Hun­gría se apro­xi­ma al Krem­lin

El Periódico Aragón - - Internacional - RA­MÓN Lo­bo

Si Hun­gría y Po­lo­nia fue­sen hoy paí­ses can­di­da­tos, no al­can­za­rían el mí­ni­mo de­mo­crá­ti­co para en­trar en la UE. El pro­ble­ma es que es­tán den­tro y no exis­ten me­ca­nis­mos de ex­pul­sión, so­lo los de sa­li­da ini­cia­da por un país miem­bro a tra­vés del cé­le­bre ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de la Unión Europea, el que re­gu­la el ac­tual bre­xit.

El pa­so da­do por el Eu­ro­par­la­men­to no tie­ne pre­ce­den­tes. Es­ta se­ma­na re­co­men­dó apli­car el ar­tícu­lo 7 del mis­mo tra­ta­do a Hun­gría. Tra­ta de «la pro­mo­ción y pro­tec­ción de los va­lo­res de la Unión». La vo­ta­ción fue con­tun­den­te: 448 vo­tos a fa­vor y 197 en con­tra. Una con­se­cuen­cia po­dría ser la pér­di­da del de­re­cho de vo­to. La me­di­da equi­val­dría a una sus­pen­sión efec­ti­va de per­te­nen­cia, re­vi­sa­ble, por­que no es una ex­pul­sión.

Se­rá un pro­ce­so com­ple­jo, no au­to­má­ti­co, en el que Hun­gría cuen­ta con el apo­yo de Po­lo­nia, el si­guien­te en la lis­ta. La ho­ja de ru­ta es des­co­no­ci­da y tie­ne ries­gos. Los je­fes de Es­ta­do y pri­me­ros mi­nis­tros de la UE son adic­tos a las cum­bres de in­far­to, en las que de­jan los asun­tos más es­pi­no­sos para el úl­ti­mo mi­nu­to, en el que se jue­gan el to­do-na­da del fu­tu­ro de la UE. Es­ta par­si­mo­nia no es tan­cre­dis­mo ma­ria­nis­ta, sino de­vo­ción por No se pe­na­li­za a la Hun­gría del xe­nó­fo­bo por ne­gar­se a acep­tar mi­gran­tes (no es el úni­co), o re­cha­zar mu­sul­ma­nes que, se­gún él, po­nen en ries­go la iden­ti­dad na­cio­nal de su país, o por ser muy fa­cha. Al Go­bierno de Hun­gría se le con­de­na por re­cor­tar gra­ve­men­te la li­ber­tad de pren­sa, ace­le­rar la ex­pul­sión de oe­ne­gés y cri­mi­na­li­zar la ayu­da al re­fu­gia­do. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal sos­tie­ne que las le­yes apro­ba­das por Or­bán ame­na­zan a la mis­ma so­cie­dad ci­vil. Lo que cas­ti­ga el Eur­par­la­men­to es la mer­ma del Es­ta­do de de­re­cho.

Or­bán ha pa­sa­do del fu­ri­bun­do an­ti­co­mu­nis­ta de­fen­sor de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, en 1989, cuan­do se des­plo­ma­ron los sis­te­mas co­mu­nis­tas en Eu­ro­pa del Es­te, a co­que­tear sin re­pa­ros con el au­to­ri­ta­ris­mo de

Tam­bién con­tro­la los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y se ro­dea de una éli­te de oli­gar­cas agra­de­ci­dos. Es­tá más cer­ca del Krem­lin que de Bru­se­las.

Para Pu­tin, el jue­go de fon­do se desa­rro­lla so­bre el ta­ble­ro de

Pu­tin. Hitch­cock.

Ame­na­za a la so­cie­dad ci­vil

Vik­tor Or­bán Vla­dí­mir

la gue­rra fría. Tie­ne ne­ce­si­dad de un col­chón pro­tec­tor fí­si­co y psi­co­ló­gi­co (me­mo­ria de

Por eso tra­ta de re­cu­pe­rar las pie­zas con­quis­ta­das por Oc­ci­den­te. Ya tie­ne Cri­mea y una par­te de Ucra­nia.

