Mus­ti­que la is­la de mo­da

Es­ta is­la pri­va­da en el Ca­ri­be reúne una de las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de ri­cos del pla­ne­ta. Mus­ti­que, re­fu­gio de es­tre­llas y prin­ce­sas des­de los se­ten­ta, aho­ra quie­re ser el pa­raí­so más sos­te­ni­ble del Ca­ri­be. Sea bien­ve­ni­do –so­bre to­do, su car­te­ra– a es

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - SUMARIO - Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

eS CONDIDO en­tre la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción se le­van­ta un ma­jes­tuo­so châ­teau fran­cés. Po­dría pa­re­cer al­go des­ubi­ca­do en me­dio del Ca­ri­be si no fue­ra por­que al la­do tie­ne una man­sión ba­li­ne­sa, un pa­la­cio ma­rro­quí, una vi­lla ro­ma­na, una re­si­den­cia fu­tu­ris­ta, una casa ja­po­ne­sa, otra co­lo­nial… Mus­ti­que es una is­la ca­ri­be­ña de pos­tal, pe­ro tam­bién es el lu­gar en el que al­gu­nos de los más ri­cos del pla­ne­ta han he­cho reali­dad sus fan­ta­sías ar­qui­tec­tó­ni­cas más sal­va­jes. El mi­la­gro es que el ecléc­ti­co re­sul­ta­do no es nin­gu­na hor­te­ra­da, sino un pe­que­ño pa­raí­so con­ver­ti­do en un auténtico imán pa­ra quie­nes bus­can un pe­que­ño re­duc­to de pri­va­ci­dad... y pue­den pa­gár­se­lo, cla­ro. Des­de los años se­ten­ta, es­ta pe­que­ña is­la pri­va­da del Ca­ri­be ha si­do el des­tino fa­vo­ri­to de la gen­te ri­ca y fa­mo­sa. Pri­me­ro, lle­gó la aris­to­cra­cia bri­tá­ni­ca; lue­go, las es­tre­llas del rock, las del ci­ne, del de­por­te... Por Mus­ti­que han pa­sa­do Johnny Depp, Ju­de Law, Brad Pitt, Be­yon­cé, Ka­te Moss, Jen­ni­fer Lo­pez, Tom Ford… En di­ciem­bre, Ana Bo­yer y Fer­nan­do Ver­das­co ce­le­bra­ron allí su bo­da. Y es que Mus­ti­que no pa­sa de mo­da. La prue­ba es que mi­llen­nials de pe­di­grí co­mo Ca­ra y Poppy De­le­vin­gne la han con­ver­ti­do en su re­fu­gio.

' B OOM' I NMOBILIARIO

Si­tua­da al nor­te de Ve­ne­zue­la, Mus­ti­que for­ma par­te de San Vi­cen­te y las Gra­na­di­nas y tie­ne una

EL DUE­ÑO SO­LO QUERÍA GEN­TE GUAPA, Y EN LAS SO­LI­CI­TU­DES DE COM­PRA EXI­GÍA UNA FO­TO­GRA­FÍA

su­per­fi­cie de ape­nas 5,7 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. En 1958, el aris­tó­cra­ta in­glés Co­lin Ten­nant –ter­cer Lord Glen­con­ner– com­pró la is­la por 57.000 dó­la­res y em­pe­zó a cons­truir las pri­me­ras re­si­den­cias. Dos años más tar­de, Ten­nant ob­se­quió a su ami­ga la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta con cua­tro hec­tá­reas de te­rreno. Con la ayu­da del de­co­ra­dor Oliver Mes­sel, la prin­ce­sa cons­tru­yó allí su im­pre­sio­nan­te vi­lla: Les Jo­lies Eaux. Su her­ma­na, la rei­na Isa­bel II, vi­si­tó la is­la en tres oca­sio­nes y Mus­ti­que se hi­zo fa­mo­sa en­tre la aris­to­cra­cia eu­ro­pea, cu­yos miem­bros em­pe­za­ron a com­prar te­rre­nos y a le­van­tar sus re­si­den­cias.

' G OL P E DE E S TA DO'

Cuen­ta la le­yen­da que Ten­nant so­lo quería gen­te guapa en su is­la y que, por eso, la so­li­ci­tud pa­ra com­prar te­rre­nos de­bía in­cluir una fo­to­gra­fía. Al mis­mo tiem­po, de­tes­ta­ba la os­ten­ta­ción y era ca­paz de ne­gar­se a ven­der un pe­da­zo de tie­rra si con­si­de­ra­ba que el com­pra­dor era un fan­fa­rrón in­so­por­ta­ble. Pe­ro su pe­cu­liar for­ma de ges­tio­nar la is­la ter­mi­nó con la pa­cien­cia de los pro­pie­ta­rios, que aca­ba­ron im­po­nien­do su cri­te­rio y con­vir­tie­ron el lu­gar en una em­pre­sa con ac­cio­nis­tas y un con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción que fun­cio­na a mo­do de coope­ra­ti­va. La Mus­ti­que Com­pany ges­tio­na to­do en la is­la: ge­ne­ra y ven­de ener­gía y agua (con su pro­pia plan­ta desa­li­ni­za­do­ra) y re­cau­da por­cen­ta­jes de los al­qui­le­res pa­ra rein­ver­tir­los des­pués en in­fra­es­truc­tu­ras. En los úl­ti­mos años, los ac­cio­nis­tas han de­ci­di­do con­ver­tir la is­la en un des­tino sos­te­ni­ble y eco-friendly pre­ser­van­do, por ejem­plo, el ani­llo ver­de de la par­te sur de la is­la y su­per­vi­san­do es­tre­cha­men­te cual­quier nue­vo pro­yec­to de obra. Tam­bién es­tán in­ten­tan­do pro­mo­cio­nar Mus­ti­que co­mo un des­tino más ac­ce­si­ble, aun­que la reali­dad es que si­gue al al­can­ce de muy po­cos bol­si­llos. Dor­mir en la is­la por me­nos de 800 dó­la­res la no­che es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Mus­ti­que cuen­ta con un cen­te­nar de vi­llas y man­sio­nes pri­va­das, de las cua­les se pue­den al­qui­lar unas 80 (in­clui­das las de Mick Jag­ger o Br­yan Adams). Apar­te de eso, so­lo hay dos ho­te­les, tres res­tau­ran­tes, dos tien­das, un pe­que­ño su­per­mer­ca­do y un bar. Eso es to­do. No hay cen­tros co­mer­cia­les, tam­po­co hay cam­pos de

