Al­go más que un lo­bi

La cum­bre de Za­ra­go­za

El Periódico Aragón - - Opinión - El ar­tícu­lo del do­min­go

y La Rio­ja, --es­tos otros tres del PP-se han cons­ti­tui­do en lo­bi, pe­ro son al­go más. Pi­den una fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca que se ar­ti­cu­le con­for­me «al cos­te efec­ti­vo de los ser­vi­cios so­cia­les esen­cia­les, ha­cien­do reali­dad el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de igual­dad de de­re­chos de to­dos los ciu­da­da­nos» y exi­gen tam­bién que, «de una vez» se pre­sen­te una es­tra­te­gia na­cio­nal con­tra el re­to de­mo­grá­fi­co. No es un gru­po para ha­cer fren­te a na­die. Es un gru­po que bus­ca el diá­lo­go.

Y ahí es­tá la clave y el en­fa­do de mu­chos otros pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos: eso lo pue­den fir­mar to­dos me­nos los de Ca­ta­lu­ña, por ra­zo­nes ob­vias, Eus­ka­di y Na­va­rra, por el cu­po y el ré­gi­men fo­ral, y Madrid por ca­re­cer de ese pro­ble­ma. A par­tir de ahí, ca­da uno for­ma su ar­gu­men­to. el pre­si­den­te re­gio­na­lis­ta de Cantabria, fue el pri­me­ro en de­cir que no le ha­bían in­vi­ta­do a la reunión de Za­ra­go­za en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión El Hor­mi­gue­ro. Has­ta los po­pu­la­res de su co­mu­ni­dad se lo echa­ron en ca­ra. Se li­mi­tó a de­cir que no va don­de no le in­vi­tan pe­ro que fir­ma­ría con los ojos ce­rra­dos las pe­ti­con cio­nes de Za­ra­go­za. Quie­re ser del lo­bi.

Los ex­tre­me­ños fue­ron los se­gun­dos en sal­tar, pe­ro es­tos, que tam­bién quie­ren ser del lo­bi, sa­lie­ron arre­me­tien­do con­tra la reunión y res­tán­do­le el va­lor que ellos mis­mos, en su fue­ro in­terno, le dan. por­ta­voz del Go­bierno de ar­gu­men­tó que en una car­ta que han en­via­do al pre­si­den­te le pi­den un tra­to di­fe­ren­cia­do en ma­te­ria de em­pleo, un plan es­pe­cial por las ta­sas de pa­ro que tie­ne Ex­tre­ma­du­ra, pe­ro que la des­po­bla­ción y el re­to de­mo­crá­ti­co es un pro­ble­ma del con­jun­to del país. De ahí, di­je­ron des­de la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra, que «ha­cer fren­tes lo úni­co que ha­ce es agra­var el pro­ble­ma». Pe­ro los po­pu­la­res ex­tre­me­ños, el ex­pre­si­den­te re­gio­nal

al fren­te, tam­bién cri­ti­ca­ron su au­sen­cia de Za­ra­go­za. Y es que es­to no es un fren­te.

Lo que se ha con­se­gui­do es con­cien­ciar a una gran ma­yo­ría de los ac­to­res que par­ti­ci­pan en la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca en que hay que pa­gar de dis­tin­ta ma­ne­ra a ca­da au­to­no­mía por­que no es lo mis­mo pres­tar el ser­vi­cio sa­ni­ta­rio o edu­ca­ti­vo en un te­rri­to­rio que en otro. Pe­ro eso si, con acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les. Plan­tear pac­tos bi­la­te­ra­les co­mo pa­re­cen que­rer al­gu­nos ca­ta­la­nes, de­be ser re­cha­za­do. El Go­bierno de Ara­gón y los eje­cu­ti­vos que se reunie­ron en Za­ra­go­za lo tie­nen cla­ro.

Y afor­tu­na­da­men­te se han con­cien­cia­do los que lo tie­nen que ha­cer, aun­que en la ca­lle se crea que no o se pue­da pen­sar lo con­tra­rio vien­do las es­ca­sas re­per­cu­sio­nes pú­bli­cas de to­das es­tas cum­bres po­lí­ti­cas. Pe­ro si los ex­tre­me­ños se que­jan, los cán­ta­bros se sien­ten apar­ta­dos y otros, aun­que no di­cen na­da, es­tán pen­san­do que hay que unir­se a es­te lo­bi, es que la apues­ta ara­go­ne­sa va por buen ca­mino. Has­ta el pre­si­den­te rio­jano, que es­ta se­ma­na se ha reuni­do ya en la Mon­cloa con Pe­dro Sán­chez, co­men­tó que el lí­der so­cia­lis­ta le in­sis­tió en que va a in­ten­tar unas «fi­nan­cia­ción jus­ta» y si­guien­do los pa­rá­me­tros de los que se ha­bló en la reunión de la Es­pa­ña va­cía.

Hay, pues, que ol­vi­dar­se de ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos o his­tó­ri­cos a la ho­ra de bus­car so­lu­cio­nes eco­nó­mi­cas para las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Y pa­re­ce más que cla­ro que si hay una pró­xi­ma cum­bre de au­to­no­mías co­mo la de es­ta se­ma­na en Za­ra­go­za ha­brá que poner mu­chas más sillas y mu­chas más ban­de­ras. El pre­si­den­te Lam­bán no va a po­der re­ci­bir mu­chas que­jas de la opo­si­ción por­que son esos otros par­ti­dos los que cri­ti­can fue­ra de Ara­gón a los que no han es­ta­do aquí. Ha­ce fal­ta un nue­vo mo­de­lo y lo ma­lo es que se si­ga pen­san­do en que es­to va para lar­go. Eso es muy negativo.

Si mien­tras tan­to se ver­te­bra el te­rri­to­rio, por ejemplo a tra­vés de la edu­ca­ción, man­te­nien­do tan­tas es­cue­las ru­ra­les co­mo se ha he­cho en es­te cur­so en Ara­gón, sir­ve para fre­nar des­po­bla­ción, pe­ro man­te­ner ese ser­vi­cio cues­ta mu­cho di­ne­ro. Por eso hay que se­guir me­tien­do pre­sión y si se ani­man más co­mu­ni­da­des, que de­be­rían ser ca­si to­das, y los par­ti­dos no ha­cen po­lí­ti­ca con es­to, se ha­brá con­se­gui­do que es­te lo­bi sea muy po­si­ti­vo por­que es una apues­ta por el diá­lo­go y por la sen­sa­tez. Al­go que en­tre los que ha­cen aho­ra po­lí­ti­ca si­gue le­jano.

La pues­ta del pre­si­den­te Lam­bán es por la sen­sa­tez po­lí­ti­ca y por el diá­lo­go y no por ha­cer un fren­te con­tra al­guien

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.