Cien días

El Periódico Aragón - - Opinión - Pa­blo D. Es­co­lar Za­ra­go­za

Han pa­sa­do cien días des­de que Sán­chez ocu­pó La Mon­cloa, no por la elec­ción de los ciu­da­da­nos, sino por el tra­pi­cheo con lo peor de la po­lí­ti­ca; la sin­ra­zón, los des­equi­li­brios de go­bierno, las rec­ti­fi­ca­cio­nes, dis­pa­ra­tes y to­do ti­po de ac­tua­cio­nes me­ra­men­te pro­pa­gan­dís­ti­cas de Pe­dro el Bre­ve, ha su­pe­ra­do ya en ne­ce­dad al más ne­fas­to pre­si­den­te que tu­vi­mos, el que re­sul­tó ele­gi­do por un ac­to te­rro­ris­ta y que aho­ra co­que­tea con Ma­du­ro. Men­cio­nar to­das las de­men­cia­les ac­tua­cio­nes del ac­tual go­bierno en es­te tiem­po nos ocu­pa­ría mu­cho es­pa­cio.

Des­de aquel re­ci­bi­mien­to con bom­bos y platillos (y mu­chos mi­nis­tros para ha­cer­se la fo­to) a más de 600 in­mi­gran­tes del Acua­rius y el pos­te­rior re­cha­zo al mis­mo bar­co con al­go más de 100, fue el co­mien­zo de sus dis­pa­ra­tes. Fi­gu­ra en­tre sus más im­por­tan­tes de­ci­sio­nes la de «ven­cer» a Franco, fa­lle­ci­do ha­ce 43 años, y ex­hu­mar­le del lu­gar don­de des­can­sa tran­qui­lo, in­ten­tan­do abrir esas vie­jas he­ri­das que pue­den pro­vo­car es­te he­cho, sin más ex­pli­ca­ción que el re­van­chis­mo y el pla­cer de sub­yu­gar a un muer­to.

Es de des­ta­car tam­bién su pro­pó­si­to de crear una co­mi­sión para el cam­bio de la his­to­ria, bueno le lla­man co­mi­sión de la ver­dad, pe­ro to­dos sa­be­mos cuál es la ver­dad de Pe­dro y de Pa­blo. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­va la dis­ten­sión con el asun­to ca­ta­lán, des­pués de que el in­de­pen­den­tis­ta To­rra y el pró­fu­go Puig­de­mont no paren de ofen­der y pro­vo­car a su go­bierno y a to­dos los es­pa­ño­les.

El re­cien­te cam­bio de ac­ti­tud con Ara­bia Sau­dí, que es­tu­vo a pun­to de per­der el ne­go­cio de las cor­be­tas con­tra­ta­das. Su em­pe­ño por el con­trol de los más im­por­tan­tes me­dios de in­for­ma­ción, para ma­ni­pu­lar nues­tras men­tes e ideas y, con el mis­mo fin, ir re­cor­tan­do la en­se­ñan­za de los co­le­gios con­cer­ta­dos a fa­vor de los pú­bli­cos. Pe­ro son tan­tos los des­ma­nes ocu­rri­dos en tan po­co tiem­po, por su in­ca­pa­ci­dad para go­ber­nar, por su inex­pe­rien­cia y por su so­me­ti­mien­to a los bo­li­va­ria­nos que tan­to da­ño nos pue­den pro­vo­car a to­dos.

No se pue­de go­ber­nar con so­lo 84 dipu­tados, el apo­yo Po­de­mos y la hi­po­te­ca a pa­gar a fi­lo­te­rro­ris­tas y se­ce­sio­nis­tas. Y co­mo los vo­tan­tes no pien­san dar­le su con­fian­za, es­te se­ñor no con­vo­ca­rá elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.