Los pre­mios

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - MAGAZINE FIRMAS - www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas Ins­ta­gram: Isa­bel.Coi­xet

hay al­go de má­gi­co y, a la vez, de ba­nal en to­dos los pre­mios. Cuando yo era una ni­ña, veía en te­le­vi­sión esos pro­gra­mas don­de pre­mia­ban a la gen­te con ne­ve­ras, co­ci­nas, ra­mos de flo­res, túr­mix... y re­cuer­do que siem­pre le pre­gun­ta­ba a mi ma­dre –por­que yo pen­sa­ba, y lo pen­sé du­ran­te mu­cho tiem­po, que la te­le­vi­sión era una pro­lon­ga­ción de nues­tro ho­gar– cuán­do nos da­rían al­go así a no­so­tras. Mi ma­dre siem­pre fue muy cla­ra y nun­ca me dio lar­gas: nin­guno de esos pre­mios iba a ser nun­ca pa­ra mí, pa­ra no­so­tras. En el co­le­gio, re­cuer­do di­plo­mas, un mi­ni­tro­feo de un cam­peo­na­to de ba­lon­ces­to y al­gu­na me­da­lla que de­be es­tar crian­do mal­vas en al­gu­na ca­ja de za­pa­tos con man­chas de hu­me­dad. Nun­ca pen­sé de­ma­sia­do en los pre­mios ni en las re­com­pen­sas. Más tar­de, cuando veía en di­fe­ri­do las re­trans­mi­sio­nes de los Os­car, siem­pre me fi­ja­ba en las ca­ras de los que per­dían: ese es­fuer­zo so­bre­hu­mano por fin­gir una dig­ni­dad que no se tie­ne por­que, por mu­cho que te ale­gres de la vic­to­ria de un com­pa­ñe­ro/a, la ce­re­mo­nia del pre­mio te co­lo­ca en la po­si­ción de desear el pre­mio y pe­nar por su au­sen­cia. Es fa­mo­sa ya la reac­ción de as­co pro­fun­do que tu­vo Fran­ces Mc­Dor­mand en unos pa­sa­dos Gol­den Glo­bes cuando no la pre­mia­ron por una se­rie que pro­ta­go­ni­za­ba: fue una ra­ra opor­tu­ni­dad de ver la au­tén­ti­ca ca­ra que to­dos los per­de­do­res tie­nen, que cons­ta de de­cep­ción («yo creí que es­ta vez sí»), ra­bia («¿y por qué a mí no?»), con­mi­se­ra­ción («ellos se lo pier­den») y la ten­sión que pro­vo­ca sa­ber que pa­se lo que pa­se no de­bes de­jar tras­lu­cir lo que real­men­te es­tás sin­tien­do (aun­que en el ca­so de la ge­nial Fran­ces Mc­Dor­mand es­ta úl­ti­ma par­te no se apli­ca). Con el tiem­po me to­có a mí asis­tir a ce­re­mo­nias don­de se su­po­nía que al­gún pre­mio me to­ca­ría. Yo a es­tos even­tos sue­lo ir con una re­sig­na­ción ejem­plar y un fa­ta­lis­mo ex­tre­mo: si te to­ca el pre­mio, hay que su­bir y, di­gas lo que di­gas, a me­nos que en­cuen­tres al­go ge­nial que de­cir, co­mo Fernando True­ba cuando di­jo que él no creía en Dios pe­ro creía en Billy Wil­der, al­guien de tu equi­po o de tu fa­mi­lia o de tus ami­gos o del pú­bli­co en ge­ne­ral se sen­ti­rá ofen­di­do o mo­les­to o con la po­tes­tad de afear­te lo que has di­cho o de­ja­do de de­cir. Pa­ra aca­bar de arre­glar las co­sas, las ce­re­mo­nias son ca­da vez más hí­bri­dos en­tre pseu­dos­how de Las Ve­gas y mí­ti­nes po­li­ti­co­so­cia­les don­de pa­re­ce que hay, por obli­ga­ción, que pro­tes­tar, aren­gar y reivin­di­car. El ejem­plo más ex­tre­mo fue la úl­ti­ma ga­la de los Gau­dí, don­de pri­mó la pe­re­gri­na asun­ción de que to­dos los ca­ta­la­nes pe­na­mos por la au­sen­cia de po­lí­ti­cos en la cár­cel o de tour in­ter­raíl, o nos te­ne­mos que ca­llar an­te la bur­da ma­ni­pu­la­ción de te­mas: el mal­tra­to a las mu­je­res mez­cla­do con la fi­gu­ra de Com­panys y Puig An­tich (¿?). Lo bueno de una ce­re­mo­nia así es que la in­dig­na­ción que te cau­sa es pro­por­cio­nal al ali­vio de no te­ner que su­bir al es­ce­na­rio a re­co­ger el tro­feo de ma­rras. No hay mal que por bien no ven­ga.

Mi ma­dre siem­pre fue muy cla­ra y nun­ca me dio lar­gas: nin­guno de esos pre­mios iba a ser nun­ca pa­ra mí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.