¿De qué re­for­ma ha­bla­mos?

Coin­ci­di­mos en que es ne­ce­sa­ria y ur­gen­te, pe­ro an­tes hay que re­cu­pe­rar el diá­lo­go

El Periódico Aragón - - Opinión - La fir­ma ANTONIO Piazuelo*

Ha­ce aho­ra 40 años, tu­ve el ho­nor de vo­tar fa­vo­ra­ble­men­te, en el Con­gre­so de los Dipu­tados, el pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la que, tras el re­fe­rén­dum que se ce­le­bra­ría a con­ti­nua­ción, se con­ver­ti­ría en la nor­ma su­pre­ma que ha pre­si­di­do (y si­gue pre­si­dien­do) la más lar­ga eta­pa de li­ber­tad y bie­nes­tar que es­te país ha co­no­ci­do a lo lar­go de su His­to­ria. Fe­li­ci­da­des.

Pe­ro, co­mo a cual­quie­ra a quien le pa­sen 40 años por en­ci­ma y con in­de­pen­den­cia de que se tra­te (co­mo di­ría Joan Ma­nuel Se­rrat) de ar­te­fac­tos, bes­tias, hom­bres o mu­je­res, nues­tra Cons­ti­tu­ción pre­ci­sa­ría pa­sar por ta­lle­res pa­ra una re­vi­sión y pues­ta a pun­to. Y no pa­re­ce que es­to lo dis­cu­ta na­die. Unos opi­nan que so­lo ne­ce­si­ta un re­pa­so de cha­pa y pin­tu­ra pa­ra lu­cir co­mo nue­va y otros son par­ti­da­rios de una re­pa­ra­ción más a fon­do --in­clu­so de un cam­bio de mo­tor-- pe­ro, si nos guia­mos por lo que di­cen es­tos y aque­llos, ten­dre­mos que lle­gar a la con­clu­sión de que exis­te una­ni­mi­dad en la ne­ce­si­dad de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Lo ma­lo es que… ahí se aca­bó el con­sen­so.

Y lo peor es que no pa­re­ce que nin­guno de los ac­to­res po­lí­ti­cos que ocu­pan el es­ce­na­rio en es­tos tiem­pos ten­ga la me­nor in­ten­ción de re­me­diar­lo. Y que los argu-men­tos a fa­vor de re­for­mas li­mi­ta­das y pun­tua­les, o los que pro­po­nen cues­tio­nes de ma­yor ca­la­do, se uti­li­zan no pa­ra con­ven­cer al opo­nen­te o lle­gar a com­pro­mi­sos, sino a mo­do de ga­rro­te con el que se ati­za en la ca­be­za a los del otro ban­do. To­do ello en me­dio de es­ta fu­rio­sa, po­la­ri­za­da y eter­na cam­pa­ña elec­to­ral en la que los par­ti­dos han con­ver­ti­do la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca, ha­ya elec­cio­nes a la vis­ta o no. Me re­cuer­da al fa­mo­so cuen­to: cuan­do nos des­per­ta­mos de nues­tra pe­sa­di­lla co­ti­dia­na, de la bron­ca que ocu­pa ca­da día los pe­rió­di­cos, las ra­dios, las te­le­vi­sio­nes y el Par­la­men­to, el di­no­sau­rio de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal si­gue ahí. Lo mis­mo que el día an­te­rior, sin que na­die se ha­ya to­ma­do la mo­les­tia de avan­zar un cen­tí­me­tro pa­ra ha­cer po­si­ble lo que es ne­ce­sa­rio y, ca­da día em­pie­za a ser más ur­gen­te.

Por­que ya no se tra­ta so­lo de al­go tan ob­vio co­mo que la so­cie­dad ac­tual no es la de ha­ce cua­ren­ta años, que exis­ten reali­da­des que no po­día­mos ima­gi­nar en­ton­ces, que lle­va­mos más de trein­ta años for­man­do par­te de Eu­ro­pa y la Cons­ti­tu­ción aún no se ha en­te­ra­do, que la con­cien­cia de igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res ha cre­ci­do has­ta afec­tar tam­bién a la Corona… No, aho­ra hay asun­tos de gran im­por­tan­cia que me­re­cen una res­pues­ta po­lí­ti­ca.

Dos de ellos, al me­nos, afec­tan a ejes bá­si­cos de la Cons­ti­tu­ción. Uno fi­gu­ra na­da me­nos que en su ar­tícu­lo 1, y re­za así: La for­ma po­lí­ti­ca del Es­ta­do es­pa­ñol es la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria. Ha­ría fal­ta es­tar cie­go pa­ra no ver que esa afir­ma­ción es­tá pues­ta en te­la de jui­cio por un sec­tor nu­me­ro­so de la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te en­tre los más jó­ve­nes (por lo que, ade­más de ser nu­me­ro­so, va en cre­ci­mien­to). No es es­te el lu­gar don­de bus­car las cau­sas del fe­nó­meno, ni de co­men­tar com­por­ta­mien­tos po­co ejemplares del an­te­rior monarca o de­ba­tir so­bre el ma­yor o me­nos ca­ris­ma del ac­tual. Ni si­quie­ra de re­co­no­cer que la tra­di­ción mo­nár­qui­ca siem­pre tu­vo raí­ces po­co pro­fun­das en nues­tra so­cie­dad… Di­ré, de pa­so, que me pa­re­ce que hay asun­tos más im­por­tan­tes y ur­gen­tes pa­ra la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les que dis­cu­tir so­bre mo­nar­quía o re­pú­bli­ca, pe­ro se­ría bueno que al me­nos los par­ti­dos más im­por­tan­tes del Par­la­men­to lle­ga­sen a un prin­ci­pio de acuer­do so­bre la cues­tión.

