Zar­za­le­jos

El Periódico Aragón - - España -

Del cie­lo (po­lí­ti­co) con el «go­bierno bo­ni­to», al in­fierno (po­lí­ti­co) de la sos­pe­cha, las con­tra­dic­cio­nes y los fra­ca­sos. La pri­me­ra idea de –con­vo­car elec­cio­nes «cuan­to an­tes»– siem­pre fue la me­jor, y la peor de to­das, desechar­la e in­ten­tar una tra­ve­sía con 84 dipu­tados y un equi­po de go­bierno im­pro­vi­sa­do, he­te­ro­gé­neo y atrac­ti­vo pe­ro cu­yos re­sul­ta­dos (ma­los) se han com­pro­ba­do en 101 días de ges­tión: no hay pre­ce­den­te de dos di­mi­sio­nes de mi­nis­tros en los tres pri­me­ros me­ses de an­da­du­ra de un Eje­cu­ti­vo de­mo­crá­ti­co.

Aun­que el pre­si­den­te re­sis­ta en Mon­cloa la em­bes­ti­da me­diá­ti­ca que po­ne en du­da su «in­te­gri­dad aca­dé­mi­ca» en la ela­bo­ra­ción de su tesis doc­to­ral y el no me­nor em­pu­je de Ciu­da­da­nos y

–que se han re­ve­la­do co­mo la au­tén­ti­ca opo­si­ción– y aun­que los acon­te­ci­mien­tos no se des­bor­den en Ca­ta­lu­ña, la le­gis­la­tu­ra es­tá zom­bi. Lle­ga­rá tem­po­ral­men­te a don­de lle­gue, pe­ro el irre­ver­si­ble e irres­pi­ra­ble cli­ma de de­sen­ten­di­mien­to en­tre to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas plan­tea la reali­dad de que he­mos en­tra­do en un tiem­po «ba­su­ra» que, ade­más, y co­mo era de pre­ver, per­ju­di­ca ya las ex­pec­ta­ti­vas del PSOE.

Al­bert Ri­ve­ra

La di­mi­sión de co­mo mi­nis­tra de Sa­ni­dad tie­ne una im­por­tan­cia cua­li­ta­ti­va muy su­pe­rior a la de en Cul­tu­ra y De­por­tes el pa­sa­do 14 de ju­nio. La va­len­cia­na for­ma­ba par­te del nú­cleo du­ro del Go­bierno. Y el pre­si­den­te la re­ser­va­ba para cu­brir im­por­tan­tes ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos.

De ahí que el miér­co­les un des­en­ca­ja­do Pe­dro Sán­chez su­cum­bie­se par­la­men­ta­ria­men­te a la pre­gun­ta de Ri­ve­ra –que po­día re­gla­men­ta­ria­men­te ha­ber elu­di­do– y mos­tra­se su ros­tro más dé­bil: no so­lo se re­fi­rió a su tesis dan­do cuer­po a la sos­pe­cha que plan­teó el lí­der de Ciu­da­da­nos, sino que tam­bién mos­tró la he­ri­da per­so­nal y po­lí­ti­ca que le ha­bía cau­sa­do la mar­cha de Car­men Mon­tón, mien­tras te­nía que so­por­tar es­toi­ca­men­te que

es­tu­vie­se pre­sen­te en su es­ca­ño. Y que, en ca­so de caer an­te el Su­pre­mo, se­ría sus­ti­tui­do por Es el plan B de los con­ser­va­do­res.

Ca­sa­do Pe­dro Sán­chez Car­men Mon­tón

Mon­tón, en el nú­cleo du­ro

Si Ca­sa­do cae an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, el plan B de los con­ser­va­do­res es au­par a Nú­ñez Fei­jóo

Si el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez aguan­ta has­ta el fi­nal, se­rá por la ex­tre­ma de­bi­li­dad del PP

Mà­xim Huer­ta Nú­ñez Fei­jóo. Pa­blo

Ri­ve­ra –y de­ter­mi­na­dos me­dios en una apues­ta al to­do o na­da– lo­gró con­ver­tir el «ca­so Mon­tón» en el ca­so «tesis doc­to­ral del pre­si­den­te», lo que ha obli­ga­do a Sán­chez a to­mar una bue­na de­ci­sión: au­to­ri­zar la pu­bli­ca­ción di­gi­tal de su tra­ba­jo so­bre «di­plo­ma­cia eco­nó­mi­ca». De los mas­ters fa­kes he­mos pa­sa­do a otra di­men­sión: la co­rrec­ción aca­dé­mi­ca del doc­tor Sán­chez.

Y aun­que, en el me­jor de los ca­sos para él, su tesis ve­ri­fi­ca­da con al­gu­nas en­mien­das no me­no­res, no des­en­ca­de­ne una cri­sis adi­cio­nal, la teo­ría de un pla­gio par­cial o de sus in­ter­tex­tua­li­da­des ha al­can­za­do ya au­to­no­mía me­diá­ti­ca y po­lí­ti­ca. En Es­pa­ña, des­de

y la ex­ten­sión in­con­tro­la­da y la per­sis­ten­cia de la sos­pe­cha con­tra los ti­tu­la­res del po­der es un ele­men­to idio­sin­crá­ti­co de la ciu­da­da­nía.

