San­to ‘Cor­sa’... ¡no nos aban­do­nes! Tra­so­ba­res

El Periódico Aragón - - Opinión - JO­SÉ LUIS

Acep­ta­do el acuer­do por las par­tes, fir­ma­do el con­ve­nio y asu­mien­do que Fi­gue­rue­las no es lo que fue (en lo que a sa­la­rios y de­re­chos la­bo­ra­les se re­fie­re), los pro­pie­ta­rios de Opel han de­cla­ra­do que el mon­ta­je del Cor­sa se que­da­rá en la plan­ta y a par­tir de 2020 ten­drá una nue­va ver­sión eléc­tri­ca. Ya ven: no hay mal que por bien no ven­ga. Las ce­sio­nes he­chas por los trabajadores za­ra­go­za­nos traen apa­re­ja­da una es­tu­pen­da pró­rro­ga de la ac­ti­vi­dad del bu­que in­sig­nia de nues­tra in­dus­tria re­gio­nal. Oye, y por fin se ha­rán en la Tie­rra No­ble co­ches eléc­tri­cos de ver­dad, des­pués de las bro­mas que nos gas­ta­ron (con la ri­dí­cu­la com­pli­ci­dad Go­bierno ara­go­nés) aque­llos ca­chon­dos que ase­gu­ra­ban es­tar lis­tos pa­ra pro­du­cir ta­les in­ge­nios y se las lle­va­ron cru­das por to­do el mo­rro.

He di­cho an­tes pró­rro­ga, por­que des­de ha­ce tiem­po la exis­ten­cia de la plan­ta de Fi­gue­rue­las se pro­lon­ga en­ca­de­nan­do eta­pas fi­ni­tas. Por no ha­blar de quién con­tro­la Opel y otros fac­to­res con­tex­tua­les. De he­cho, al ha­blar de lo que pue­de pa­sar den­tro de po­cos años es ne­ce­sa­rio en­co­men­dar­se a lo que la fran­ce­sa PSA (Peu­geot y Ci­tröen) quie­ra ¡y pue­da! cum­plir. Que ya ve­re­mos.

El úl­ti­mo con­flic­to de Opel-Es­pa­ña (que nos los pu­so li­te­ral­men­te por cor­ba­ta) aca­bó bien, de la úni­ca ma­ne­ra po­si­ble. Los sin­di­ca­tos es­tu­vie­ron acer­ta­dos, des­de el Pig­na­te­lli hi­cie­ron lo que pu­die­ron y aho­ra so­lo que­da pe­dir a es­ta so­cie­dad nues­tra, tan va­cía y em­bo­ba­da, que ten­ga en cuen­ta cuán­to de­pen­de­mos de una mul­ti­na­cio­nal cu­yos víncu­los con Ara­gón no pa­san de ser cir­cuns­tan­cia­les. Al lo­ro pues.

Una vez, Az­nar, a la sa­zón pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña, le di­jo a Bush Jr., que en Es­pa­ña se ha­cían... co­ches. Una men­ti­ri­ji­lla. En reali­dad mon­ta­mos co­ches pro­yec­ta­dos y di­se­ña­dos (es de­cir, he­chos) en otros pai­ses. Al­ber­ga­mos lo que en Me­xi­co lla­man ma­qui­las. Por eso aquí hay que fir­mar con­ve­nios con mar­cha atrás, mien­tras en Ale­ma­nia los me­ta­lúr­gi­cos aca­ban de lo­grar subidas su­pe­rio­res al 3% y la po­si­bi­li­dad de ele­gir jor­na­das de 28, 35 o 40 ho­ras. Es otra di­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.