En pri­mer plano. Un cam­pe­sino pe­ruano ha pues­to en ja­que al sec­tor de la ener­gía. Ale­ma­nia aca­ba de acep­tar su de­man­da con­tra la em­pre­sa RWE, a la que acu­sa de con­tri­buir al des­hie­lo de los gla­cia­res de los An­des.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - SUMARIO - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / FO­TO­GRA­FÍA: ALE­XAN­DER LU­NA

Es­te hom­bre ha pues­to en ja­que al sec­tor de la ener­gía. Ale­ma­nia aca­ba de acep­tar su de­man­da con­tra la em­pre­sa RWE. La acu­sa de con­tri­buir al des­hie­lo de los gla­cia­res de los An­des. So­lo pi­de una in­dem­ni­za­ción de 17.000 eu­ros, pe­ro si ga­na sen­ta­rá un pre­ce­den­te en to­do el mun­do.

DE UN L ADO, GOLI AT. Es de­cir: RWE, gi­gan­te ener­gé­ti­co ale­mán fun­da­do en 1898, con se­de en Es­sen; 71.000 em­plea­dos y unos ac­ti­vos va­lo­ra­dos en 93.000 mi­llo­nes de eu­ros. Fren­te a él, Da­vid. O, me­jor di­cho: Saúl Lu­ciano, un cam­pe­sino an­dino de 38 años, pa­dre de dos hi­jos, que vi­ve en Hua­raz, una ciu­dad pe­rua­na ro­dea­da de gla­cia­res por cu­yo des­hie­lo es­te hom­bre ha de­ci­di­do pe­dir cuen­tas. Lu­ciano de­man­dó a RWE en 2015. Su que­re­lla con­si­de­ra que esta em­pre­sa ha con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te al efec­to in­ver­na­de­ro y, por con­si­guien­te, al des­hie­lo de los gla­cia­res de los An­des, aun­que no ten­ga allí ins­ta­la­ción al­gu­na. Pa­ra ello se ba­sa en un in­for­me di­ri­gi­do por el con­sul­tor cli­má­ti­co Ri­chard Hee­de, que iden­ti­fi­ca a los emi­so­res de CO2 y me­tano des­de la Re­vo­lu­ción Industrial a nues­tros días. Hee­de cul­pa del cam­bio cli­má­ti­co a 90 gran­des com­pa­ñías, res­pon­sa­bles del 90 por cien­to de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Es un es­tu­dio po­lé­mi­co. Sus de­trac­to­res ar­gu­men­tan que no se pue­de res­pon­sa­bi­li­zar a es­tas cor­po­ra­cio­nes por sa­tis­fa­cer la de­man­da ener­gé­ti­ca de sus clien­tes: mi­les de mi­llo­nes de con­su­mi­do­res dis­pues­tos a sa­cri­fi­car el me­dioam­bien­te por no cam­biar su es­ti­lo de vi­da. Ini­cial­men­te, el com­ba­te pa­re­cía tan de­sigual co­mo el de Da­vid con­tra Goliat. Ha­ce unas se­ma­nas, sin em­bar­go, to­do dio un gi­ro ines­pe­ra­do. Un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes ale­mán ad­mi­tió a trá­mi­te la que­re­lla, en con­tra de lo re­suel­to por una ins­tan­cia in­fe­rior. «Es una de­ci­sión his­tó­ri­ca, pe­ro el des­hie­lo con­ti­núa y se­gui­rá si no se to­man me­di­das pa­ra fre­nar­lo», ad­vier­te Lu­ciano. El re­sul­ta­do de la con­tien­da pue­de sen­tar pre­ce­den­tes en to­do el mun­do. Ya su­ce­dió con in­dus­trias co­mo la ta­ba­que­ra, que sa­be lo du­ro que es en­fren­tar­se a mi­les de de­man­das ci­vi­les. Lu­ciano es pun­ta de lan­za de una tác­ti­ca po­co con­ven­cio­nal que se ex­tien­de por el pla­ne­ta: ciu­da­da­nos que lle­van a juicio a go­bier­nos y gran­des com­pa­ñías por el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les. Su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos, Nue­va Ze­lan­da, Pa­kis­tán... La que­re­lla de Lu­ciano, en to­do ca­so, es in­só­li­ta y su ar­gu­men­ta­ción, sor­pren­den­te; y más aún que es­té pros­pe­ran­do, pe­se al es­cep­ti­cis­mo ini­cial de mu­chos ex­per­tos le­ga­les.

