Con­for­mis­mo to­ta­li­ta­rio

Gon­zá­lez Ordovás*

El Periódico Aragón - - Opinión - Al tras­luz MARÍA JOSÉ

Ave­ces las co­sas son lo que pa­re­cen, cuan­do eso ocu­rre la ver­dad es trans­pa­ren­te y fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble, pe­ro no siem­pre lo es. En mu­chas oca­sio­nes la ver­dad vi­ve ca­mu­fla­da y pa­ra co­no­cer­la se ha­ce pre­ci­so un es­fuer­zo por des-ve­lar­la, apar­tán­do­le el ve­lo tras el cual se ocul­ta. Uno de los mo­ti­vos por los que a ve­ces se ha­ce difícil dar con la ver­dad de las co­sas es por­que a me­nu­do re­sul­ta com­pli­ca­do mo­ver­nos a la ve­lo­ci­dad con que se es­con­de o es es­con­di­da. Se me ocu­rre un ejem­plo que tal vez ayu­de a acla­rar las co­sas. Ten­de­mos a creer que los to­ta­li­ta­ris­mos, sean del co­lor que sean o ha­yan si­do, han ido y si­guen yen­do acom­pa­ña­dos de ex­pre­sio­nes éti­cas y es­té­ti­cas con­tun­den­tes, arro­lla­do­ras y que, de for­ma ex­plí­ci­ta y os­ten­to­sa, no per­mi­ten na­da al mar­gen de ellos. El fas­cis­mo, el na­zis­mo, el bol­che­vis­mo... nin­guno de los to­ta­li­ta­ris­mos del XX de­ja­ba lu­gar a du­das de su ca­te­gó­ri­ca y ex­clu­yen­te pre­sen­cia. Tal vez por ello he­mos lle­ga­do a re­du­cir el to­ta­li­ta­ris­mo a al­gu­nas de esas for­mas de go­bierno y si no con esas con al­gu­na otra muy cer­ca­na o pa­re­ci­da. Sin em­bar­go no creo que tal iden­ti­fi­ca­ción sir­va pa­ra los tiem­pos que co­rren. Lo ex­plí­ci­to, lo pa­ten­te y trans­pa­ren­te no es lo úni­co que exis­te, ni siem­pre las co­sas son lo que pa­re­cen, ni siem­pre apa­re­cen an­te nues­tra vis­ta co­mo ta­les. En mi opi­nión el con­for­mis­mo en­ten­di­do co­mo acep­ta­ción acrí­ti­ca y cie­ga de lo que exis­te has­ta el pun­to de in­va­li­dar y anu­lar las con­di­cio­nes de po­si­bi­li­dad de la exis­ten­cia de otras for­mas de pen­sa­mien­to, vi­da, go­bierno o creen­cia es tam­bién un ti­po de to­ta­li­ta­ris­mo. El to­ta­li­ta­ris­mo que, de for­ma si­len­cio­sa, se avie­ne o con­tem­po­ri­za con vio­len­cias o dis­cri­mi­na­cio­nes in­jus­ti­fi­ca­das pe­ro cu­yo cues­tio­na­mien­to no nos plan­tea­mos por­que po­dría con­du­cir al cues­tio­na­mien­to mis­mo de la pro­pia for­ma del ver o ser en el mun­do. Di­cho de otro mo­do: ca­llar­se y acep­tar por co­mo­di­dad, co­bar­día o egoís­mo exa­cer­ba­do lo que se sa­be o tie­ne por in­jus­to pue­de aca­bar sien­do una for­ma de to­ta­li­ta­ris­mo si, le­jos de ser un com­por­ta­mien­to ais­la­do o in­di­vi­dual, se tra­ta de una con­duc­ta ex­ten­di­da e in­terio­ri­za­da por la ma­yo­ría de una so­cie­dad. De he­cho la his­to­ria nos ofre­ce da­tos de có­mo cier­tas for­mas de go­bierno to­ta­li­ta­rio con­ta­ron con el apo­yo ne­ce­sa­rio y su­fi­cien­te de par­te de su so­cie­dad pa­ra apro­piar­se y/o man­te­ner­se en el po­der. Con­for­mar­se o mi­rar pa­ra otro la­do pue­de con­ver­tir­se en un ac­to to­ta­li­ta­rio cuan­do sin al­ha­ra­cas, ni rui­do se sos­tie­nen gra­cias a nues­tra aquies­cen­cia, omi­sión o pa­si­vi­dad si­tua­cio­nes pa­ra las que no ca­be jus­ti­fi­ca­ción o no al me­nos des­de un plan­tea­mien­to de jus­ti­cia de mí­ni­mos. El tra­ta­mien­to de los re­fu­gia­dos por par­te de la Unión Eu­ro­pea, por mi­rar pri­me­ro den­tro de ca­sa, o el de los inmigrantes la­ti­noa­me­ri­ca­nos por par­te de EEUU pe­ro sa­bien­do que no son los úni­cos ejem­plos po­si­bles y que no es so­lo en Oc­ci­den­te don­de el con­for­mis­mo pue­de ad­qui­rir tin­tes to­ta­li­ta­rios sino que la glo­ba­li­za­ción con­sien­te y expande cier­ta for­ma de in­do­len­cia no for­tui­ta que con­tri­bu­ye a des­va­li­jar el dis­cur­so de los de­re­chos hu­ma­nos, re­du­cién­do­lo a un be­llo pe­ro irre­le­van­te poe­ma. No se exi­me con ello de res­pon­sa­bi­li­dad a quie­nes de for­ma di­rec­ta y cons­cien­te adop­tan de­ci­sio­nes en esa di­rec­ción o, to­do lo con­tra­rio, de­ci­den no adop­tar­las. Me­dir y pe­sar la res­pon­sa­bi­li­dad es ta­rea difícil, ¡quién lo du­da! pe­ro, aun­que en pu­ra ló­gi­ca ten­gan más po­der, qui­zás no es­té de más re­cor­dar que no so­lo los po­de­ro­sos tie­nen el po­der de ha­cer y de­cir al­go al res­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.