El qui­jo­te de Bu­da

Gui­ller­mo Bo­rés, nieto de la fa­mi­lia que ad­qui­rió la is­la en 1924, ba­ta­lla para que las la­gu­nas y su ri­ca fau­na so­bre­vi­van al avan­ce del mar

El Periódico Aragón - - Sociedad - I . F. epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com SANT JAU­ME D’EN­VE­JA

«El pro­ble­ma de la Is­la de Bu­da es que aquí no hay vo­tos, hay pa­tos», suel­ta Gui­ller­mo Bo­rés mien­tras una ma­jes­tuo­sa gar­ce­ta gran­de ex­tien­de sus in­ma­cu­la­das alas blan­cas so­bre su ca­be­za. Sí, los pa­tos se cuen­tan a cen­te­na­res, a mi­les -hay 14 va­rie­da­de­sen es­te es­pa­cio pri­vi­le­gia­do del del­ta del Ebro. Y a su la­do, pa­sean su ele­gan­te por­te los be­llí­si­mos fla­men­cos. Tam­bién hay ca­ba­llos de la Ca­mar­ga que, con sus po­de­ro­sas pa­tas, ejer­cen de cor­ta­cés­pe­des. E in­tru­sos co­mo el can­gre­jo azul y el ca­ra­col man­za­na, una pe­sa­di­lla para los arro­za­les.

Cuen­ta Bo­rés que es­te pa­tri­mo­nio me­dioam­bien­tal «a la al­tu­ra de la Sa­gra­da Fa­mí­lia» hay que agra­de­cér­se­lo a su abue­lo. «Era un gran enamorado de la na­tu­ra­le­za y con­ser­vó los hu­me­da­les en vez de trans­for­mar­los en arro­za­les, co­mo su­ce­dió en la ma­yor par­te del del­ta». De he­cho, fue su afi­ción al ti­ro al pa­to la que sal­vó las la­gu­nas y a sus pre­cia­dos in­qui­li­nos. Joan y Pe­re Bo­rés, que ad­qui­rie­ron la is­la en 1924, con­ti­nua­ron la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca lú­di­ca y la pes­ca en los Ca­lai­xos, mien­tras los pro­pie­ta­rios de fin­cas ve­ci­nas se pa­sa­ban al cul­ti­vo del arroz, más pro­duc­ti­vo, ha­cien­do des­apa­re­cer sus zo­nas la­cus­tres.

«Mi fa­mi­lia ha he­cho una ges­tión mo­dé­li­ca de los re­cur­sos na­tu­ra­les de es­ta is­la, res­pe­tan­do los eco­sis­te­mas en lu­gar de rea­li­zar una ex­plo­ta­ción agrí­co­la in­ten­si­va», ex­pli­ca el nieto, que pro­si­gue en so­li­ta­rio la qui­jo­tes­ca ba­ta­lla para la su­per­vi­ven­cia de es­te pa­ra­je de ri­ca bio­di­ver­si­dad. Ya no pue­de pes­car en las la­gu­nas -en ma­nos del Es­ta­do «tras ser ile­gal­men­te ex­pro­pia­das en 1990 a sus pro­pie­ta­rios, a los que no se otor­ga­ron los usos, co­mo es­ta­ble­ce la Ley de Cos­tas co­mo pa­go com­pen­sa­to­rio»-. So­lo pue­de ha­cer­lo en un ca­nal, don­de la ac­ti­vi­dad se re­du­ce has­ta el 20%.

El ac­ce­so a es­te trián­gu­lo in­ver­ti­do -con dos de sus la­dos abra­za­dos por el río y el ter­ce­ro, por el mar-, si­to en Sant Jau­me d’En­ve­ja, un nom­bre re­ve­la­dor, es­tá res­trin­gi­do. Sí se pue­de vi­si­tar ha­cien­do turismo ru­ral (o cien­tí­fi­co) en la fin­ca de la fa­mi­lia Bo­rés, una ma­sía que ha­cia me­dia­dos del si­glo XX, cuan­do

«Mi fa­mi­lia ha he­cho una ges­tión mo­dé­li­ca de los re­cur­sos na­tu­ra­les», di­ce el co­pro­pie­ta­rio

De­fen­sa se ins­ta­ló me­dio cen­te­nar de fa­mi­lias para cul­ti­var el arroz, con­ta­ba con igle­sia-es­cue­la y can­ti­na. «Se ce­le­bra­ban mu­chas fies­tas, ha­bía mu­cha música y di­ver­sión», cuen­ta con año­ran­za Bo­rés. Has­ta que apa­re­ció la ma­qui­na­ria agrí­co­la y des­apa­re­cie­ron los co­lo­nos.

Hay que acla­rar que el nom­bre de Bu­da no tie­ne na­da que ver con la doc­tri­na de la ilu­mi­na­ción, aun­que su pai­sa­je zen es de lo más in­di­ca­do para me­di­tar y al­can­zar el nir­va­na. Se di­ce que de­ri­va de una plan­ta tí­pi­ca de las la­gu­nas, bo­ga, en ex­tin­ción, y Bo­rés aña­de otra po­si­bi­li­dad: vie­ne de la pu­dor (pu­tre­fac­ción) que se aso­cia­ba a las zo­nas la­cus­tres.

Bo­rés se con­fie­sa: es­tá can­sa­do de lu­char con­tra unos gi­gan­tes que le ig­no­ran a él y a to­das las cria­tu­ras de es­te ca­cho del del­ta. «No les preo­cu­pa. Es muy du­ro que los del par­que na­tu­ral no quie­ran de­ba­tir los pro­ble­mas». Na­die se mo­ja. Y ahí es­tán los pa­tos, y el res­to de hués­pe­des de las la­gu­nas de agua dul­ce, con la sal al cue­llo.

JOAN REVILLAS

Gui­ller­mo Bo­rés, en­tre la na­tu­ra­le­za de la Is­la de Bu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.