Si fa­llan a su fa­vor, la in­dus­tria ener­gé­ti­ca po­dría en­fren­tar­se a mi­les de de­man­das ci­vi­les. Ya su­ce­dió con la in­dus­tria ta­ba­que­ra

Aho­ra bien, ¿por qué RWE pre­ci­sa­men­te? La res­pues­ta es pu­ro prag­ma­tis­mo. «Una de­man­da se­me­jan­te ten­dría mu­chas me­nos po­si­bi­li­da­des en Es­ta­dos Uni­dos o Ara­bia Sau­dí», ex­pli­ca Noah Wal­ker-Craw­ford, un por­ta­voz de Ger­man­watch, la ONG que ase­so­ra a Lu­ciano y le pa­ga los via­jes a Ale­ma­nia y las mi­nu­tas de su abo­ga­da. A lo que el cam­pe­sino pe­ruano aña­de: «¿Por qué no pe­dir cuen­tas a los gran­des cul­pa­bles del cam­bio cli­má­ti­co? ¿Por qué la gen­te que me­nos con­ta­mi­na se tie­ne que con­for­mar y en­fren­tar­se en so­li­ta­rio a los ries­gos? Me pa­re­ce muy in­jus­to». L A MONTAÑA QUE S E DERRI T E . La fa­mi­lia de Lu­ciano, hi­jo de un pe­que­ño agri­cul­tor, po­see un par de hec­tá­reas, a 3600 me­tros de al­ti­tud. «Cul­ti­va­mos pa­ta­tas, maíz, qui­noa... y te­ne­mos unas po­cas ca­be­zas de ga­na­do; yo, ade­más, tra­ba­jo co­mo guía pa­ra los tu­ris­tas. Des­de ni­ño, siem­pre he vis­to las cum­bres blan­cas por las nie­ves per­pe­tuas y los gla­cia­res, pe­ro las mon­ta­ñas se de­rri­ten. ¡Lo veo con mis pro­pios ojos! El la­go Pal­ca­co­cha es­tá por en­ci­ma de ellas y se ha con­ver­ti­do en un pe­li­gro por­que ca­da vez tie­ne más agua por el des­hie­lo. En cual­quier mo­men­to pue­de des­bor­dar­se y cau­sar una ca­tás­tro­fe. Pa­ra los que vi­vi­mos en el va­lle es una ame­na­za ex­tre­ma». Des­de lue­go, los di­rec­ti­vos de RWE de­bie­ron de fro­tar­se los ojos cuan­do fue­ron in­for­ma­dos de la de­man­da. «¿La­go Pal­ca­co­cha? ¿Qué se nos ha per­di­do allí?». En re­su­mi­das cuen­tas, ¿por qué ten­dría una em­pre­sa ale­ma­na que ha­cer­se res­pon­sa­ble de los per­jui­cios que oca­sio­na a unos cam­pe­si­nos de Pe­rú un pro­ble­ma glo­bal co­mo el cam­bio cli­má­ti­co? «No ve­mos nin­gu­na ba­se le­gal pa­ra esta re­cla­ma­ción, que nos pa­re­ce in­jus­ti­fi­ca­da e inacep­ta­ble –ale­ga Klaus-Pe­ter Kress, re­pre­sen­tan­te de RWE–. Y

"Des­de ni­ño, siem­pre he vis­to las cum­bres blan­cas, pe­ro las mon­ta­ñas se de­rri­ten. ¡Lo veo con mis pro­pios ojos!"

