La Es­pa­ña in­te­rior se va­cia y se hun­de en el de­fi­cit cró­ni­co

El Periódico Aragón - - Portada - JO­SÉ LUIS Tra­so­ba­res

El pac­to fi­nan­cie­ro que re­cla­ma­ron los ‘seis pre­si­den­tes’ po­drá ser mul­ti­la­te­ral, pe­ro no ho­mo­gé­neo

En los me­dios de la Vi­lla y Cor­te, la re­per­cu­sión in­for­ma­ti­va de la reunión de seis pre­si­den­tes de otras tan­tas co­mu­ni­da­des in­te­gra­das en la Es­pa­ña in­te­rior, la Es­pa­ña va­cía, ape­nas tu­vo re­per­cu­sión. La cró­ni­ca po­lí­ti­ca de esa jor­na­da ca­si no re­co­gió el acon­te­ci­mien­to. El lla­ma­mien­to a un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, que asu­ma la si­tua­ción de te­rri­to­rios don­de el gas­to ob­je­ti­vo se dis­pa­ra pe­ro los in­gre­sos per­ma­ne­cen es­tan­ca­dos, res­ba­ló so­bre una ac­tua­li­dad mar­ca­da por el ba­ru­llo de los tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios, por la pe­lea de las de­re­chas en­tre sí y con­tra Sán­chez, por el con­flic­to en Ca­ta­lu­ña, por la cons­tan­te pug­na en­tre me­mo­ria de­mo­crá­ti­ca y am­ne­sia fac­cio­sa y por la per­ma­nen­te in­quie­tud pro­vo­ca­da por esa eco­no­mía que ni se asien­ta ni se asen­ta­rá ya nun­ca.

Ara­gón, As­tu­rias, Cas­ti­lla-La Man­cha, Cas­ti­lla-León, Ga­li­cia y Rio­ja for­man par­te de una Es­pa­ña pro­fun­da (co­mo Ex­tre­ma­du­ra, aun­que no es­tu­vo en la ci­ta) don­de los tra­tos bi­la­te­ra­les en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral y las po­ten­tes au­to­no­mías de la pe­ri­fe­ria le­van­tan ron­chas. Así que sus pre­si­den­tes no pue­den sino exi­gir un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción pac­ta­do de for­ma mul­ti­la­te­ral. Lo cual tie­ne ló­gi­ca, pe­ro no re­sol­ve­rá la cues­tión de fon­do: que las co­mu­ni­da­des (llá­men­les re­gio­nes, na­cio­na­li­da­des o na­cio­nes, pues tan­to da en es­te ca­so) que in­te­gran Es­pa­ña pre­sen­tan si­tua­cio­nes muy di­ver­sas, ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes y ne­ce­si­da­des dis­tin­tas.

Aho­ra mis­mo. el País Vas­co es el úni­co te­rri­to­rio que no es­tá en dé­fi­cit, por la ele­men­tal ra­zón de que es el me­jor fi­nan­cia­do y uno de los más fá­ci­les de ges­tio­nar (jun­to a Madrid). Gra­cias al cu­po, sí; pe­ro gra­cias tam­bién a los in­gre­sos que pro­du­ce una eco­no­mía di­ná­mi­ca y una po­bla­ción con­cen­tra­da. O sea, que si el sis­te­ma de con­cier­to fis­cal se ex­ten­die­se a to­das las au­to­no­mías no to­das se ve­rían be­ne­fi­cia­das. Cas­ti­lla-La Man­cha no, Ex­tre­ma­du­ra o An­da­lu­cía tam­po­co. Ara­gón se que­da­ría tem­blan­do so­bre el alam­bre, por­que po­co a po­co el man­te­ni­mien­to de los ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos se es­tá en­ca­re­cien­do: so­mos po­cos, es­ta­mos des­per­di­ga­dos por un in­men­so te­rri­to­rio y ca­da vez hay más vie­jos. Ofre­cer edu­ca­ción y sa­ni­dad en Te­ruel es mu­cho más cos­to­so que ha­cer­lo en Gui­púz­coa.

Ara­gón es­tá vien­do en es­tos mis­mos mo­men­tos có­mo cre­ce su dé­fi­cit por­que el Go­bierno ha in­cre­men­ta­do las in­ver­sio­nes (se acer­can las elec­cio­nes y es pre­ci­so ofre­cer re­sul­ta­dos). Al tiem­po, tan­to la aper­tu­ra del cur­so es­co­lar co­mo su­ce­si­vas com­pa­re­cen­cias par­la­men­ta­rias de la con­se­je­ra de Sa­ni­dad han per­mi­ti­do com­pro­bar la in­su­fri­ble pre­sión de un gas­to im­pres­cin­di­ble para me­jo­rar la for­ma­ción de ni­ños y jó­ve­nes, man­te­ner es­cue­las ru­ra­les, ase­gu­rar la aten­ción sa­ni­ta­ria de es­pa­cios se­mi­de­sér­ti­cos, re­com­po­ner ser­vi­cios y re­des asis­ten­cia­les... Y to­do ello con­ti­nua­rá en­ca­re­cién­do­se. Es­pa­ña, en pro­me­dio, me­te me­nos di­ne­ro en la en­se­ñan­za que los es­ta­dos de nues­tro en­torno, y a su vez la sa­ni­dad va a dar sal­tos tec­no­ló­gi­cos que exi­gi­rán más y más re­cur­sos. Por no ha­blar de los ser­vi­cios so­cia­les en un país de vie­jos.

Ne­go­cia­ción a to­das las ban­das. Acuer­do mul­ti­la­te­ral. So­lu­cio­nes asi­mé­tri­cas que per­mi­tan sa­tis­fa­cer e in­te­grar a to­dos. Fon­dos de so­li­da­ri­dad. Sis­te­mas de re­dis­tri­bu­ción ob­je­ti­va. Equi­dad, jus­ti­cia y res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal... La in­te­gra­ción de lo di­ver­so plan­tea re­tos tre­men­dos, pe­ro se­rá pre­ci­so afron­tar­los y su­pe­rar­los de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. ¿Con un Es­ta­do fe­de­ral que re­co­noz­ca las di­fe­ren­cias? Cla­ro. ¡Có­mo, si no!

CHUS MAR­CHA­DOR

Cum­bre ig­no­ra­da Los pre­si­den­tes de la Es­pa­ña in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.