Cha­teo, lue­go exis­to

MA­RÍA JO­SÉ González Or­do­vás*

El Periódico Aragón - - Opinión - Al tras­luz

No me ex­tra­ña­ría na­da que si Des­car­tes le­van­ta­ra su or­de­na­da ca­be­za cam­bia­se su fa­mo­sí­si­ma fra­se Co­gi­to, er­go sum (ya sa­ben, Pien­so, lue­go exis­to) por otra al­go más ade­cua­da a es­tos tiem­pos: «Cha­teo, lue­go exis­to». Ca­si es­toy se­gu­ra de que us­te­des al leer­lo han en­ten­di­do ins­tin­ti­va­men­te que me re­fe­ría a la se­gun­da acep­ción que la RAE asig­na al ver­bo cha­tear. No a la pri­me­ra y cas­ti­za, es­to es, to­mar cha­tos de vino, al­go en desuso y des­tro­na­da por la pu­jan­te y re­cién lle­ga­da se­gun­da acep­ción: man­te­ner con­ver­sa­cio­nes por chats, es de­cir, por me­dio de las re­des so­cia­les. De he­cho, no creo que nin­guno de nuestros jó­ve­nes co­noz­ca la ori­gi­na­ria de­fi­ni­ción de cha­tear: ir­se de cha­tos, esos va­sos ba­jos de vino que an­tes ha­bía en las tas­cas y ta­ber­nas y que ca­da vez más se ven sus­ti­tui­dos por las co­pas, más dis­tin­gui­das y ap­tas para el dis­fru­te de los cal­dos, se­gún los en­ten­di­dos del vino, a me­nu­do si­ba­ri­tas de fi­nos gus­tos. Veo que me pier­do en­tre las ra­mas, vuel­vo al co­mien­zo. Sí: «cha­teo, lue­go exis­to». Esa ac­ción se ha con­ver­ti­do en una de las más fre­cuen­tes en­tre bue­na par­te de la po­bla­ción, pe­ro cuan­do la par­te de la po­bla­ción a las que nos re­fe­ri­mos es la com­pren­di­da en la di­fí­cil y ex­ten­sa fran­ja de la ado­les­cen­cia, ese ver­bo com­pren­de una de sus ac­ti­vi­da­des más que­ri­das, si no la fa­vo­ri­ta. La Co­mi­sión de Edu­ca­ción de las Cor­tes de Ara­gón apro­bó por una­ni­mi­dad el pa­sa­do mar­tes día 11 crear un fo­ro en el que ana­li­zar y de­ba­tir so­bre el uso de los mó­vi­les por par­te de los es­co­la­res. Pe­ro es que unos días atrás ha­bía si­do la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isabel Ce­laá, quien tam­bién se ha­bía ex­pre­sa­do en pa­re­ci­dos tér­mi­nos. No so­lo im­por­tan­te, es ya ur­gen­te que se tra­te la cues­tión en nues­tro país. Co­mo en tan­tas otras oca­sio­nes se to­ma el fran­cés co­mo ejemplo: allí es­tá ya prohi­bi­do el em­pleo de mó­vi­les en los cen­tros es­co­la­res a me­no­res de 15 años. Por mi par­te, aplau­do la mo­ción. Co­mo do­cen­te ven­go ob­ser­van­do ha­ce tiem­po que ya no el uso sino el abu­so reite­ra­do de los mó­vi­les y otros dis­po­si­ti­vos si­mi­la­res es­tá afec­tan­do de di­ver­sos mo­dos a nuestros es­tu­dian­tes. No es úni­ca­men­te que les mer­me ho­ras de es­tu­dio, que por su­pues­to, es que se han con­ver­ti­do en el prin­ci­pal mo­do de re­la­cio­nar­se y ven­ta­na pri­vi­le­gia­da de ac­ce­so al mun­do. Pen­se­mos en los pro­ble­mas or­to­grá­fi­cos, in­cues­tio­na­bles, so­bre los que les pue­do poner al­gún ejemplo: alum­nos que en al­gún mo­men­to sus­ti­tu­yen las palabras por los sím­bo­los co­rres­pon­dien­tes ha­bi­tual­men­te em­plea­dos en sus chats, re­em­pla­zo que, he de con­fe­sar, ade­más del con­si­guien­te dis­gus­to y preo­cu­pa­ción me pro­du­ce cier­ta ver­güen­za an­te la cons­ta­ta­ción de que es un pro­ble­ma que, a mi jui­cio, les per­ju­di­ca y es­ta­mos tar­dan­do en afron­tar. Pe­ro más allá de ello, nos to­pa­mos con los pro­ble­mas de com­pren­sión lec­to­ra. No, por su­pues­to que no es un «de­li­to» em­plear los mó­vi­les, al con­tra­rio, es una gran he­rra­mien­ta que la téc­ni­ca po­ne a nues­tro ser­vi­cio, pe­ro sí es no­ci­vo abu­sar de su em­pleo. La gran can­ti­dad de tiem­po que ado­les­cen­tes, e in­clu­so al­gu­nos ni­ños, les de­di­can va en de­tri­men­to de lec­tu­ras ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­bles para su for­ma­ción ya que so­lo a tra­vés de ellas es po­si­ble ac­ce­der a pen­sa­mien­tos com­ple­jos y abs­trac­tos bas­tan­te ale­ja­dos de la ma­yo­ría de los men­sa­jes in­ter­cam­bia­dos al cha­tear. Ese dé­fi­cit de lec­tu­ras, esa fal­ta de en­tre­na­mien­to no so­lo su­po­ne ca­ren­cias de con­te­ni­dos y co­no­ci­mien­tos tam­bién complica sus es­tu­dios su­pe­rio­res al en­fren­tar­se a ma­nua­les, li­bros y tra­ba­jos de con­si­de­ra­ble ex­ten­sión que re­quie­ren de gran con­cen­tra­ción. Su mie­do a los li­bros se ha­ce pa­ten­te y, al oír­les por los pa­si­llos, mi mie­do no es me­nor.

* Pro­fe­so­ra de la Fa­cul­tad de De­re­cho UZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.