El lí­der ru­so lo­gra pro­yec­tar una ima­gen idí­li­ca de sí mis­mo en gran par­te de la iz­quier­da europea. Se ven­de co­mo he­re­de­ro de la URSS y los va­lo­res co­mu­nis­tas, la úni­ca opo­si­ción a Wall Street. En reali­dad di­ri­ge un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio que prac­ti­ca el ca­pi­ta­lis­mo más sal­va­je.

El pro­ble­ma es el con­tex­to, por­que la UE se en­fren­ta a dos desafíos si­mul­tá­neos que po­drían gri­par su mo­tor: el po­lí­ti­co, que no va na­da bien des­de el 2008, y el eco­nó­mi­co. Uno es el bre­xit, que pa­re­ce di­ri­gir­se a un no acuer­do, al­go ma­lo o pé­si­mo para uno, el otro o los dos, de­pen­de de la pro­pa­gan­da que se quie­ra es­cu­char. En el asun­to hún­ga­ro, ha sal­ta­do en de­fen­sa de Or­bán el sec­tor du­ro del bre­xit, con a la ca­be­za. Los to­ries vo­ta­ron con­tra las san­cio­nes a Bu­da­pest.

(Los eu­ro­dipu­tados del PP lo­gra­ron

El Eu­ro­par­la­men­to cas­ti­ga la mer­ma del Es­ta­do de de­re­cho en el país que di­ri­ge Or­bán

La UE afron­ta dos desafíos que pue­den gri­par su mo­tor: el po­lí­ti­co y el eco­nó­mi­co

Hitler). Na­po­león, Ni­gel Fa­ra­ge

un gran ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción y plu­ra­lis­mo, por­que se di­vi­die­ron y vo­ta­ron las tres op­cio­nes: en con­tra, a fa­vor y abstención. Na­die po­drá acu­sar­les de fal­ta de cin­tu­ra).

El Reino Uni­do ha si­do un ca­ba­llo de Tro­ya. Sa­cár­se­lo de en­ci­ma no se­rá una des­gra­cia a me­dio y lar­go pla­zo, pe­ro su­ce­de en un mo­men­to de ex­tre­ma de­bi­li­dad de la UE. A los ca­sos de Hun­gría y Po­lo­nia ha­bría que su­mar los ca­da vez más eu­ro­es­cép­ti­cos Re­pú­bli­ca Che­ca y Eslovaquia.

Hay ries­gos de frac­tu­ra en Aus­tria, don­de la ex­tre­ma de­re­cha xe­nó­fo­ba con­tro­la el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, y en Ita­lia, aban­de­ra­do de la an­ti-in­mi­gra­ción. El dis­cur­so del mie­do co­se­cha vo­tos tam­bién en Sue­cia. Los idí­li­cos es­can­di­na­vos ya es­tán en el mis­mo bar­co que los fran­ce­ses y ale­ma­nes. Vi­vi­mos un gra­ve desafío.

Por­tu­gal y Es­pa­ña se mantienen co­mo ex­cep­cio­nes en es­te mar de opor­tu­nis­mo de­lic­ti­vo, pe­ro no por mu­cho tiem­po. Se han subido al es­ce­na­rio dos de­ma­go­gos que bus­can, sin im­por­tar el pre­cio, una ban­de­ra xe­nó­fo­ba que dé vo­tos (otra más para su co­lec­ción ex­clu­yen­te).

Hay al­go en jue­go más im­por­tan­te que Or­bán y Hun­gría: los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos que im­pul­sa­ron el sue­ño de la UE. De­nun­cia­mos fo­bias ra­cis­tas, pe­ro los mis­mos de­re­chos en pe­li­gro en Bu­da­pest y Var­so­via es­tán en ries­go de ex­tin­ción en el Me­di­te­rrá­neo. La de­mo­cra­cia de­be­ría ser un to­do, no via­ja por pie­zas se­pa­ra­das a gus­to del con­su­mi­dor.

EFE / PA­TRICK SEEGER

El pri­mer mi­nis­tro de Hun­gría, Vik­tor Or­bán, es­cu­cha un dis­cur­so du­ran­te el pleno en el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.