El mun­do se es­tá que­dan­do sin are­na. Sí, ha leído bien… are­na.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CONOCER MEDIOAMBIENTE - Po­cas co­sas nos pa­re­cen

tan inago­ta­bles. De cuando so­mos pe­que­ños, los gra­nos de are­na nos sir­ven pa­ra apren­der el con­cep­to de in­fi­ni­to por­que no los po­de­mos con­tar. En reali­dad, sí que po­de­mos... Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ha­wái cal­cu­la­ron los gra­nos de are­na que ca­ben en una cu­cha­ra­di­ta de café y lue­go ex­tra­po­la­ron la ci­fra a las pla­yas y de­sier­tos del mun­do. Hi­cie­ron sus cuen­tas y die­ron una ci­fra: 7,5 x 10 ele­va­do a 18. Tra­du­ci­do a los le­gos en ma­te­má­ti­cas: una bar­ba­ri­dad. Sin em­bar­go, la are­na no es un re­cur­so in­fi­ni­to. Y, ade­más, se es­tá ago­tan­do. El boom pla­ne­ta­rio de la cons­truc­ción re­quie­re can­ti­da­des des­co­mu­na­les de are­na pa­ra mez­clar­la con gra­va y ce­men­to y ob­te­ner así el hor­mi­gón om­ni­pre­sen­te en los edi­fi­cios y obras pú­bli­cas y tam­bién en el as­fal­to de las ca­rre­te­ras y el pa­vi­men­to de las ace­ras. So­lo el sec­tor de la cons­truc­ción ne­ce­si­ta­rá 51.700 mi­llo­nes de to­ne­la­das de are­na y gra­va en 2019. Se po­dría le­van­tar un mu­ro de 27 me­tros de al­tu­ra y 27 de gro­sor que cir­cun­va­la­se el ecua­dor te­rres­tre. E L B OOM I NMOBILIARIO. El con­su­mo de are­na es el do­ble de lo que la na­tu­ra­le­za es ca­paz de re­po­ner. Y el pro­ble­ma se agra­va por dos fac­to­res. Uno es que la de­man­da si­gue au­men­tan­do, a un rit­mo del 60 por cien­to en lo que va de si­glo (en Chi­na, más del 400 por cien­to). Y la ONU es­ti­ma que en 2050 dos de ca­da tres ha­bi­tan­tes vi­vi­rán en una gran ur­be. El otro pro­ble­ma es que se tar­da mi­le­nios en re­ge­ne­rar­la: el tiem­po que ne­ce­si­ta un gla­ciar pa­ra tri­tu­rar la fal­da de una mon­ta­ña, con el hie­lo co­mo un pa­cien­te pi­ca­pe­dre­ro y el agua co­mo una par­si­mo­nio­sa li­ja­do­ra. Pues la are­na no es más que eso: ro­ca des­me­nu­za­da que el vien­to arras­tra; y que los ríos y las co­rrien­tes ma­ri­nas de­po­si­tan a cien­tos de ki­ló­me­tros. Pe­ro la in­dus­tria de la cons­truc­ción no tie­ne tan­ta pa­cien­cia, so­bre to­do en los paí­ses emer­gen­tes, co­mo la In­dia, Brasil, Tur­quía y so­bre to­do Chi­na. En la úl­ti­ma dé­ca­da, el gi­gan­te asiá­ti­co ha uti­li­za­do más are­na que Es­ta­dos Uni­dos en to­do el si­glo XX; y ya hay más ras­ca­cie­los en Shang­hái que en Man­hat­tan. Un da­to re­ve­la­dor: Chi­na

El con­su­mo de are­na es el do­ble de lo que la na­tu­ra­le­za es ca­paz de re­po­ner

es el má­xi­mo pro­duc­tor de ce­men­to, con 2410 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les, muy por de­lan­te de la In­dia (290) y Es­ta­dos Uni­dos (86). Es­pa­ña, que vuel­ve a no­tar el em­pu­je del la­dri­llo tras la cri­sis, ro­zó en 2015 los 12 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ce­men­to. Y el con­su­mo to­tal de ári­dos en nues­tro país –are­na, gra­va, gra­vi­lla...– su­peró los 118 mi­llo­nes de to­ne­la­das, aun­que si­gue sien­do un 80 por cien­to me­nos que an­tes del es­ta­lli­do de la bur­bu­ja.

UN MA­TE­RIAL MUY PRE­CIA­DO.

