Fra­ga, ca­li­fi­có el fe­nó­meno de «ex­tra­ño», da­do que la capital del Ba­jo Cin­ca nun­ca su­fre te­rre­mo­tos. «Yo es­ta­ba tra­ba­jan­do y no he sen­ti­do na­da, pe­ro ha ha­bi­do ve­ci­nos que me han di­cho que se han mo­vi­do li­ge­ra­men­te las me­sas», in­di­có el re­gi­dor.

El De­par­ta­men­to de Emer­gen­cias de la Ge­ne­ra­li­tat in­for­mó de que la pri­me­ra ré­pli­ca re­gis­tró una mag­ni­tud de 2,6 en la es­ca­la de Rich­ter, mien­tras que la ter­ce­ra fue de 3,1 gra­dos.

En el Pi­ri­neo os­cen­se los te­rre­mo­tos ra­ra vez al­can­zan una in­ten­si­dad de cua­tro gra­dos, se­gún el re­gis­tro de mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos de los úl­ti­mos de­ce­nios. Son ha­bi­tua­les en­tre dos y tres gra­dos, de he­cho se pue­den pro­du­cir va­rios al día, pe­ro el de So­pei­ra rom­pe una ten­den­cia de ca­si cua­tro dé­ca­das.

EL PE­RIÓ­DI­CO

Los ve­ci­nos de So­pei­ra se alar­ma­ron por las ex­plo­sio­nes que acom­pa­ña­ron al terremoto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.