no tie­ne en cuen­ta los mi­les de mi­llo­nes in­ver­ti­dos por la com­pa­ñía en los úl­ti­mos años pa­ra re­du­cir los efec­tos con­ta­mi­nan­tes de su ac­ti­vi­dad». La de Lu­ciano no es una de­man­da mul­ti­mi­llo­na­ria. Ape­nas re­cla­ma 17.000 eu­ros y, sub­ra­ya, ni si­quie­ra son pa­ra él. El di­ne­ro per­mi­ti­ría co­men­zar la cons­truc­ción de un nue­vo di­que –se su­ma­ría a los dos er­gui­dos en 1974, cuan­do el la­go em­bal­sa­ba me­dio mi­llón de me­tros cú­bi­cos por los 17 mi­llo­nes ac­tua­les– y un sis­te­ma de aler­ta en ca­so de ave­ni­da, pe­ro el pro­yec­to lle­va mu­cho re­tra­so. ¿Por qué una can­ti­dad tan mo­des­ta? ¿Y có­mo se ha cal­cu­la­do? Las cuen­tas son, cuan­do me­nos, cu­rio­sas. Por un la­do, el in­for­me de Hee­de se­ña­la que RWE es res­pon­sa­ble del 0,5 por cien­to de las emi­sio­nes de car­bono en la era industrial. Por otro, el cos­te es­ti­ma­do de ese ter­cer di­que es de 3,5 mi­llo­nes de dó­la­res. RWE pa­ga­ría así en fun­ción de su res­pon­sa­bi­li­dad pro­por­cio­nal. Son 17.000 dó­la­res que pue­den pa­re­cer cal­de­ri­lla, pe­ro que tie­nen gran va­lor sim­bó­li­co. Lo que re­cla­ma Lu­ciano es «jus­ti­cia cli­má­ti­ca», y el im­pac­to de una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble po­dría te­ner con­se­cuen­cias de­mo­le­do­ras. L A OL A MOR­TAL. «Que­re­mos vi­vir sin mie­do», re­su­me Lu­ciano. Y no exa­ge­ra. El la­go Pal­ca­co­cha tie­ne ki­ló­me­tro y me­dio de lon­gi­tud y una pro­fun­di­dad de 75 me­tros. Si re­vien­ta, los mo­de­los in­for­má­ti­cos pre­di­cen una ola de 30 me­tros que en­te­rra­ría Hua­raz –don­de 55.000 per­so­nas vi­ven en zo­nas inun­da­bles– en un tsu­na­mi de ba­rro. «Ya su­ce­dió en 1941», re­cuer­da Lu­ciano. Ese año, el la­go Pal­ca­co­cha cau­só una ava­lan­cha que ma­tó a 3000 per­so­nas. Des­de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, de he­cho, el cam­bio cli­má­ti­co ha cau­sa­do ria­das en la Cor­di­lle­ra Blan­ca que se han co­bra­do la vi­da de al me­nos 25.000 per­so­nas. Con­fian­do en que Dios cal­ma­ría a la na­tu­ra­le­za, los pe­rua­nos en­via­ron sa­cer­do­tes a la montaña, pe­ro tam­bién in­ge­nie­ros que, con pre­su­pues­tos mi­núscu­los, han tra­ba­ja­do en es­tra­te­gias in­no­va­do­ras pa­ra dre­nar las do­ce­nas de la­gu­nas for­ma­das por el des­hie­lo, ex­pli­ca el geó­lo­go Mark Carey. De es­te mo­do, los 600 gla­cia­res de Pe­rú se han con­ver­ti­do en un la­bo­ra­to­rio mun­dial so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. Pe­rú es un país muy vul­ne­ra­ble, ya que allí se ubi­ca el 70 por cien­to de los gla­cia­res tro­pi­ca­les del mun­do. Al­gu­nos han per­di­do el 90 por cien­to de su ma­sa. En mu­chos lu­ga­res el agua flu­ye sin pe­li­gro en for­ma de ma­nan­tia­les,