La are­na no so­lo es­tá en el hor­mi­gón; tam­bién en el ace­ro y la ce­rá­mi­ca. Y en el ba­las­to so­bre el que se apo­yan las vías del tren. Pe­ro tie­ne otras apli­ca­cio­nes: pu­li­men­tos, pin­tu­ras, de­ter­gen­tes... Por al­go es la ma­te­ria pri­ma más de­man­da­da des­pués del agua. Es­tá en los chips de los or­de­na­do­res; en la pas­ta de dien­tes y en los cos­mé­ti­cos; en el pa­pel y en el plás­ti­co. La in­dus­tria de la ali­men­ta­ción tam­bién la ne­ce­si­ta pa­ra fa­bri­car azú­car, pan, vino, cer­ve­za... El si­li­cio pre­sen­te en las are­nas de cuar­zo sir­ve pa­ra pro­du­cir vi­drio. Y la in­dus­tria del frac­king la in­yec­ta en el sub­sue­lo a pre­sio­nes al­tí­si­mas pa­ra frac­tu­rar los es­quis­tos, ro­cas me­ta­mór­fi­cas que con­tie­nen hi­dro­car­bu­ros. «Ca­da es­pa­ñol con­su­me, sin ser cons­cien­te de ello, 11.650 ki­los de are­na al año», ex­pli­ca César Lua­ces, di­rec­tor de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sa­rios Fa­bri­can­tes de Ári­dos. La ci­vi­li­za­ción tie­ne ham­bre de are­na. Una vi­vien­da uni­fa­mi­liar pre­ci­sa 200 to­ne­la­das; un ki­ló­me­tro de au­to­pis­ta,

En la In­dia, la ma­fia de la are­na ya es la pri­me­ra in­dus­tria cri­mi­nal del país

Los da­tos alar­man. Ca­da es­pa­ñol con­su­me, sin ser cons­cien­te de ello, 11.650 ki­los de are­na al año

Sin­ga­pur ha au­men­ta­do su ex­ten­sión un 20 por cien­to usan­do are­na de is­las ve­ci­nas que ya han des­apa­re­ci­do