El otro pro­ble­ma me pa­re­ce mu­cho más gra­ve por­que afec­ta a la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial, lo que es tan­to co­mo de­cir a la mé­du­la de nues­tra iden­ti­dad co­mo es­pa­ño­les y a la uni­dad del Es­ta­do. El pro­ble­ma ca­ta­lán y el pro­ble­ma vas­co (siem­pre la­ten­te) son evi­den­cias de que la Cons­ti­tu­ción, con la crea­ción del Es­ta­do de las Au­to­no­mías, pro­por­cio­nó una so­lu­ción tem­po­ral a los vie­jos con­flic­tos te­rri­to­ria­les, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra los re­sol­vió pa­ra siem­pre. Y ello con in­de­pen­den­cia de las mo­ti­va­cio­nes más o me­nos con­fe­sa­bles de los in­de­pen­den­tis­tas, de los erro­res po­lí­ti­cos co­me­ti­dos (el desa­rro­llo au­to­nó­mi­co ac­tual no se pa­re­ce na­da al pro­pues­to por los re­dac­to­res del pro­yec­to) o de la en­sor­de­ce­do­ra pro­pa­gan­da que en­tur­bia la reali­dad y la ha­ce más pe­li­gro­sa si ello es po­si­ble. Pe­ro no son esos los úni­cos pro­ble­mas. Tam­bién son evi­den­tes los im­pul­sos re­cen­tra­li­za­do­res que mue­ven a la de­re­cha es­pa­ño­la, y tam­bién esas ten­sio­nes cen­trí­pe­tas po­nen en cues­tión la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial, lo mis­mo que las ten­sio­nes cen­trí­fu­gas. Si que­re­mos que el in­ven­to nos du­re otros cua­ren­ta años, no ha­brá más

re­me­dio que po­ner­se ya a la ta­rea de bus­car una fór­mu­la que, aun­que no sa­tis­fa­ga del to­do a na­die, dé sa­li­da a los con­flic­tos más agu­dos. O, di­cho de otra for­ma, hay que bus­car y al­can­zar acuer­dos.

Pe­ro pon­ga­mos los pies en la tie­rra. ¿Có­mo se van a al­can­zar los am­plios acuer­dos que se pre­ci­san pa­ra re­for­mar el tex­to cons­ti­tu­cio­nal en un cli­ma tan en­ra­re­ci­do co­mo el que do­mi­na el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co en Es­pa­ña? ¿Es ima­gi­na­ble que los pac­tos y con­ce­sio­nes que hi­cie­ron po­si­ble la de­mo­cra­cia pue­dan re­edi­tar­se en­tre los ac­tua­les di­ri­gen­tes de los par­ti­dos?

Mu­cho me te­mo que la res­pues­ta es no. Des­de que los pro­ta­go­nis­tas de la Tran­si­ción aban­do­na­ron el pri­mer plano, asis­ti­mos a un pro­gre­si­vo en­co­na­mien­to de la po­lí­ti­ca, en el que el ad­ver­sa­rio ha pa­sa­do a ser ene­mi­go (y al ene­mi­go, ni agua). Las pro­pues­tas de uno son re­cha­za­das por los de­más en­tre gran­des as­pa­vien­tos y el me­nor atis­bo de bus­car un en­ten­di­mien­to con otros es ca­li­fi­ca- do co­mo trai­ción. Las ideas (a ve­ces mo­des­tas, pe­ro úti­les) han de­ja­do pa­so a los gran­des prin­ci­pios y las con­ce-sio­nes en­tre ri­va­les po­lí­ti­cos se con­si­de­ran la acep­ta­ción de un chan­ta­je. En una pa­la­bra, la po­lí­ti­ca se di­ri­ge hoy más a las tri­pas de los vo­tan­tes que a su in­te­lec­to, y de esa for­ma se ha­cen im­po­si­bles el de­ba­te ra­cio­nal y los acuer­dos sen­sa­tos.

En es­tas con­di­cio­nes, lo úni­co que se me ocu­rre cuan­do oi­go a unos y a otros ha­blar de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción es una pre­gun­ta: ¿de qué re­for­ma ha­bla­mos?

To­dos coin­ci­di­mos en que es ne­ce­sa­ria y ur­gen­te. Pe­ro creo que lo im­por­tan­te es re­cu­pe­rar el cli­ma de diá­lo­go. Vol­ver a ha­cer po­lí­ti­ca de las co­sas y no so­me­ter las co­sas a la con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca de ca­da cual. Re­cu­pe­rar la po­lí­ti­ca que pu­so los in­tere­ses del país de­lan­te de los de ca­da par­ti­do. Es­to es lo im­por­tan­te si que­re­mos una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción que du­re otra ge­ne­ra­ción. *Dipu­tado cons­ti­tu­yen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.