El Za­ra­go­za in­ten­ta man­te­ner la ima­gen de buen equi­po

El equi­po ara­go­nés per­si­gue en Al­me­ría vol­ver a mos­trar la im­po­nen­te ima­gen del Nue­vo Tar­tie­re

El Periódico Aragón - - Portada - J. OTO jo­to@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Ca­mi­na el Real Za­ra­go­za con pa­so fir­me en es­te co­mien­zo de la tem­po­ra­da. Es cuar­to en la ta­bla tras ha­ber acu­mu­la­do 8 de los 12 pun­tos po­si­bles, no co­no­ce la de­rro­ta y si­gue vi­vo en la Co­pa del Rey des­pués de ha­ber­se qui­ta­do de en­ci­ma al De­por­ti­vo de Nat­xo. Nin­gún otro equi­po pre­sen­ta un ba­ga­je me­jor. Ni si­quie­ra el Má­la­ga, lí­der con pleno de triun­fos pe­ro fue­ra ya de la com­pe­ti­ción co­pe­ra. Con ese as­pec­to in­ma­cu­la­do y pin­cho se pre­sen­ta el equi­po ara­go­nés en Al­me­ría (18.30, Gol) dis­pues­to a dar con­ti­nui­dad a su es­ta­do de gra­cia pe­ro cons­cien­te de que el ri­val –en pues­tos de des­cen­so con un so­lo pun­to en cua­tro en­cuen­tros– co­mien­za a te­ner pro­ble­mas. Y es ahí don­de, pre­ci­sa­men­te, re­si­de su ma­yor pe­li­gro­si­dad.

Así que el ex­ce­so de con­fian­za y la re­la­ja­ción aso­man co­mo ele­men­tos de dis­trac­ción para un Za­ra­go­za que as­pi­ra a ser el mis­mo que des­tro­zó al Ovie­do ha­ce ocho días. En­ton­ces, la es­cua­dra de Idia­kez ex­hi­bió po­ten­cial a tra­vés de un 4-3-3 que vol­ve­rá a lu­cir es­ta tar­de. En el sur, co­mo en el nor­te. Ese es el ob­je­ti­vo. Pom­bo, Álvaro Váz­quez y Marc Gual vol­ve­rán a ejer­cer de tri­den­te ofen­si­vo y de pri­me­ras he­rra­mien­tas en la pre­sión al­ta so­bre la que se asien­ta gran par­te del éxi­to del es­que­ma que Idia­kez lle­va­ba en la ca­be­za des­de que lle­gó a tie­rras ara­go­ne­sas y cu­ya apli­ca­ción apla­zó has­ta dis­po­ner de los ele­men­tos ade­cua­dos. Por de­trás de ellos tam­po­co se adi­vi­nan no­ve­da­des. Vol­ve­rá Za­pa­ter tras su des­can­so en Co­pa para for­mar en el in­te­rior de­re­cho. A su la­do se­gui­rá Ja­vi Ros, en el me­jor es­ta­do de for­ma des­de que lle­gó a Za­ra­go­za y Ja­mes, una de las sen­sa­cio­nes has­ta aho­ra, for­ma­rá en el in­te­rior iz­quier­da. En de­fen­sa tam­po­co ha­brá cam­bios res­pec­to a los ti­tu­la­res en el Tar­tie­re y Be­ni­to, Ver­das­ca, Grip­po y La­su­re es­cu­da­rán a Cris­tian Ál­va­rez. No cam­biar na­da para que na­da cam­bie. De eso se tra­ta.

Pe­ro no se­rá fá­cil. El es­ta­do al­me­rien­se no se le da es­pe­cial­men­te bien a un Za­ra­go­za in­ca­paz de ga­nar allí en las tres úl­ti­mas tem­po­ra­das y que se lle­vó un re­vol­cón la pa­sa­da cam­pa­ña, cuan­do ca­yó go­lea­do por un ro­tun­do 3-0. Tam­bién en­ton­ces el Al­me­ría ocu­pa­ba pues­tos de des­cen­so an­tes de re­ci­bir a los ara­go­ne­ses, que su­cum­bie­ron es­tre­pi­to­sa­men­te con dos tan­tos de Al­ca­raz y uno del ex­za­ra­go­cis­ta Fran. Cla­ro que aquel Za­ra­go­za no es el ac­tual. El equi­po de Nat­xo deam­bu­la­ba por en­ton­ces en bus­ca de su pro­pia iden­ti­dad y sin per­so­na­li­dad ni ca­rác­ter. Jus­to lo con­tra­rio que aho­ra. El Za­ra­go­za gus­ta y se gus­ta.

Aun­que el Al­me­ría vie­ne aho­ra de dar­se un ba­ño de au­to­es­ti­ma en la Co­pa del Rey eli­mi­nan­do al Má­la­ga, pe­ro la vic­to­ria en Li­ga se re­sis­te y los ner­vios ame­na­zan con ins­ta­lar­se de­ma­sia­do pron­to en la lo­ca­li­dad an­da­lu­za. A ello con­tri­bui­ría de­ci­si­va­men­te otra ex­hi­bi­ción del ele­gan­te Za­ra­go­za de es­te co­mien­zo del cam­peo­na­to. Si los ara­go­ne­ses con­si­guen la se­gun­da vic­to­ria con­se­cu­ti­va fue­ra de ca­sa –ya lo lo­gra­ron en Pam­plo­na (1-2) y León (0-1) el pa­sa­do mes de mar­zo– se asen­ta­rán en la par­te más al­ta de la ta­bla cla­si­fi­ca­to­ria y, pro­ba­ble­men­te, se au­pa­rán a pues­tos de as­cen­so di­rec­to. Pe­ro aún más im­por­tan­te se­ría el nue­vo gol­pe de au­to­ri­dad que ases­ta­ría al res­to de ri­va­les en la lu­cha por su­bir a Pri­me­ra. El Za­ra­go­za se mi­ra al es­pe­jo y le gus­ta lo que ve, pe­ro, co­mo di­jo Idia­kez, lo que pre­ci­sa aho­ra es de­mos­trar ma­du­rez y huir de la pre­sun­tuo­si­dad y la so­ber­bia.

ÁLVARO SÁN­CHEZ

Pa­pu, ayer, a la lle­ga­da de la ex­pe­di­ción del Real Za­ra­go­za a la es­ta­ción De­li­cias para to­mar el tren a Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.