Los Sac­kler

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - MAGAZINE -

han da­do su ape­lli­do a mu­seos y uni­ver­si­da­des, ga­le­rías de ar­te, be­cas y pro­gra­mas cien­tí­fi­cos... Un as­te­roi­de ha si­do bau­ti­za­do Sac­kler en su ho­nor. Y una ro­sa. To­do lo be­llo lla­ma su aten­ción. Y es­tán dis­pues­tos a abrir su bi­lle­te­ra pa­ra pro­mo­cio­nar­lo. No exis­ten me­ce­nas más ge­ne­ro­sos, por al­go los llaman los Mé­di­ci del si­glo XX. Bien lo sa­ben en el Gug­gen­heim, en el Lou­vre, en el Mu­seo Bri­tá­ni­co, en el Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Nue­va York... Tie­nen más di­ne­ro que los Rockefeller. Unos 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún For­bes. Ca­tor­ce ve­ces más que el Cha­po Guz­mán, je­fe del cár­tel de Si­na­loa. So­lo que el pro­duc­to que fa­bri­can los Sac­kler se ven­de en las far­ma­cias. El Ox­yCo­din que ellos crea­ron es una sus­tan­cia que pre­sun­ta­men­te ha en­gan­cha­do pri­me­ro, y ma­ta­do des­pués, a más de 200.000 nor­te­ame­ri­ca­nos des­de 1995. La ad­mi­ra­ción que des­pier­tan los Sac­kler –los tres her­ma­nos fun­da­do­res, aho­ra fa­lle­ci­dos, y sus des­cen­dien­tes– se mez­cla aho­ra con otros sen­ti­mien­tos. Ira, ra­bia, in­cre­du­li­dad... ¿Có­mo han po­di­do uti­li­zar su pres­ti­gio pa­ra crear va­rias ge­ne­ra­cio­nes de adic­tos, con la com­pli­ci­dad de mé­di­cos y au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias? ¿Có­mo se las han arre­gla­do pa­ra que su ape­lli­do nun­ca se re­la­cio­na­ra con el pro­duc­to que ven­dían y que los hi­zo ri­cos? To­do es­to se pre­gun­ta la pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na (des­de The New Yor­ker a Los An­ge­les Ti­mes) mien­tras los se­ña­lan co­mo má­xi­mos res­pon­sa­bles de la ma­yor cri­sis de sa­lud de la his­to­ria de EE.UU: la adic­ción a to­do ti­po de dro­gas, le­ga­les e ile­ga­les. Le­jos de en­to­nar el mea cul­pa, los Sac­kler se pro­po­nen aho­ra con­quis­tar el mun­do, se­gún ha ad­ver­ti­do un gru­po de con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. «Pur­due (la far­ma­céu­ti­ca de los Sac­kler) em­pe­zó la cri­sis de los opioi­des que ha de­vas­ta­do a la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Y hoy Mun­dip­har­ma, su fi­lial, es­tá usan­do las mis­mas prác­ti­cas en­ga­ño­sas

Con­ven­cie­ron -se­gún el in­ves­ti­ga­dor Ko­lodny- a los mé­di­cos de que la adic­ción a los opiá­ceos era una exa­ge­ra­ción. Pa­ra ca­si cual­quier do­lor em­pe­zó a re­ce­tar­se oxi­co­do­na

y des­pia­da­das pa­ra ven­der Ox­yCon­tin en el ex­tran­je­ro», di­ce la car­ta de los con­gre­sis­tas pu­bli­ca­da por Los An­ge­les Ti­mes. El ori­gen de la for­tu­na de la fa­mi­lia Sac­kler es la far­ma­céu­ti­ca Pur­due, aun­que ni si­quie­ra apa­re­cen men­cio­na­dos en la pá­gi­na web de la em­pre­sa. «Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que su em­pre­sa no se lla­me Sac­kler Phar­ma. Ellos, que han he­cho de su ape­lli­do una mar­ca glo­bal de la fi­lan­tro­pía, no es­tán or­gu­llo­sos de sus pro­duc­tos, co­mo lo es­tán los Ford, los Hew­lett o los John­son», di­ce Keith Humph­rey, pro­fe­sor de Psi­quia­tría en Stan­ford. «Sa­ben per­fec­ta­men­te lo que es­tán ven­dien­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.