pe­ro en el la­go Pal­ca­co­cha esta agua se em­bal­sa de ma­ne­ra na­tu­ral, en­ca­jo­na­da por mo­rre­nas –los se­di­men­tos que for­man el le­cho– que son dé­bi­les es­truc­tu­ral­men­te. A me­di­da que el vo­lu­men de agua au­men­ta la pre­sión so­bre ellas, pue­den frac­tu­rar­se. Hoy, el Pal­ca­co­cha ame­na­za otra vez a los ha­bi­tan­tes de Hua­raz, don­de se al­ter­nan se­quías e inun­da­cio­nes, aun­que mu­chos re­cha­zan ser realo­ja­dos en lu­ga­res más se­gu­ros. UN PUE­BLO ASUS­TA­DO. Lu­cia no se ha en­con­tra­do con la in­com­pren­sión de al­gu­nos de sus paisanos. «Me han cri­ti­ca­do por via­jar a Ale­ma­nia. Al­gu­nos han di­cho que iba a ven­der la la­gu­na», se la­men­ta. Ha­ce un año, una es­ta­ción de vi­gi­lan­cia me­teo­ro­ló­gi­ca que se ins­ta­ló en el la­go 513, jun­to a un pue­blo lla­ma­do So­le­dad, fue asal­ta­da por los ve­ci­nos, que rom­pie­ron las an­te­nas y el ins­tru­men­tal. La es­ta­ción de llu­vias se de­mo­ra­ba, los cam­pos se agos­ta­ban, el ga­na­do mo­ría y los cam­pe­si­nos co­men­za­ron a sos­pe­char que los

La de­man­da se ba­sa en un po­lé­mi­co es­tu­dio que cul­pa del cam­bio cli­má­ti­co a 90 gran­des com­pa­ñías del mun­do

cien­tí­fi­cos sui­zos y pe­rua­nos de la es­ta­ción te­nían al­go que ver. Los hi­cie­ron huir a pe­dra­das. Tres días des­pués llo­vió. Los cam­pe­si­nos es­ta­ban eu­fó­ri­cos y ni si­quie­ra per­mi­tie­ron que el per­so­nal vol­vie­se a re­co­ger sus co­sas. Si ocu­rre un des­bor­da­mien­to, sin em­bar­go, ya no tie­nen quien los avi­se. En el Pal­ca­co­cha sí que hay un sis­te­ma de aler­ta, for­ma­do por una do­ce­na de tra­ba­ja­do­res de co­mu­ni­da­des que­chuas, que vi­ven en un cam­pa­men­to a 4500 me­tros de al­ti­tud. Ca­da dos ho­ras se co­mu­ni­can por ra­dio con las au­to­ri­da­des en Hua­raz. El ca­so de Lu­ciano en­tra aho­ra en la fa­se de re­co­gi­da de prue­bas. No se­rá ta­rea fá­cil. ¿El ho­gar de Lu­ciano es­tá en pe­li­gro por el des­hie­lo? ¿Las emi­sio­nes his­tó­ri­cas de RWE real­men­te su­man el 0,5 por cien­to de la con­ta­mi­na­ción acu­mu­la­da des­de los al­bo­res de la in­dus­tria­li­za­ción? ¿Se pue­de de­mos­trar que es­te por­cen­ta­je con­tri­bu­ye al ries­go de ava­lan­cha en Hua­raz? La abo­ga­da de Lu­ciano cal­cu­la que la lu­cha ju­di­cial pue­de du­rar cin­co años. Saúl no se des­ani­ma: «No nos que­da otra. O es­pe­ra­mos a que su­ce­da una des­gra­cia o ha­ce­mos al­go. Lle­va­mos ca­si tres años lu­chan­do por nues­tros de­re­chos. No so­lo es­tá en jue­go la su­per­vi­ven­cia de mi fa­mi­lia, es­ta­mos de­fen­dien­do los de­re­chos de los ha­bi­tan­tes de to­do el mun­do que su­fren las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co. Hay mu­cho ca­mino que re­co­rrer. Pe­ro yo es­toy acos­tum­bra­do a los ca­mi­nos lar­gos y em­pi­na­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.