Dig­ni­fi­car el re­cuer­do

La he­ri­da va a se­guir san­gran­do para mu­chas fa­mi­lias si no per­mi­ti­mos que dig­ni­fi­quen su me­mo­ria

El Periódico Aragón - - Opinión - ANA Pas­tor

Pe­pe re­co­rre ca­biz­ba­jo el ca­mino de tie­rra que sube des­de Po­bra do Bro­llón a Cas­tron­ce­los (Lu­go). Lle­va una cá­ma­ra de fo­tos col­ga­da so­bre el pe­cho y una in­men­sa tris­te­za en la mi­ra­da. Lo ha in­ten­ta­do ya en otras dos oca­sio­nes pe­ro es­ta es su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad. Su abue­lo y su tío abue­lo fue­ron fu­si­la­dos y arro­ja­dos a una zan­ja en 1936. Des­de en­ton­ces la fa­mi­lia de Pe­pe ha in­ten­ta­do en­con­trar­les y dar­les se­pul­tu­ra. Una úni­ca ob­se­sión: des­pe­dir­se de ellos co­mo se­res hu­ma­nos. Re­abrir he­ri­das, di­rían al­gu­nos.

Ese ca­mino de tie­rra es su úl­ti­ma ba­za. Al fi­nal hay una pe­que­ña igle­sia de pie­dra jun­to a la cual, se­gún va­rios tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos, fue­ron aban­do­na­dos los cuer­pos de Ri­car­do y Jo­se. Pe­pe ha so­li­ci­ta­do la ayu­da de la Aso­cia­ción para la Re­cu­pe­ra­ción de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca. Cuen­ta con un gru­po de ex­per­tos ar­queó­lo­gos de pri­mer ni­vel que ha con­se­gui­do abrir más de 300 fo­sas de las 2.000 que se cal­cu­la hay aún en nues­tro país. To­do ello con di­ne­ro pri­va­do.

Pe­pe y el res­pon­sa­ble del equi­po,

Xur­xo, se sa­lu­dan al lle­gar y se re­ti­ran a una es­qui­na para de­jar pa­sar la ex­ca­va­do­ra que tie­ne que em­pe­zar a le­van­tar la tie­rra con con­tun­den­cia. Han mar­ca­do va­rios pun­tos para ha­cer­lo con la má­xi­ma pre­ci­sión. La pa­la hin­ca sus dien­tes en la pri­me­ra em­bes­ti­da. El ope­ra­rio re­pi­te la ma­nio­bra una y otra vez has­ta que re­ci­be el al­to. Los ar­queó­lo­gos en­tran en el agu­je­ro he­cho y co­mien­zan a iden­ti­fi­car lo que van en­con­tran­do. Lim­pian mi­nu­cio­sa­men­te con pequeños pin­ce­les ca­da pie­za y co­men­tan en­tre ellos. Fal­sa alar­ma.

Los hue­sos no son res­tos hu­ma­nos y los que apa­re­cen co­rres­pon­den al osa­rio del ce­men­te­rio con­ti­guo. La ex­ca­va­do­ra vuel­ve a en­trar en ac­ción. Mis­mo ri­tual. Na­da. Pa­san va­rias ho­ras. To­do el jar­dín al­re­de­dor de la igle­sia es­tá ya re­mo­vi­do. Y los res­tos de Ri­car­do y Jo­se no apa­re­cen.

LOS EX­PER­TOS

lle­gan a una do­lo­ro­sa con­clu­sión. De es­tar, re­po­san ba­jo la plan­ta de la igle­sia que fue mo­di­fi­ca­da y re­cons­trui­da se­gu­ra­men­te so­bre la fo­sa. De­ma­sia­do tar­de para la fa­mi­lia. De­ma­sia­do para la me­mo­ria. No ha­brá más opor­tu­ni­da­des. Pe­pe nos cuen­ta que se em­bar­có en es­te du­ro via­je emo­cio­nal por su abue­la, que mu­rió sin po­der en­te­rrar a su ma­ri­do. Hoy me he acor­da­do de él. Pa­ra­do­jas de la vi­da es­ta se­ma­na se ha va­li­da­do en el Con­gre­so la ex­hu­ma­ción de Fran­cis­co Franco de la ba­sí­li­ca del Va­lle de los Caí­dos mien­tras Ri­car­do y Jo­se ya­ce­rán de por vi­da ba­jo una igle­sia. Su fa­mi­lia no po­drá «dig­ni­fi­car su re­cuer­do» co­mo apun­ta Pe­pe. Hoy tam­bién me he acor­da­do de aque­llos que ase­gu­ran que no es ur­gen­te. Y de có­mo a ve­ces olvidan que la he­ri­da va a se­guir san­gran­do para mu­chas fa­mi­lias si no per­mi­ti­mos que dig­ni­fi­quen su me­mo­ria. Cua­ren­ta años des­pués va sien­do ho­ra de abor­dar el te­ma.

☰ *Pe­rio­dis­ta

La fa­mi­lia de Pe­pe ha in­ten­ta­do en­con­trar­les y dar­les se­pul­tu­ra. Una úni­ca ob­se­sión: des­pe­dir­se de ellos co­mo se­res hu­ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.