golf. De he­cho, ape­nas hay co­ches y los ve­ci­nos y vi­si­tan­tes se mue­ven gra­cias a una pe­que­ña flo­ta de ca­rri­tos de golf dis­per­sos por la is­la.

P R OHI B I DA L A OS­TEN­TA­CIÓN

Esa tran­qui­li­dad for­ma par­te de la pro­me­sa de Mus­ti­que. De he­cho, se­gún sus pro­mo­to­res, el es­pí­ri­tu que im­preg­na la is­la no ha cam­bia­do tan­to des­de los años se­ten­ta. Y eso in­clu­ye un am­bien­te tan in­for­mal que a me­nu­do im­pli­ca ir des­cal­zo o, co­mo mu­cho, en chancletas. Pe­ro eso no es­tá re­ñi­do con el gla­mour ni con las fies­tas. Eso sí, la os­ten­ta­ción es­tá mal vis­ta. Por eso, en su pe­que­ño puer­to no pue­den atra­car me­ga­ya­tes, y los ac­cio­nis­tas de la Mus­ti­que Com­pany se han ne­ga­do a alar­gar la pis­ta de ate­rri­za­je del ve­tus­to ae­ro­puer­to por mie­do a que se con­vier­ta en un des­fi­le de jets pri­va­dos. A cam­bio, Mus­ti­que tie­ne su pe­que­ña flo­ta de avio­nes de hé­li­ces que co­nec­ta la is­la con la ve­ci­na San­ta Lu­cía o con Bar­ba­dos en tem­po­ra­da al­ta. Por la mis­ma ra­zón, hay po­cos lu­ga­res que pue­dan ga­ran­ti­zar tan­ta in­ti­mi­dad a sus vi­si­tan­tes. Cuan­do un 'tu­ris­ta' lle­gó a la is­la ha­ce unos años con un im­pre­sio­nan­te equi­po de fo­to­gra­fía di­cien­do que era un gran afi­cio­na­do a la or­ni­to­lo­gía, fue en­via­do a casa en el si­guien­te avión en cuan­to se hi­cie­ron ob­vias sus au­tén­ti­cas in­ten­cio­nes. Es­ta es una de las ra­zo­nes por las que los duques de Cam­brid­ge han con­ver­ti­do la is­la en su re­fu­gio par­ti­cu­lar. Se di­ce que allí es don­de el príncipe Wi­lliam le pi­dió ma­tri­mo­nio a Ka­te Midd­le­ton y don­de la pa­re­ja des­can­só du­ran­te los dos pri­me­ros (y com­pli­ca­dos) em­ba­ra­zos de la du­que­sa. Por eso, en 2011, Ba­sil Char­les –due­ño del úni­co bar de la is­la– fue uno de los in­vi­ta­dos a la bo­da real.

DEL CEN­TE­NAR DE MAN­SIO­NES Y VI­LLAS, 80 SE ALQUILAN. NA­DA POR ME­NOS DE 800 DÓ­LA­RES LA NO­CHE

Tommy Hil­fi­ger es el due­ño de es­ta re­si­den­cia de es­ti­lo co­lo­nial in­glés. En tem­po­ra­da al­ta, la al­qui­la por 135.000 dó­la­res se­ma­na­les. De ins­pi­ra­ción ja­po­ne­sa, per­te­ne­ce a Mick Jag­ger. Tie­ne sie­te pa­be­llo­nes en un gran jar­dín tro­pi­cal con ac­ce­so a una pla­ya. El po­see otra vi­lla ane­xa: Pe­li­can Beach. Con vis­tas a Ma­ca­ro­ni Beach, es una de las vi­llas más so­fis­ti­ca­das de Mus­ti­que. Su pro­pie­ta­rio es el ban­que­ro de in­ver­sión neo­yor­quino Wal­ter Noel, que es­tu­vo ín­ti­ma­men­te aso­cia­do con Ber­nie Ma­doff. Si­tua­da en­tre dos pla­yas, su due­ño es el can­tan­te ca­na­dien­se Br­yan Adams. Cuan­do él no es­tá allí, se pue­de al­qui­lar. Fue di­se­ña­da en los años se­ten­ta por Oliver Mes­sel. ATLÁNT ICO Palm Beach Star­gro­ves Ye­man­já Point Loo­kout ——— ——— BAH ÍA L'ANSECOY roc­ke­ro ——— ——— Jerry Hall y Mick Jag­ger

Eli­za­beth Hur­ley Vi­lla Amé­ri­ca

Mar­ga­ri­ta de In­gla­te­rra

Los duques de Cam­brid­ge Ho­tel Fi­refly

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.