Chi­na apun­ta­la con un gran ‘plan Mars­hall’ su con­quis­ta de Áfri­ca

Pe­kín des­em­bol­sa­rá en los pró­xi­mos tres años 52.000 mi­llo­nes de eu­ros en el con­ti­nen­te ne­gro Ex­per­tos cri­ti­can los pac­tos por «au­sen­cia de trans­pa­ren­cia» y por si­tua­cio­nes de de­pen­den­cia

El Periódico Aragón - - Internacional - MAR­CEL GAS­CÓN epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com JOHANNESBURGO

Aprin­ci­pios de es­te mes, y en pre­sen­cia de ca­si 50 je­fes de Es­ta­do de ca­si to­dos los paí­ses de Áfri­ca, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, anun­ció en Pe­kín un am­bi­cio­so pa­que­te de in­ver­sión para el con­ti­nen­te. Si Xi cum­ple su pro­me­sa, Chi­na des­em­bol­sa­rá du­ran­te los pró­xi­mos tres años en Áfri­ca 60.000 mi­llo­nes de dó­la­res (cer­ca de 52.000 mi­llo­nes de eu­ros) en for­ma de prés­ta­mos sin in­tere­ses, lí­neas de cré­di­to, fon­dos para el desa­rro­llo y apo­yo a los paí­ses re­cep­to­res para fi­nan­ciar sus ex­por­ta­cio­nes a Chi­na, ade­más de fo­men­tar la in­ver­sión di­rec­ta de em­pre­sas chi­nas en los paí­ses afri­ca­nos.

La pre­sen­ta­ción de es­ta nue­va fa­se de un plan Mars­hall chino para Áfri­ca, que tie­ne la in­ten­ción de­cla­ra­da de con­tri­buir a su in­dus­tria­li­za­ción y sa­car­la de su cró­ni­co sub­de­sa­rro­llo, es­tu­vo mar­ca­da por la ca­ma­ra­de­ría y la eu­fo­ria. Pe­ro al­gu­nos ex­per­tos ad­vier­ten de los ries­gos que para los paí­ses del con­ti­nen­te ne­gro su­po­ne en­deu­dar­se con una po­ten­cia acu­sa­da de prác­ti­cas neo­co­lo­nia­lis­tas en sus tra­tos con na­cio­nes más po­bres.

«La in­ver­sión de Chi­na en Áfri­ca no vie­ne con con­di­cio­nes po­lí­ti­cas», de­cla­ró Xi Jin­ping an­te sus so­cios afri­ca­nos. «No in­ter­fe­ri­re­mos en la po­lí­ti­ca in­ter­na de los paí­ses ni exi­gi­re­mos de­man­das que la gen­te pien­se que son di­fí­ci­les de cum­plir», aña­dió en cla­ra re­fe­ren­cia a EEUU y Eu­ro­pa, cu­yas exi­gen­cias de de­mo­cra­ti­za­ción y lu­cha con­tra la co­rrup­ción a los paí­ses en los que in­vier­ten han si­do ta­cha­das de injerencias por los lí­de­res afri­ca­nos. Uno de los pre­si­den­tes más in­flu­yen­tes de Áfri­ca, el ruan­dés Paul Ka­ga­me, se fe­li­ci­tó por la «pro­fun­da trans­for­ma­ción in­ter­na» y de «la po­si­ción glo­bal» del con­ti­nen­te que ha su­pues­to «el com­pro­mi­so de Chi­na». Sus elo­gios al be­ne­fac­tor chino fue­ron re­pe­ti­dos por el res­to de pre­si­den­tes. El 12% de la pro­duc­ción in­dus­trial afri­ca­na es­tá ges­tio­na­da por las 10.000 em­pre­sas chi­nas asen­ta­das en el con­ti­nen­te, y el in­ter­cam­bio co­mer­cial su­pera los 130.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­kín es el prin- ci­pal so­cio eco­nó­mi­co de Áfri­ca y la re­la­ción so­lo pue­de ir ha­cia arri­ba.

