Es­pa­da

El Periódico Aragón - - Opinión - DI­REC­TOR

Es­ta se­ma­na se ha pues­to de ma­ni­fies­to que la Jus­ti­cia es una cues­tión de Es­ta­do. Y no a lar­go pla­zo. El ba­ru­llo mon­ta­do en torno a la sen­ten­cia so­bre las hi­po­te­cas ha de­ja­do muy to­ca­do al po­der ju­di­cial y ha ser­vi­do pa­ra ai­rear mu­chos de los pro­ble­mas que hay que so­lu­cio­nar cuan­to an­tes. Pe­ro, en cual­quier ca­so, no de­be ser­vir pa­ra po­ner en du­da la fia­bi­li­dad de la Jus­ti­cia. Es ver­dad que no es in­fa­li­ble, que hay mu­chos jue­ces que se equi­vo­can y tie­nen ac­tua­cio­nes muy cri­ti­ca­bles, pe­ro hay mu­chas sen­ten­cias que se emi­ten en to­do el país muy co­rrec­ta­men­te. Y no hay que ol­vi­dar que Es­pa­ña fi­gu­ra en­tre los paí­ses con me­nos re­cla­ma­cio­nes y con­de­nas en el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos y en el de

Jus­ti­cia de la UE. La ra­tio es­pa­ño­la es si­mi­lar a la de Ale­ma­nia, Ho­lan­da y Reino Uni­do e in­fe­rior a la de Aus­tria, Bél­gi­ca, Ita­lia o Sui­za. Lo cual no quie­re de­cir que no fal­ten con­tro­les en la Jus­ti­cia es­pa­ño­la pa­ra co­rre­gir to­dos los erro­res y asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des opor­tu­nas, co­mo con las hi­po­te­cas.

Ca­si 40 años des­pués de que en­tra­ra en vi­gor la Cons­ti­tu­ción, Es­pa­ña ne­ce­si­ta ha­cer una re­for­ma de la Jus­ti­cia. Es más que evi­den­te. Por ejem­plo, al fis­cal no lo con­tro­la na­die. El fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do lo nom­bra el Go­bierno pe­ro no tie­ne que pa­sar cuen­tas an­te na­die. Es un error. Ade­más, es otro fa­llo que su man­da­to de­pen­da del Eje­cu­ti­vo de turno. De­be­ría te­ner un man­da­to su­pe­rior al del Go­bierno que lo nom­bra, pa­ra evi­tar en lo po­si­ble una mis­ma lí­nea po­lí­ti­ca. Otra co­sa es que los fis­ca­les je­fe en ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma no ten­gan es­te pro­ble­ma y pro­lon­guen su ges­tión. ¿Por qué el fis­cal je­fe del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ara­gón,

lle­va más de ca­tor­ce años en ese pues­to? Al­go fa­lla.

Otro ejem­plo de que al­go no va bien en la Jus­ti­cia. ¿Un po­der del Es­ta­do pue­de ha­cer huel­ga? ¿Por qué los mi­li­ta­res no pue­den ha­cer huel­ga y los jue­ces y fis­ca­les si? Se­gu­ra­men­te las pe­ti­cio­nes ju­di­cia­les de los úl­ti­mos tiem­pos son muy le­gí­ti­mas. So­li­ci­tan una me­jo­ra de las con­di­cio­nes pro­fe­sio­na­les, una mo­der­ni­za­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia --que bue­na fal­ta ha­ce-- y un re­for­za­mien­to de la in­de­pen­den­cia. La de­ja­dez a la que se ha con­du­ci­do la Jus­ti­cia es

Los erro­res ju­di­cia­les abren una ren­di­ja pa­ra los an­ti­de­mó­cra­tas que se cre­cen po­nien­do en du­da el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.