La fu­ga en la cár­cel de Zue­ra ele­va las crí­ti­cas por la fal­ta de per­so­nal

Du­ran­te el fin de se­ma­na so­lo hay una en­fer­me­ra para asis­tir a 1.300 re­clu­sos De lu­nes a vier­nes hay un mé­di­co por el día, si bien por la no­che no hay ser­vi­cio

El Periódico Aragón - - Aragón - L. M. G. lm­ga­bas@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

La fu­ga del pre­so Be­ni­to Or­tiz Perea –quien sa­lió para ser asis­ti­do en Ur­gen­cias y ya nun­ca re­gre­só– y el apu­ña­la­mien­to de Is­mael Ló­pez, co­no­ci­do co­mo el Ojos, ha ele­va­do las crí­ti­cas por la fal­ta de per­so­nal en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Zue­ra. Du­ran­te el fin de se­ma­na no hay aten­ción sa­ni­ta­ria ofre­ci­da por un mé­di­co y es una so­la en­fer­me­ra la que tie­ne que aten­der a más de 1.300 pre­sos. De lu­nes a vier­nes sí que exis­ten doc­to­res, aun­que no du­ran­te la no­che que vuel­ve a es­tar al fren­te de la aten­ción sa­ni­ta­ria un en­fer­me­ro.

Una pre­ca­ria si­tua­ción que su­fre no so­lo el per­so­nal, sino tam­bién los pro­pios in­ter­nos de es­ta cár­cel za­ra­go­za­na. De he­cho, el co­no­ci­do co­mo el Ojos pu­do ha­ber muer­to en el in­te­rior de la cár­cel, si no lle­ga a ser por la en­fer­me­ra que le aten­dió y que, sin te­ner­lo que ha­cer por­que no es­tá en­tre sus la­bo­res, hi­zo un rá­pi­do diag­nós­ti­co y pi­dió a los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil que rea­li­zan las la­bo­res de se­gu­ri­dad que hi­cie­ran el tras­la­do ur­gen­te al hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Mi­guel Ser­vet de la ca­pi­tal ara­go­ne­sa, sin es­pe­rar a que una am­bu­lan­cia me­di­ca­li­za­da del 061 fue­ra a la cár­cel y se lo lle­va­ra. Y es que 45 mi­nu­tos es el tiem­po que tar­da un trans­por­te sa­ni­ta­rio en re­co­rrer la distancia que se­pa­ra di­cho hos­pi­tal del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Zue­ra. Cuan­do lle­gó al Mi­guel Ser­vet, se­gún fuen­tes con­sul­ta­das, su es­ta­do era crí­ti­co, si bien la rá­pi­da aten­ción evi­tó un trá­gi­co fi­nal. En aque­lla pe­lea en la que el Ojos re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­do en el ab­do­men otro in­terno tam­bién fue aten­di­do por el en­fer­me­ro de la cár­cel de Zue­ra.

Fuen­tes pe­ni­ten­cia­rias con­sul­ta­das por es­te dia­rio re­sal­tan que el pro­ble­ma es­tá en que no se ocu­pan las cua­tro pla­zas de mé­di­cos va­can­tes en di­cha pri­sión, por lo que las en­fer­me­ras y en­fer­me­ros aca­ban asu­mien­do una se­rie de la­bo­res que no les co­rres­pon­den. La aten­ción de ur­gen­cias las tie­nen que com­pa­gi­nar con las cu­ras que rea­li­zan o con el su­mi­nis­tro de la me­ta­do­na.

En­tre se­ma­na la res­pon­sa­bi­li­dad de los sa­ni­ta­rios me­jo­ra, ya que hay mé­di­co por la ma­ña­na, si bien, a par­tir de las 22.00 ho­ras, el pro­ble­ma de los fi­nes de se­ma­na se re­pi­te. Cuan­do Or­tiz Perea sa­lió ha­cia el Mi­guel Ser­vet fue aten­di­do por el mé­di­co del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio que de­ci­dió en­viar­lo a Ur­gen­cias, pe­ro cuan­do iba a re­gre­sar no ha­bía nin­gún fa­cul­ta­ti­vo que lo re­cep­cio­na­ra. No fue ne­ce­sa­rio, hu­yó.

FO­TOS: GUAR­DIA CI­VIL / LOUR­DES DE VI­CEN­TE - DIA­RIO DE CÁDIZ

Is­mael Ló­pez, Fue apu­ña­la­do.

Be­ni­to Or­tiz Perea, si­gue fu­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.