La Jus­ti­cia no es nin­gún ca­chon­deo

No es un po­der in­fa­li­ble,

El Periódico Aragón - - Portada - El ar­tícu­lo del domingo

preo­cu­pan­te y la fal­ta de me­dios so­lo ha­ce au­men­tar la len­ti­tud de la que tan­to se ha­bla. Cla­ro que si se tie­ne en cuen­ta que se man­tie­ne des­de el año 1988 en Es­pa­ña la ra­tio de que ha­ya un juez por ca­da 10.000 ha­bi­tan­tes, es nor­mal que ha­ya juz­ga­dos con so­bre­car­ga de tra­ba­jo por­que la evo­lu­ción de la so­cie­dad se ha que­da­do ob­so­le­ta pa­ra la Jus­ti­cia. Es­to tam­bién ha­bría que cam­biar­lo, y la mi­nis­tra, que es­tos días ha in­ten­ta­do pa­rar la huel­ga del ter­cer po­der y ha­ce unos me­ses ella mis­ma se­cun­dó el pa­ro, de­be­ría mos­trar una me­jor dis­po­ni­bi­li­dad. De­be ocu­rrir que en su sillón mi­nis­te­rial es­tá in­có­mo­da por sus con­ver­sa­cio­nes con el ex­co­mi­sa­rio y has­ta mu­chos com­pa­ñe­ros de Ga­bi­ne­te y de gru­po par­la­men­ta­rio mues­tran su dis­con­for­mi­dad con sus ac­tua­cio­nes.

Cla­ro que los jue­ces no de­be­rían de­ci­dir ca­si to­do en es­te país, una sen­sa­ción que se tra­du­ce aho­ra. Las im­pre­sio­nes de la Jus­ti­cia que hay en la ca­lle son que es fuer­te con el dé­bil y dé­bil con el fuer­te, que se ob­via a las per­so­nas, que se de­fien­de a los po­de­ro­sos y que es fá­cil que unos jue­ces in­ter­pre­ten la ley de una ma­ne­ra y otros de otra. Ade­más de las hi­po­te­cas, el ca­so de la cue­va os­cen­se de Cha­ves es tam­bién lla­ma­ti­vo. El juez

de­ja que el em­pre­sa­rio

que des­tru­yó la cue­va, no en­tre en la cár­cel y no pa­gue la in­dem­ni­za­ción co­rres­pon­dien­te por­que es in­sol­ven­te. ¿Aca­so no lo era tam­bién

y per­ma­ne­ció en pri­sión aun­que fue­ra una con­de­na de dos años? ¿Cuál es la di­fe­ren­cia?

Por no ha­blar en Ara­gón de ca­sos co­mo la re­pe­ti­ción del jui­cio de La Mue­de la a por­que el pri­me­ro que se ce­le­bró tu­vo irre­gu­la­ri­da­des, o có­mo se va a des­mo­ro­nar ju­di­cial­men­te el ca­so Pla­za por lo que se va vien­do, u otras mu­chas sen­ten­cias que han cam­bia­do des­pués de unos re­cur­sos.

Si no se asu­men res­pon­sa­bi­li­da­des, si na­die di­mi­te des­pués de tan­tos erro­res en la Jus­ti­cia, se abre una ren­di­ja per­fec­ta pa­ra los an­ti­de­mó­cra­tas que po­nen en du­da el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do. Y ahí anidan con mu­cha fa­ci­li­dad to­dos los ra­di­ca­lis­mos que es­ta­mos vien­do úl­ti­ma­men­te en Hun­gría, Aus­tria, Po­lo­nia, EEUU .... Y los de Vox se ven cre­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.