¿Una gue­rra de 30 años?

Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que la con­fla­gra­ción du­ró real­men­te de 1914 a 1945

El Periódico Aragón - - Internacional - AL­BERT GA­RRI­DO epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com BAR­CE­LO­NA

El fi­nal de la pri­me­ra gue­rra mun­dial es pa­ra mu­chos au­to­res el ini­cio del si­glo XX cor­to, el que dis­cu­rre en­tre el 28 de ju­nio de 1919 (tra­ta­do de Ver­sa­lles) y la caí­da del mu­ro de Ber­lín (9 de no­viem­bre de 1989). O lo que es lo mis­mo, el tiem­po trans­cu­rri­do en­tre una con­fi­gu­ra­ción nue­va de Eu­ro­pa, con la des­apa­ri­ción de los im­pe­rios cen­tra­les y el sur­gi­mien­to de nue­vas na­cio­nes, y el hun­di­mien­to de la sur­gi­da del fi­nal de la se­gun­da gue­rra mun­dial y la gue­rra fría.

Otros ha­blan de la gue­rra de los 30 años del si­glo XX, de 1914 a 1945, con un pe­rio­do de ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te en­tre las dos gran­des ma­tan­zas (19191939), 20 años en los que se re­gis­tra la con­sa­gra­ción de tres mo­de­los di­fe­ren­tes de to­ta­li­ta­ris­mo: el es­ta­li­nis­mo, el fas­cis­mo y el na­zis­mo. De tal ma­ne­ra que la paz es­ta­ble­ci­da en Ver­sa­lles no de­ja de ser una fal­sa paz, por­que en sus im­per­fec­cio­nes se desa­rro­lla la se­mi­lla de otra gue­rra que po­ne de ma­ni­fies­to la de­bi­li­dad de los ins­tru­men­tos pen­sa­dos pa­ra evi­tar­la, con la inope­ran­cia de la So­cie­dad de Na­cio­nes en pri­me­rí­si­mo lu­gar. Fren­te a los 14 pun­tos de Woo­drow Wil­son, pen­sa­dos pa­ra di­se­ñar un mun­do más es­ta­ble e in­ter­de­pen­dien­te, que in­clu­ye el re­co­no­ci­mien­to de las nue­vas na­cio­nes y el desar­me de los con­ten­dien­tes, se im­po­ne la fuer­za de los he­chos: la im­po­si­bi­li­dad de las po­ten­cias li­be­ra­les de cons­ti­tuir una alian­za per­ma­nen­te pa­ra «do­mi­nar la tre­men­da di­ná­mi­ca, prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de ma­ne­jar, del mun­do mo­derno», se­gún Adam Too­ze.

Los fac­to­res que lle­va­ron a Eu­ro­pa de una gue­rra a otra a tra­vés de 20 años tor­men­to­sos fue­ron muy di­ver­sos. En­tre ellos de­be con­tar­se el ape­go a un pa­ci­fis­mo sin ga­ran­tías que per­mi­tió a Ale­ma­nia rearmarse y apli­car en Eu­ro­pa cen­tral la doc­tri­na del Le­bens­raum (es­pa­cio vi­tal) y de un pan­ger­ma­nis­mo exa­cer­ba­do –ane­xión de Aus­tria y de los Su­de­tes– des­pués de la lle­ga­da de Adolf Hitler al po­der (1933), el ais­la­cio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se, los efec­tos del crack de 1929, el ex­clu­si­vis­mo bri­tá­ni­co, y el error de Fran­cia de di­se­ñar un sis­te­ma de de­fen­sa de es­pal­das a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, al­go que vis­lum­bró Char­les de Gau­lle.

Los re­dac­to­res del tra­ta­do de 1919 es­tu­vie­ron más pen­dien­tes de es­ta­ble­cer un me­ca­nis­mo pa­ra ges­tio­nar la posguerra que de sa­car con­clu­sio­nes de las con­di­cio­nes que lle­va­ron a la con­tien­da en 1914. Un des­pa­cho del Fo­reign Of­fi­ce de 1920 da por lo­gra­do el con­trol so­bre Ale­ma­nia, aun­que aquel país se hun­de inexo­ra­ble­men­te en una cri­sis so­cial sin pre­ce­den­tes, y con­si­de­ra ade­más que las re­pa­ra­cio­nes de gue­rra im­pe­di­rán un re­na­cer agre­si­vo del Reich. Po­co tiem­po des­pués, la di­plo­ma­cia bri­tá­ni­ca com­par­te con la fran­ce­sa la idea de que el in­ven­to de Yu­gos­la­via, una mo­nar­quía

Los ac­to­res de la pri­me­ra gue­rra son los mis­mos de la se­gun­da, pe­ro con dis­tin­tas alian­zas

ar­ti­fi­cial, aca­ba­rá con las ten­sio­nes en los Bal­ca­nes, des­oyen­do a cuan­tos pien­san que su exis­ten­cia se­rá a la lar­ga fuen­te de nue­vos pro­ble­mas.

En La mon­ta­ña má­gi­ca (1924), Tho­mas Mann es­cri­be que con el es­ta­lli­do de la Gran Gue­rra «co­men­za­ron mu­chas co­sas que, en el fon­do, to­da­vía no han de­ja­do de co­men­zar». Se­gún el gran es­cri­tor, sub­ya­ce la im­pre­sión de que lo acae­ci­do en Eu­ro­pa con el fi­nal de la gue­rra tie­ne «cier­tas co­sas en co­mún con los cuen­tos», con­ven­ci­das las gran­des po­ten­cias de que es im­po­si­ble que se re­pi­ta la he­ca­tom­be gra­cias al re­cuer­do de lo su­ce­di­do en­tre 1914 y 1919. Una su­po­si­ción com­ple­ta­men­te des­pe­ga­da de la reali­dad: los prin­ci­pa­les ac­to­res de la pri­me­ra gue­rra mun­dial fue­ron los mis­mos que los de la se­gun­da, so­lo que con cam­bios en la con­fi­gu­ra­ción de las alian­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.