El en­tu­sias­mo que reinó en la cum­bre de Pe­kín, sin em­bar­go, no es com­par­ti­do por mu­chos ob­ser­va­do­res, que aler­tan de lo di­fí­cil que se­rá para mu­chos de­vol­ver tan­to di­ne­ro y de las po­si­bles con­se­cuen­cias del im­pa­go. Los paí­ses afri­ca­nos be­ne­fi­cia­rios –que acu­mu­lan ya una deu­da de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res a Chi­na– po­drían que­dar com­pro­me­ti­dos du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. Se­gún da­tos del Pro­yec­to de In­ves­ti­ga­ción Chi­na-Áfri­ca, que se de­di­ca a es­tu­diar las re­la­cio­nes en­tre las dos par­tes, el 72% de la deu­da bi­la­te­ral de Ke­nia es con Chi­na, una si­tua­ción de de­pen­den­cia que tam­bién tie­nen paí­ses co­mo Zam­bia, la Re­pú­bli­ca del Con­go o Yi­bu­ti, un pe­que­ño país ubi­ca­do en el cuerno de Áfri­ca en el que Chi­na ha abier­to su pri­me­ra ba­se mi­li­tar en el ex­tran­je­ro y so­bre el que el FMI ex­pre­só su preo­cu­pa­ción tras al­can­zar su deu­da ex­ter­na el 85% de su PIB. «El 40% de

los paí­ses del Áfri­ca sub­saha­ria­na tie­nen ya un al­to ries­go de en­deu­da­mien­to», es­cri­be el ana­lis­ta ni­ge­riano In­wa­lom­he Do­nald, que aña­de: «Al te­ner tan­ta deu­da con­cen­tra­da en las ma­nos de un so­lo acree­dor de­pen­den pe­li­gro­sa­men­te del pro­vee­dor».

Quie­nes ven en la ac­ti­tud de Chi­na una re­edi­ción del neo­co­lo­nia­lis­mo eco­nó­mi­co oc­ci­den­tal sue­len ci­tar co­mo ejemplo lo ocu­rri­do en Sri Lan­ka, don­de el Go­bierno se vio obli­ga­do el pa­sa­do di­ciem­bre a en­tre­gar du­ran­te 99 años a Chi­na uno de sus puer­tos es­tra­té­gi­cos, al no po­der de­vol­ver el di­ne­ro de unos cré­di­tos. Es­tos efec­tos del en­deu­da­mien­to ex­ce­si­vo tie­nen im­pac­to so­bre la so­be­ra­nía mis­ma de los paí­ses, pe­ro tam­bién afec­tan de ma­ne­ra de­ci­si­va al equi­li­brio po­lí­ti­co de las re­gio­nes y de con­ti­nen­tes en­te­ros. En la úl­ti­ma dé­ca­da, Chi­na ha su­pe­ra­do a EEUU co­mo prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de Áfri­ca, y el plan Mars­hall que ha lan­za­do Xi Jin­ping para el con­ti­nen­te au­men­ta­rá el po­der de Pe­kín y do­ta­rá a su po­lí­ti­ca ex­te­rior de me­ca­nis­mos para acre­cen­tar su in­fluen­cia mi­li­tar y geo­po­lí­ti­ca. Otra de las preo­cu­pa­cio­nes de la «con­quis­ta» de Áfri­ca por Chi­na es la fal­ta de trans­pa­ren­cia de las dos par­tes so­bre los de­ta­lles y las con­di­cio­nes. Al­gu­nos de los com­pro­mi­sos más im­por­tan­tes se han fir­ma­do con Su­dá­fri­ca, cu­yas di­la­pi­da­das em­pre­sas pú­bli­cas re­ci­bi­rán cré­di­tos mi­llo­na­rios in­dis­pen­sa­bles para su su­per­vi­ven­cia.

Es­te se­cre­tis­mo, que es co­mún en las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les chi­nas en paí­ses ge­ne­ral­men­te po­co de­mo­crá­ti­cos co­mo los afri­ca­nos, des­pier­ta las sos­pe­chas so­bre las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos, y ha­ce te­mer que al­gu­nos di­ri­gen­tes ha­yan hi­po­te­ca­do sus paí­ses a cam­bio de ac­ce­der al di­ne­ro rá­pi­do que ne­ce­si­tan para per­pe­tuar­se en el po­der.

El se­cre­tis­mo ha­ce te­mer que al­gu­nos lí­de­res afri­ca­nos ha­yan hi­po­te­ca­do sus paí­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.