En es­te te­rreno po­lí­ti­co tan em­ba­rra­do las con­tra­dic­cio­nes del Eje­cu­ti­vo son muy se­rias, sea so­bre la asis­ten­cia le­tra­da a

an­te la ju­ris­dic­ción bel­ga, en la que la mi­nis­tra de Jus­ti­cia re­sul­tó des­au­to­ri­za­da, sea el de la ven­ta bom­bas a Ara­bia Sau­dí, en la que ha sa­li­do tam­bién mal­pa­ra­da la mi­nis­tra de De­fen­sa, pa­san­do por otros asun­tos me­no­res pe­ro muy lla­ma­ti­vos en los que la coor­di­na­ción gu­ber­na­men­tal ha bri­lla­do por su au­sen­cia po­nien­do en ja­que las cua­li­da­des para esa mi­sión de la vi­ce­pre­si­den­ta,

y la ido­nei­dad del di­rec­tor del Ga­bi­ne­te del Pre­si­den­te,

II An­to­nio Pé­rez, Car­men Cal­vo, Iván Re­don­do. Fe­li­pe Lla­re­na

Úna­se a to­do ello el uso in­ten­si­vo del real de­cre­to ley y se lle­ga­rá a la des­agra­da­ble con­clu­sión de que el Eje­cu­ti­vo no da pie con bo­la des­pués de ha­ber ge­ne­ra­do unas ex­pec­ta­ti­vas exor­bi­tan­tes. Y si aguan­ta –y, po­si­ble­men­te aguan­ta­rá– se­rá más por la ex­tre­ma de­bi­li­dad del PP –con Pa­blo Ca­sa­do en su par­ti­cu­lar bre­te ju­di­cial– que por ra­zo­nes de ex­ce­len­cia o acier­to en la ges­tión. Sal­vo Ciu­da­da­nos, no hay par­ti­do con ham­bre de co­mi­cios.

Tam­po­co la cues­tión ca­ta­la­na ha me­jo­ra­do pe­se a los es­fuer­zos con­ci­lia­do­res del Go­bierno, que han com­pro­me­ti­do al siem­pre hon­ra­do e ideo­ló­gi­ca­men­te ín­te­gro La di­vi­sión in­ter­na del in­de­pen­den­tis­mo y la su­ce­sión de Dia­das que se com­por­tan co­mo fa­ses ál­gi­das de una cri­sis cró­ni­ca han in­mu­ni­za­do al Es­ta­do que es­ta se­ma­na ha pro­ta­go­ni­za­do un ex­pre­si­vo ac­to de cohe­sión y for­ta­le­za con mo­ti­vo de la aper­tu­ra del año ju­di­cial.

La ma­gis­tra­tu­ra y la nue­va fis­ca­la ge­ne­ral, an­te el Rey, de­fen­die­ron ce­rra­da­men­te el prin­ci­pio de le­ga­li­dad en nues­tro Es­ta­do de De­re­cho. Un prin­ci­pio al que se aco­gía la pro­po­si­ción ini­cial­men­te pac­ta­da el miér­co­les en­tre los dipu­tados del PDECat en el Con­gre­so y el gru­po so­cia­lis­ta y que se abor­tó a úl­ti­ma ho­ra, no se sa­be bien si por los re­ce­los de una ERC con la brú­ju­la alo­ca­da o por la pre­sión re­mo­ta de

La opor­tu­ni­dad se per­dió y no pa­re­ce que re­gre­sa­rá a cor­to pla­zo. Sin pre­su­pues­to y sin po­si­bi­li­dad de ma­yo­rías efi­cien­tes para una le­gis­la­ción or­di­na­ria, con el con­trol del Se­na­do por el PP y unas elec­cio­nes an­da­lu­zas que po­drían ce­le­brar­se el 25 de no­viem­bre, con Po­de­mos en de­pre­sión en Madrid y Ca­ta­lu­ña, Ri­ve­ra vuel­ve por sus fue­ros des­pués de la mo­ción de cen­su­ra a que le des­co­lo­có.

Jo­sep Bo­rrell. Puig­de­mont. Ra­joy,

Ago­nía

Car­les

El pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos ha bus­ca­do su mo­men­to y se ha con­ver­ti­do en el re­fe­ren­te de una si­tua­ción que ha da­do un vuel­co y ha­ce agó­ni­ca una le­gis­la­tu­ra que, a es­tas al­tu­ras, ya de­be­ría ha­ber dis­pues­to de fe­cha de ca­du­ci­dad. Des­pués de la ex­pul­sión de Ra­joy y del PP, al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ava­ri­cia de po­der de los con­ser­va­do­res y no po­cas de sus ma­las prác­ti­cas se han re­pro­du­ci­do. La re­ge­ne­ra­ción si­gue pen­dien­te. Aho­ra to­do se­rá es­pe­rar a que se pon­gan las ur­nas y los ciu­da­da­nos re­com­pon­gan el cam­po de Agra­man­te en el que se ha con­ver­ti­do la vi­da pú­bli­ca es­pa­ño­la.

JO­SÉ LUIS RO­CA

Pe­dro Sán­chez, du­ran­te una in­ter­ven­ción en el Se­na­do.

JO­SÉ AN­TO­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.