Pri­ma­rias

El Periódico Aragón - - Opinión - FRAN Osam­be­la Na­va­rro*

Yde pron­to to­do se lle­nó de pri­ma­rias. Muy le­jos que­dan aque­llas que di­lu­ci­da­ban el li­de­raz­go del PSOE en­tre Bo­rrell y

Al­mu­nia. Los dos fra­ca­sa­ron por di­fe­ren­tes mo­ti­vos y sin em­bar­go am­bos sa­lie­ron pro­pul­sa­dos a im­por­tan­tes car­gos téc­ni­cos de la UE. En las que en­cum­bra­ron a Za­pa­te­ro, una de las per­de­do­ras, Ro­sa Díez, fue re­com­pen­sa­da/ enviada por su par­ti­do co­mo eu­ro­par­la­men­ta­ria has­ta que jus­to al ex­pi­rar su car­go una sú­bi­ta epi­fa­nía le hi­zo re­ne­gar de la so­cial­de­mo­cra­cia y fun­dar UP­yD, crean­do ese hue­co ideo­ló­gi­co por el que lue­go en­tró Ciu­da­da­nos. Pre­ci­sa­men­te, tam­bién Al­bert Ri­ve­ra re­va­li­dó su li­de­raz­go en pri­ma­rias, el que pri­me­ro ob­tu­vo gra­cias al or­den al­fa­bé­ti­co y que des­pués re­fren­dó na­da me­nos que el 87,3% de sus afi­lia­dos. Po­co o na­da se ha sa­bi­do de sus otros opo­nen­tes o di­si­den­tes, que pa­re­ce han si­do ab­sor­bi­dos por la ma­te­ria os­cu­ra.

Tal ha si­do la epi­de­mia de pri­ma­rias que in­clu­so el par­ti­do más rea­cio y con­tra­rio a es­te sis­te­ma, el PP, tam­bién ha so­lu­cio­na­do así la re­pen­ti­na re­ti­ra­da de Ra­joy. Po­co han apli­ca­do en su ca­sa lo que siem­pre han pe­di­do para Es­pa­ña (cuan­do los nú­me­ros ca­sa­ban, cla­ro): que go­bier­ne la lis­ta más vo­ta­da y pun­to. Es­ta vez, la pre­fe­ri­da por la mi- li­tan­cia ya ha de­ja­do la po­lí­ti­ca, el se­gun­do se ha he­cho con el po­der gra­cias al apo­yo or­gá­ni­co y la ter­ce­ra, al pa­re­cer, tam­bién se­rá pre­mia­da con en­ca­be­zar a los po­pu­la­res des­de la distancia de Bru­se­las, qui­zá para aho­rrar la hu­mi­lla­ción cer­ca­na de una se­cre­ta­ria ge­ne­ral des­tro­na­da.

Pe­ro los más em­pe­ci­na­dos en que los par­ti­dos vuel­van a per­te­ne­cer a sus mi­li­tan­tes, sim­pa­ti­zan­tes o vo­tan­tes, tra­tan­do de de­jar atrás esas ma­qui­na­rias pe­sa­das, ob­so­le­tas y en par­te de­ma­sia­do pro­pen­sas al clien­te­lis­mo in­terno, han si­do los de Po­de­mos, que han via­ja­do del asam­blea­ris­mo a la es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca fun­cio­nal cons­tru­yen­do un re­la­to ve­ro­sí­mil pe­ro lleno de la­gu­nas. Vis­ta­le­gre II con­fir­mó a Igle­sias y des­au­to­ri­zó y mar­gi­nó a Erre­jón por su ten­den­cia pac­tis­ta, la mis­ma que aho­ra si­gue la di­rec­ción –de la que por cier­to se han ido des­li­gan­do la ma­yo­ría de los fun­da­do­res–.

Y cuan­do la fór­mu­la ya pa­re­cía con­so­li­da­da para to­dos, ca­da cual con sus pro­pios ane­xos y le­tra pe­que­ña, sal­ta la sor­pre­sa de la mano de Ma­nue­la Car­me­na, que en el 2019 con­cu­rri­rá a las mu­ni­ci­pa­les de Madrid al fren­te de una pla­ta­for­ma abier­ta. Ni pri­ma­rias ni na­da. Es­ta soy yo y aquí es­tá mi ges­tión. Juz­guen us­te­des. *Pe­rio­dis­ta

Cuan­do la fór­mu­la ya pa­re­cía con­so­li­da­da para to­dos, sal­ta la sor­pre­sa de la mano de Car­me­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.