Erro­res que acre­cien­tan nues­tro op­ti­mis­mo

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - ELLA&ÉL - por David True­ba www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

el año ha co­men­za­do con dos no­ti­cias tan sor­pren­den­tes que pue­de que mar­quen una ten­den­cia en es­te re­cién es­tre­na­do 2018. ¿Y si es­tu­vié­ra­mos an­te el año de las fal­sas im­pre­sio­nes, de las fal­sas alar­mas, de las fal­sas reali­da­des? An­de­mos pre­ve­ni­dos. Las dos no­ti­cias son dis­tin­tas, pe­ro con un tin­te si­mi­lar. En la pri­me­ra de ellas, un pre­so es­pa­ñol fue da­do por muer­to en la cár­cel y en­via­do al ana­tó­mi­co fo­ren­se. Era un pre­so jo­ven y los guar­dia­nes lo en­con­tra­ron azul e in­mó­vil en su ca­ma. Dos doc­to­res de la pri­sión cer­ti­fi­ca­ron su fa­lle­ci­mien­to al no en­con­trar­le las se­ña­les vi­ta­les en una ex­plo­ra­ción so­me­ra que les con­fir­mó la muer­te. El ca­so es que el pre­so lle­gó al fo­ren­se den­tro de una bol­sa ne­gra de esas con cre­ma­lle­ra don­de se tras­la­dan los cuer­pos. Allí, uno de los vi­gi­lan­tes es­cu­chó sus ron­qui­dos y al­go des­pués sus pro­tes­tas y co­rrie­ron a abrir la bol­sa y en­con­trar que el muer­to es­ta­ba vi­vo. Aún no se han es­cla­re­ci­do las cau­sas de su es­ta­do, in­clu­so se ma­ne­jó la po­si­bi­li­dad de un in­ten­to de sui­ci­dio por in­ges­ta de pas­ti­llas, pe­ro lo sor­pren­den­te es la re­su­rrec­ción, que ha re­ver­de­ci­do en los que cre­ci­mos con los cuen­tos de Poe ro­da­dos por la Ham­mer la idea de que des­pués de muer­to aún se re­vi­ve pa­ra cla­var las uñas, de­ses­pe­ra­do, en el fo­rro in­te­rior del ataúd, una le­yen­da ur­ba­na de nues­tra in­fan­cia. El se­gun­do in­ci­den­te es aún más sor­pren­den­te y es­ca­bro­so, si ca­be. Las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas lan­za­ron por error un avi­so de ata­que por mi­sil so­bre la is­la de Ha­wái. El men­sa­je lo re­ci­bie­ron to­dos los ciu­da­da­nos por el mó­vil, un sis­te­ma que ya es uti­li­za­do por mu­chos or­ga­nis­mos ofi­cia­les. Sin ir más le­jos, los es­pa­ño­les re­ci­bi­mos un tex­to en el mó­vil cuan­do via­ja­mos al ex­tran­je­ro don­de nos in­di­can el te­lé­fono del con­su­la­do lo­cal por si hay al­gún pro­ble­ma. El con­flic­to lle­ga cuan­do no re­ci­bes men­sa­je nin­guno an­te pro­ble­mas fun­da­men­ta­les o re­ci­bes uno por equi­vo­ca­ción. Es­to es lo que pa­só en Ha­wái, y pa­ra cuan­do se re­sol­vió que la alar­ma era fal­sa y se avi­só a la po­bla­ción por to­dos los me­dios po­si­bles del error, mu­chos de ellos ya ha­bían pa­sa­do los peo­res mo­men­tos de su vi­da. Fa­mi­lias en­te­ras en re­fu­gios im­pro­vi­sa­dos, ba­jo la ca­ma, den­tro de ar­ma­rios. Los más es­toi­cos reunie­ron a los se­res que­ri­dos y co­gi­dos de la mano re­za­ron mien­tras es­pe­ra­ban la de­fla­gra­ción. No es ra­ro que si el sis­te­ma de alar­ma con­sis­te en que un ti­po aprie­te un bo­tón de men­sa­je pue­da ha­ber erro­res. Al­guien se ha creí­do eso de que las nue­vas tec­no­lo­gías nos pro­te­ge­rán de ac­ci­den­tes, pe­ro, más que eso, cau­sa­rán su pro­pio ti­po de ac­ci­den­te, co­mo ha si­do el ca­so. Lo te­rri­ble no es pen­sar que la alar­ma por ata­que pue­da lan­zar­se por error, lo peor es sa­ber que el bo­tón ató­mi­co es­tá en ma­nos de des­ce­re­bra­dos de mag­ni­tud uni­ver­sal. Nun­ca el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad es­tu­vo en tan pre­ca­rio es­ta­do y, sin em­bar­go, con­ser­va­mos el op­ti­mis­mo de es­pe­cie ele­gi­da, inago­ta­bles co­mo so­mos pa­ra el asom­bro. El cer­ti­fi­ca­do de fa­lle­ci­mien­to ha si­do has­ta aho­ra el úni­co trá­mi­te que nos he­mos to­ma­do en se­rio, sa­be­do­res de que to­do lo de­más tie­ne en­mien­da y ata­jos de es­ca­pe. Has­ta aho­ra mo­rir­se era el trá­mi­te ab­so­lu­to y re­ci­bir un ata­que ex­tran­je­ro con mi­si­les nu­clea­res, la pe­sa­di­lla más re­cu­rren­te. Des­pués de es­te arran­que de año nos en­con­tra­mos con que in­clu­so esos dos vec­to­res del pá­ni­co pue­den es­tar sien­do mal ges­tio­na­dos. Por esa re­gla de tres ya no nos cree­re­mos ni la pro­pia muer­te ni el apo­ca­lip­sis nu­clear, por lo que el op­ti­mis­mo na­tu­ral de nues­tra es­pe­cie re­ci­be un im­pul­so ma­ra­vi­llo­so. Te­ne­mos que ce­le­brar erro­res así por­que nos acer­can a la po­si­bi­li­dad de re­la­ti­vi­zar­lo to­do, que es lo que vie­ne sien­do el mo­ti­vo por el que el ser hu­mano me­dio no cae en la de­ses­pe­ra­ción ab­so­lu­ta al ob­ser­var su sino y el ca­rác­ter de las per­so­nas ele­gi­das pa­ra re­gir nues­tros des­ti­nos. Cla­ro que hay es­pe­ran­za, por su­pues­to, qui­zá to­do es­to es un error, una fal­sa alar­ma. Si na­da es ver­dad, na­da due­le tan­to. No sé si es la peor ma­ne­ra de em­pe­zar el año o la me­jor. Re­sol­va­mos la du­da en di­ciem­bre.

Las nue­vas tec­no­lo­gías nos pro­te­ge­rán de ac­ci­den­tes, pe­ro, más que eso, cau­sa­rán su pro­pio ti­po de ac­ci­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.