De pu­re­zas y mez­clas

Los hu­ma­nos so­mos mes­ti­zos por de­fi­ni­ción, el hom­bre mo­derno es to­do me­nos ge­né­ti­ca­men­te pu­ro

El Periódico Aragón - - Opinión - SALVADOR Ma­cip*

La hu­ma­ni­dad ha in­ven­ta­do po­cos con­cep­tos tan es­tú­pi­dos co­mo el de la pu­re­za de la ra­za. Sin em­bar­go, tie­ne ló­gi­ca que la idea se im­plan­ta­ra en las so­cie­da­des pri­mi­ti­vas, por­que es una ma­ne­ra de re­for­zar la idea de per­te­ne­cer a una co­mu­ni­dad. Cuan­do la su­per­vi­ven­cia de­pen­día de la fuer­za del gru­po con el que con­vi­vi­mos, cual­quier tru­co que ayu­da­ra a es­tre­char los la­zos que te mo­ti­va­ban a de­fen­der­te de otras tri­bus in­cre­men­ta­ba la es­pe­ran­za de vi­da. Una con­se­cuen­cia fue prohi­bir los em­pa­re­ja­mien­tos fue­ra del clan, y de ahí na­ció la idea ab­sur­da que unas com­bi­na­cio­nes ge­né­ti­cas son me­jo­res que otras.

A me­di­da que nos fui­mos ci­vi­li­zan­do, es­ta com­par­ti­men­ta­li­za­ción de­jó de ser ne­ce­sa­ria, pe­ro la sen­sa­ción de iden­ti­dad ya no nos ha aban­do­na­do nun­ca. Por ello, el he­cho de sen­tir­nos par­te de una fa­mi­lia, un pue­blo, un país, un con­ti­nen­te o in­clu­so de un equi­po de fút­bol aún de­ter­mi­na las alian­zas que for­ma­mos. Y, por des­gra­cia, en al­gu­nos ca­sos jus­ti­fi­ca com­por­ta­mien­tos vio­len­tos. Lle­var­lo al ex­tre­mo y no que­rer mez­clar­se con otros gru­pos ét­ni­cos sa­be­mos aho­ra que es un error gra­ve, bio­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do, por­que si los ge­nes de una po­bla­ción no se ai­rean (mez­clán­do­se con los de in­di­vi­duos que no sean pa­rien­tes), em­pie­zan a aflo­rar un mon­tón de en­fer­me­da­des es­con­di­das en el ge­no­ma. El ejemplo más cla­ro es el de la reale­za europea que, co­mo has­ta ha­ce po­co aún in­sis­tían en ca­sar­se en­tre ellos, con­si­guie­ron que to­do ti­po de tras­tor­nos he­re­di­ta­rios se les ins­ta­la­ran al ár­bol ge­nea­ló­gi­co.

LA PU­RE­ZA bio­ló­gi­ca, pues, no es desea­ble des­de el pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo. Por eso los hu­ma­nos siem­pre he­mos ten­di­do ins­tin­ti­va­men­te a ir en di­rec­ción con­tra­ria. So­mos mes­ti­zos por de­fi­ni­ción. Los aná­li­sis de ADN nos han per­mi­ti­do de­du­cir que nuestros an­te­pa­sa­dos se ha­bían re­pro­du­ci­do con nean­der­ta­les, una es­pe­cie de ho­mí­ni­do que ter­mi­nó ex­tin­guién­do­se. Del mis­mo mo­do, se sa­be que una ter­ce­ra ra­ma de ho­mí­ni­dos pri­mi­ti­vos igual­men­te des­apa­re­ci­da, los de De­nís­so­va, tam­bién ha de­ja­do hue­lla en nues­tro ge­no­ma. La teo­ría ac­tual di­ce que de­ce­nas de mi­les de años atrás, los hu­ma­nos, los nean­der­ta­les y los de­nís­so­vans cru­za­ron va­rias ve­ces en­tre ellos. Ha­ce po­co se dio a co­no­cer el aná­li­sis ge­né­ti­co de una ado­les­cen­te muer­ta ha­ce 90.000 años que te­nía una ma­dre nean­der­tal y un pa­dre de De­nís­so­va, la hi­ja de unos Romeo y Ju­lie­ta que no de­be­rían ser los úni­cos en sal­tar­se las con­ven­cio­nes so­cia­les de la épo­ca.

El hom­bre mo­derno es to­do me­nos ge­né­ti­ca­men­te pu­ro y hoy en día so­lo que­dan al­gu­nos ilu­mi­na­dos que crean que es bue­na idea ais­lar ge­no­mas. El pro­ble­ma que sa­cu­de to­do Oc­ci­den­te es más gra­ve, por­que tie­ne que ver con la pu­re­za cul­tu­ral y es­ta es más di­fí­cil de des­mon­tar. A pe­sar de que un con­ti­nen­te en­ve­je­ci­do co­mo el nues­tro ne­ce­si­ta im­por­tar in­di­vi­duos jó­ve­nes, mu­chos ven la lle­ga­da de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos con re­ce­lo. El mie­do no es tan­to la con­ta­mi­na­ción de una lí­nea ge­né­ti­ca co­mo la di­lu­ción de una iden­ti­dad cul­tu­ral. El he­cho de que los re­cién lle­ga­dos pro­ven­gan de tra­di­cio­nes muy di­fe­ren­tes di­fi­cul­ta las mez­clas. Y si los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios se ha­cen a trom­pi­co­nes y no de for­ma es­ca­lo­na­da, fa­ci­li­tan la crea­ción de gue­tos que im­per­mea­bi­li­zan aún más los gru­pos. La so­lu­ción no es sen­ci­lla, pe­ro hay que en­con­trar­la ur­gen­te­men­te.

MI GE­NE­RA­CIÓN ha cre­ci­do pen­san­do que la hu­ma­ni­dad siem­pre iría ade­lan­te. Un re­pa­so a la his­to­ria su­ge­ría que ca­da vez sa­be­mos más, vi­vi­mos me­jor y so­mos más jus­tos. Pe­ro aho­ra da la sen­sa­ción de que es­ta­mos so­bre un pén­du­lo y que, tras al­can­zar un má­xi­mo, he­mos em­pe­za­do un re­torno que no sa­be­mos has­ta dónde nos lle­va­rá. Pen­sá­ba­mos que ha­bía­mos de­ja­do atrás el po­pu­lis­mo y el fas­cis­mo, que eran co­sas que so­lo pa­sa­ban en paí­ses que to­da­vía no ha­bían he­cho la úl­ti­ma re­vo­lu­ción in­te­lec­tual. Aho­ra ve­mos que los que nos creía­mos ci­vi­li­za­dos no es­tá­ba­mos li­bres de es­tos vi­rus. Los úl­ti­mos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en Aus­tria y aho­ra en Sue­cia son un to­que de aten­ción, pe­ro ha ha­bi­do otros. El uso que se ha he­cho de la xe­no­fo­bia para pro­mo­ver una ten­den­cia de vo­to con­cre­ta, por ejemplo en el re­fe­rén­dum del bre­xit o las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ame­ri­ca­nas (con un es­lo­gan, Ame­ri­ca first, sa­ca­do del tiem­po de las ca­ver­nas que des­cri­bía­mos an­tes ), de­mues­tran que no nos po­de­mos dor­mir, o nos en­con­tra­re­mos que nos com­por­ta­mos más co­mo can­gre­jos que co­mo una es­pe­cie in­te­li­gen­te.

*Mé­di­co e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Lei­ces­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.