30.000... Y tal de­man­da tie­ne un pre­cio, que es re­la­ti­va­men­te ba­ra­to en los paí­ses don­de ya tie­nen la ma­yo­ría de sus in­fra­es­truc­tu­ras cons­trui­das. La are­na de can­te­ra en Es­pa­ña os­ci­la en­tre los 11 y los 18 eu­ros por to­ne­la­da. Sin em­bar­go, en paí­ses co­mo Sin­ga­pur, el pre­cio se pue­de mul­ti­pli­car por más de 10. La ciu­dad Es­ta­do vi­ve un fre­ne­sí cons­truc­ti­vo en el úl­ti­mo me­dio si­glo. En ese lap­so han des­apa­re­ci­do 24 is­lo­tes de In­do­ne­sia, el ori­gen del ma­te­rial uti­li­za­do. «Sin­ga­pur ha au­men­ta­do su ex­ten­sión un 20 por cien­to usan­do are­na de los paí­ses ve­ci­nos. El im­pac­to no so­lo ha si­do me­dioam­bien­tal, sino tam­bién po­lí­ti­co –ex­pli­ca Pas­cal Pe­duz­zi, in­ves­ti­ga­dor del Programa de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te–. La are­na pa­ra los nue­vos ba­rrios sin­ga­pu­ren­ses fue to­ma­da de is­las in­do­ne­sias, que se fue­ron hun­dien­do len­ta­men­te. Una is­la su­mer­gi­da no cuen­ta co­mo fron­te­ra, lo que sig­ni­fi­ca que In­do­ne­sia per­dió te­rri­to­rio». Por­que la are­na hay que sa­car­la de al­gún si­tio. Y co­mo el su­mi­nis­tro de mi­nas y can­te­ras se ha es­tan­ca­do, se ex­trae de los ríos y las pla­yas o se bom­bea des­de el fon­do ma­rino. La ex­trac­ción ha­ce que la are­na ma­ri­na sea más ca­ra y, ade­más, hay que la­var­la pa­ra qui­tar­le la sal, que es co­rro­si­va. Hay geó­lo­gos que ad­vier­ten que pe­li­gra el 70 por cien­to de las pla­yas del mun­do, des­pro­te­gi­das del vien­to y las olas. Ed Thorn­ton, in­ge­nie­ro es­ta­dou­ni­den­se, cal­cu­la que ca­da año des­apa­re­cen 30 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de pla­yas so­lo en Ca­li­for­nia. En cuan­to a los ríos, la ero­sión pro­vo­ca­da por el dra­ga­do los vuel­ve in­con­tro­la­bles y pro­pen­sos a las ria­das. El se­di­men­to en sus­pen­sión so­fo­ca a los pe­ces y nu­bla el agua, blo­quean­do la luz que ne­ce­si­ta la ve­ge­ta­ción sub­acuá­ti­ca. ¿Y por qué no uti­li­zar la are­na del de­sier­to? Por­que no sir­ve. La ac­ción del vien­to ha­ce que sus gra­nos sean de­ma­sia­do li­sos y no aga­rren bien. Lo sa­ben en los paí­ses del Gol­fo, que su­fren es­ca­sez de are­na pa­ra cons­truir. Pa­ra le­van­tar las is­las ar­ti­fi­cia­les fren­te a las cos­tas de Du­bái hu­bo que dra­gar 1000 mi­llo­nes de to­ne­la­das del fon­do ma­rino. Y pa­ra cons­truir la to­rre Burj Kha­li­fa, de 828 me­tros de al­tu­ra, se im­por­tó are­na de Aus­tra­lia. E L MER­CA­DO NE­GRO. A ni­vel mun­dial, la are­na y la gra­va mue­ven en el sec­tor de la cons­truc­ción unos 57.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Y lue­go es­tá el mer­ca­do ne­gro. La In­dia tie­ne un ape­ti­to in­sa­cia­ble de hor­mi­gón. Y la ma­fia de la are­na se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra in­dus­tria cri­mi­nal del país, ca­paz de so­bor­nar a po­li­cías y fun­cio­na­rios pa­ra que ha­gan la vis­ta gor­da, co­mo de­nun­cia Su­mai­ra Ab­du­la­li, una ac­ti­vis­ta in­dia ame­na­za­da de muer­te. Al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros han si­do ase­si­na­dos. El sec­tor de la cons­truc­ción ge­ne­ra el 10 por cien­to del PIB del país. Y, se­gún Ab­du­la­li, los po­lí­ti­cos tie­nen mie­do de que, si se com­ba­te a las ma­fias, es­ca­see la are­na y ha­ya que pa­rar las obras que hay por to­das par­tes. Por ejem­plo, en Mum­bai. Ha­ce tiem­po que los pe­ces des­apa­re­cie­ron del río Tha­ne por la con­ta­mi­na­ción de las fá­bri­cas que arro­jan ver­ti­dos sin de­pu­rar. Y los an­ti­guos pes­ca­do­res del va­lle se ga­nan la vi­da aho­ra ex­tra­yen­do la are­na del le­cho. Pa­ra ello tie­nen que bu­cear a pul­món con un cu­bo. Ocho me­tros de in­mer­sión has­ta el fon­do, 200 ve­ces al día. Ga­nan 10 dó­la­res dia­rios. Cuando lle­nan la bar­ca de are­na, vuel­ven a la ori­lla. Y allí los es­pe­ran los ca­mio­nes que se la lle­van a los edi­fi­cios en obras en Mum­bai. U N R OBO P L ANETARIO. El ex­po­lio de la In­dia se re­pi­te en otros paí­ses. En las pla­yas de Ma­rrue­cos, los la­dro­nes de are­na uti­li­zan bu­rros pa­ra car­gar­la. Hom­bres ar­ma­dos ame­na­zan a los ha­bi­tan­tes de los pue­blos en los del­tas de los ríos de Cam­bo­ya y en las cos­tas de Viet­nam. En Sierra Leo­na y en el Ca­ri­be se vi­ven es­ce­nas pa­re­ci­das. El ar­chi­pié­la­go de Ca­bo Ver­de, en el Atlán­ti­co, fren­te a Se­ne­gal, co­rre el ries­go de su­frir la mis­ma suer­te que In­do­ne­sia. Y la are­na con la que se le­van­ta­ron los ras­ca­cie­los de Shang­hái se ex­tra­jo del la­go Po­yang, que era la ma­yor re­ser­va de agua po­ta­ble del país. Aho­ra, el la­go es­tá se­co va­rios me­ses al año. ¿So­lu­cio­nes? No son sen­ci­llas. In­ge­nie­ros de Goa, en la In­dia, es­tán en­sa­yan­do la sus­ti­tu­ción del 10 por cien­to de la are­na con plás­ti­co re­ci­cla­do. Tam­bién se es­tá pro­ban­do a cons­truir con es­com­bros de edi­fi­cios de­mo­li­dos, re­uti­li­zan­do el hor­mi­gón. Y hay ar­qui­tec­tos que se­ña­lan que en mu­chos edi­fi­cios y obras se em­plean de­ma­sia­das vi­gas, in­clu­so un 30 por cien­to más de las que se­rían ne­ce­sa­rias pa­ra que la cons­truc­ción no se vi­nie­ra aba­jo. Su­ce­de que hay mie­do de pe­car por de­fec­to. «Pe­ro al­go ha­brá que ha­cer. Se es­tá lle­gan­do al fin de la ex­trac­ción de are­na fá­cil. Es­tá pa­san­do en to­das par­tes, y los go­bier­nos tie­nen que en­ten­der que es­ta­mos an­te una emer­gen­cia que es­tá pa­san­do inad­ver­ti­da», aler­ta Pe­duz­zi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.