Que no te me­tan un gol

La Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za se do­tó el pa­sa­do mes de abril de una he­rra­mien­ta an­ti­pla­gio que ya ha exa­mi­na­do 4.183 do­cu­men­tos y so­lo el 10% con­te­nía más de un 50% de co­pia con otros tex­tos

El Periódico Aragón - - Aragón - ANA LAHOZ alahoz@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Si hay una pa­la­bra que en la úl­ti­ma se­ma­na se ha re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad en Es­pa­ña es la de pla­gio, se­gui­da de más­ter y con­ti­nua­da por la de tesis. Cris­ti­na Ci­fuen­tes, Pa­blo Ca­sa­do, Car­men Mon­tón y Pe­dro Sán­chez han mo­ti­va­do es­tos me­ses el re­vue­lo me­diá­ti­co, pe­ro lo cier­to es que tan­to co­piar co­mo evi­tar que los alum­nos lo ha­gan es al­go que exis­te des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

En la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za cuen­tan, des­de abril, con una he­rra­mien­ta an­ti­pla­gios para de­tec­tar co­pias en tra­ba­jos aca­dé­mi­cos. «No que­re­mos per­se­guir a na­die ni poner ce­ros, sino fo­men­tar las bue­nas prác­ti­cas, en­se­ñar có­mo ci­tar las re­fe­ren­cias y de­más», ex­pli­ca a es­te dia­rio Fer­nan­do Tri­cas, vicerrector de Tec­no­lo­gía de la In­for­ma­ción y de la Co­mu­ni­ca­ción del cam­pus pú­bli­co.

El sis­te­ma, dis­po­ni­ble a tra­vés de la pla­ta­for­ma vir­tual de do­cen­cia de la ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca, pro­du­ce au­to­má­ti­ca­men­te un informe de de­tec­ción de pla­gio para ca­da ta­rea o ta­ller en­tre­ga­do te­le­má­ti­ca­men­te por el es­tu­dian­te. «Es el pro­fe­sor el que de­ci­de si el tex­to es ana­li­za­do por la he­rra­mien­ta o no. Tam­bién sir­ve de ayu­da para agi­li­zar su tra­ba­jo en co­rrec­cio­nes y sim­pli­fi­car pro­ce­sos», aña­de Tri­cas. El pro­gra­ma realiza una bús­que­da en­tre una co­lec­ción de in­ter­net de mi­les de mi­llo­nes de re­cur­sos en lí­nea (ar­tícu­los, pá­gi­nas web, pu­bli­ca­cio­nes de blogs, no­ti­cias, ar­chi­vos...) y tra­ba­jos es­tu­dian­ti­les en el re­po­si­to­rio de la apli­ca­ción. «Si se de­tec­ta un ca­so de pla­gio, nues­tra nor­ma­ti­va di­ce que au­to­má­ti­ca­men­te la asig­na­tu­ra es sus­pen­di­da con un 0. Sin em­bar­go, de­pen­dien­do del ca­so, de si se tra­ta de un alumno de 1º de gra­do que su­cum­be a la ten­ta­ción o si es uno de doc­to­ra­do, se pue­den te­ner al­ter­na­ti­vas», ex­pli­ca el vicerrector.

«El pro­fe­so­ra­do re­vi­sa­rá el por­cen­ta­je de se­me­jan­zas del tex­to ana­li­za­do y emi­te un informe. Le pue­de dar una co­pia del mis­mo al alumno y es a él a quien le co­mu­ni­ca el pla­gio», aña­de Tri­cas al res­pec­to.

Des­de su im­plan­ta­ción en abril, se han es­ca­nea­do 4.183 do­cu­men­tos con es­ta apli­ca­ción web, se­gún los da­tos fa­ci­li­ta­dos por el cam­pus pú­bli­co. De ellos, un 73% te­nía me­nos de un 25% de co­pia iden­ti­fi­ca­do por la he­rra­mien­ta y so­lo 10% que con­te­nía más de un 50% de co­pia. Por áreas, Hu­ma­ni­da­des y So­cia­les es don­de más efec­ti­vi­dad pue­de de­mos­trar la apli­ca­ción. «Son ca­rre­ras con tra­ba­jos de tex­to más lar­gos, mu­cha bi­blio­gra­fía y de­más. Des­de ahí se nos de­man­da­ba al­go así y creo que la ma­yo­ría de las uni­ver­si­da­des ter­mi­na­rán por ad­qui­rir es­te pro­duc­to. Es útil para el do­cen­te», co­men­ta Tri­cas.

El vicerrector es cons­cien­te de que «ca­si na­die» ha­ce un tra­ba­jo crea­ti­vo des­de ce­ro. «Exis­te una ten­ta­ción fuer­te para co­piar y re­cu­rrir a los ata­jos. Si los es­tu­dian­tes sa­ben que es­ta he­rra­mien­ta exis­te qui­zás ya no se fíen tan­to de co­piar. Exis­te una cla­ra fun- He­rra­mien­ta ción di­sua­so­ria», di­ce Tri­cas. «Es­ta­mos en una zo­na de gri­ses que hay que ma­ne­jar con cui­da­do. Te­ne­mos un ob­je­ti­vo do­ble: evi­tar la in­ten­ción del es­tu­dian­te de re­cu­rrir a in­ter­net para su tra­ba­jo y, por otro, que el pro­fe­sor en­se­ñe a ci­tar», aña­de.

La he­rra­mien­ta del cam­pus tam­bién quie­re fo­men­tar el uso de la pro­pie­dad in­te­lec­tual y la ela­bo­ra­ción de tra­ba­jos aca­dé­mi­cos. Sin em­bar­go, el boom me­diá­ti­co de los úl­ti­mos me­ses «preo­cu­pa mu­cho» en el cam­pus por la sen­sa­ción «ne­ga­ti­va» que de­ja. «Se es­tá ex­pan­dien­do una opi­nión ge­ne­ra­li­za­da de que co­piar es fá­cil o es lo ha­bi­tual. Nos to­ma­mos muy en se­rio los tí­tu­los aca­dé­mi­cos y quien los tie­ne es por­que ha tra­ba­ja­do para ello. Na­da se re­ga­la», ar­gu­men­ta Tri­cas.

El vicerrector ase­gu­ra que «la co­pia no es un pro­ble­ma ma­si­vo» y en la ma­yo­ría de oca­sio­nes res­pon­de a un pro­ble­ma de ela­bo­ra­ción del alumno. La co­pia o el pla­gio en una tesis es «muy di­fí­cil» que ocu­rra por­que «su­po­ne que el alumno in­ten­ta en­ga­ñar a su tu­tor, con quien exis­te una re­la­ción di­rec­ta». «El tra­ba­jo se lee con aten­ción an­te un tri­bu­nal de en­tre 3 y 5 per­so­nas, ex­per­tos en la ma­te­ria. No es lo mis­mo un tra­ba­jo de gra­do de una asig­na­tu­ra de 2º que do­cu­men­tos de edu­ca­ción más su­pe­rior», apun­ta Tri­cas.

Fun­ción di­sua­so­ria

CHUS MAR­CHA­DOR

Por­tal del pro­gra­ma an­ti­pla­gio de la uni­ver­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.