Las lec­cio­nes per­di­das de la cri­sis

El Periódico Aragón - - Opinión -

Ayer se cum­plie­ron 10 años de la quie­bra del ban­co estadounidense Leh­man Brot­hers (LB), el sím­bo­lo del ini­cio de la cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial que ha trans­for­ma­do el mun­do, y no pre­ci­sa­men­te para bien. So­lo 10 días des­pués de la caí­da de LB, el pre­si­den­te fran­cés de en­ton­ces, Ni­co­las Sar­kozy, pro­nun­ció un so­lem­ne dis­cur­so en To­lón en el que anun­ció la re­fun­da­ción del ca­pi­ta­lis­mo. Diez años des­pués, de esa re­fun­da­ción no se tie­nen no­ti­cias y el mun­do en ge­ne­ral, y par­ti­cu­lar­men­te Eu­ro­pa, se en­cuen­tran su­mi­dos en una gra­ve cri­sis de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, con un avan­ce de los po­pu­lis­mos de cual­quier signo, y la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial es­tá di­ri­gi­da por un pre­si­den­te,

Do­nald Trump, que ha ca­pi­ta­li­za­do en gran par­te las con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras de la cri­sis eco­nó­mi­ca, be­ne­fi­cián­do­se del vo­to an­ti­éli­tes de las cla­ses me­dias em­po­bre­ci­das y de­sen­can­ta­das.

La cri­sis, que se ini­ció en EEUU con el es­ta­lli­do de las hi­po­te­cas tó­xi­cas, se tras­la­dó rá­pi­da­men­te a Eu­ro­pa de­bi­do a la glo­ba­li­za­ción y a la de­bi­li­dad de sus ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras. En EEUU, la cri­sis cos­tó ocho mi­llo­nes de em­pleos y sie­te mi­llo­nes de de­sahu­cios y hu­bo que des­ti­nar 700.000

Vol­ve­mos a las an­da­das y to­dos los ac­to­res eco­nó­mi­cos va­ti­ci­nan que otra de­ba­cle fi­nan­cie­ra no tar­da­rá en lle­gar

mi­llo­nes de dó­la­res para pa­liar­la. En Eu­ro­pa, los efec­tos no fue­ron me­no­res. So­lo en Es­pa­ña, el res­ca­te de la ban­ca ha cos­ta­do más de 40.000 mi­llo­nes. Tan­to en un la­do co­mo en el otro del Atlán­ti­co, mi­llo­nes de fa­mi­lias se em­po­bre­cie­ron a ni­ve­les des­co­no­ci­dos y au­men­ta­ron bru­tal­men­te las de­sigual­da­des so­cia­les.

Eu­ro­pa ha reac­cio­na­do de ma­ne­ra más fir­me, con me­ca­nis­mos co­mo la su­per­vi­sión fi­nan­cie­ra úni­ca o la unión ban­ca­ria, pe­ro las di­fi­cul­ta­des con que se to­pan las re­for­mas in­di­can las re­sis­ten­cias de los na­cio­na­lis­mos y del ca­pi­tal. En EEUU, las me­di­das de Oba­ma para aca­bar con la sel­va neo­li­be­ral que­da­ron cor­tas y es­tán sien­do des­man­te­la­das con des­ver­güen­za por Trump. Un eje­cu­ti­vo en EEUU vuel­ve a ga­nar 312 ve­ces más que el tra­ba­ja­dor me­dio, los bo­nus re­gre­san con es­plen­dor y la deu­da pú­bli­ca y pri­va­da no ce­sa de cre­cer. En Es­pa­ña, tra­ba­jo pre­ca­rio y una enor­me bre­cha de de­sigual­dad son he­ri­das aún la­ce­ran­tes. La eco­no­mía se re­cu­pe­ró, pe­ro no el bie­nes­tar so­cial. To­dos los ac­to­res eco­nó­mi­cos au­gu­ran que otra cri­sis fi­nan­cie­ra no tar­da­rá en lle­gar. Si na­da cam­bia, la úni­ca du­da es qué pre­si­den­te o je­fe de Es­ta­do di­rá otra vez que es inex­cu­sa­ble la re­fun­da­ción del ca­pi­ta­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.