LOS CUA­TRO ENEMI­GOS Y SU AL­TER­NA­TI­VA

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - MAGAZINE -

Son cua­tro ob­je­tos apa­ren­te­men­te in­tras­cen­den­tes y pe­que­ños… Pe­ro muy con­ta­mi­nan­tes y da­ñi­nos pa­ra la fau­na ma­ri­na. Es­tán en el pun­to de mi­ra de la Unión Europea. al­ter­na­ti­vas. «Pe­ro no les re­sul­ta nada fácil. Es to­do mu­cho más ca­ro». Y apor­ta un dato: 1000 bol­sas de plás­ti­co gran­des pa­ra la com­pra cues­tan 28 euros; 100 bol­sas de pa­pel, 52 euros. Es la cla­ve del éxi­to de es­te ma­te­rial ar­ti­fi­cial: es ba­ra­to, muy ba­ra­to. Amén de re­sis­ten­te y otras vir­tu­des que han he­cho de él un com­po­nen­te fun­da­men­tal e im­por­tan­tí­si­mo en nues­tras vi­das. Gra­cias a es­te in­ven­to se han sal­va­do mu­chas vi­das en hos­pi­ta­les, te­ne­mos fri­go­rí­fi­cos y el agua lle­ga a zo­nas re­mo­tas. Sal­va vi­das… Pe­ro urge po­ner co­to a su uso: la mi­tad del plás­ti­co pro­du­ci­do en la his­to­ria se ha fa­bri­ca­do en los úl­ti­mos 15 años.

HAY PLÁS­TI­CO DON­DE ME­NOS TE LO ES­PE­RAS.

El plás­ti­co es un ma­te­rial om­ni­pre­sen­te en nues­tras vi­das que adop­ta múl­ti­ples for­mas. Las más evi­den­tes, las bol­sas de plás­ti­co (¡ve­neno me­dioam­bien­tal!, di­go aho­ra) o las bo­te­llas de agua o le­che, ce­pi­llos de dien­tes, bo­tes de ja­bón… Pe­ro su pre­sen­cia en nues­tro día a día va mu­cho más allá: la ro­pa de ma­te­ria­les sin­té­ti­cos co­mo el po­liés­ter o el nailon (¿y de qué es­tán he­chos los hi­los con los que se co­se nues­tra ro­pa, si no de nailon?), las sartenes de te­flón, nom­bre co­mer­cial del po­li­te­tra­fluo­roe­ti­leno, un po­lí­me­ro si­mi­lar al po­li­eti­leno... Un ejem­plo: las bol­si­tas de té. Pa­re­cen inofen­si­vas y bio­de­gra­da­bles, ¿ver­dad? La ma­yor par­te es­tá ela­bo­ra­da con ma­te­ria­les plás­ti­cos co­mo nailon, PVC o po­li­pro­pi­leno.

¿SO­MOS ADIC­TOS A ES­TE MA­TE­RIAL?

Los gu­rús de la vi­da sin plás­ti­co o sin re­si­duos em­pie­zan a me­nu­do sus blogs y li­bros con una afir­ma­ción: so­mos adic­tos al plás­ti­co. ¡Exa­ge­ra­dos!, pen­sé al prin­ci­pio. Sin em­bar­go, ha­cien­do es­te ex­pe­ri­men­to te das cuen­ta de que hay al­go de cier­to. Siem­pre he pen­sa­do que la hue­lla eco­ló­gi­ca de nues­tro nú­cleo familiar era relativamente re­du­ci­da. So­le­mos com­prar en el mer­ca­do, de­jan­do el sú­per pa­ra co­sas en­va­sa­das: le­che, ja­bo­nes y pro­duc­tos de lim­pie­za,

"LA BÚS­QUE­DA DE AL­TER­NA­TI­VAS ME EXI­GE RE­CO­RRER MÁS DE UNA DE­CE­NA DE TIEN­DAS PA­RA LA COM­PRA SEMANAL"

ca­fé… Al cie­rre del 'ex­pe­ri­men­to', creo que nues­tro im­pac­to eco­ló­gi­co es mu­cho ma­yor de lo que es­pe­ra­ba. Y, ade­más, aun­que in­ten­tes pres­cin­dir de él, te­ne­mos su uso tan in­terio­ri­za­do que lo traes a casa y no te das ni cuen­ta: de re­pen­te, al­guien te ha da­do una bol­sa y no te has atre­vi­do a de­cir que no… ¡O se te ha ol­vi­da­do! O re­sul­ta que no en­cuen­tras al­ter­na­ti­vas: el ca­fé, in­clu­so a gra­nel que he­mos en­con­tra­do, vie­ne en en­va­se de plás­ti­co. «De otro modo se oxi­da», me di­ce el ven­de­dor.

LOS PA­ÑA­LES DEL BE­BÉ: TO­DO UN RE­TO.

Un be­bé es to­do un di­le­ma en es­te sen­ti­do. En los pri­me­ros años de vi­da, has­ta que apren­de a con­tro­lar sus es­fín­te­res, un be­bé uti­li­za de pro­me­dio unos 130 ki­los de plás­ti­co so­lo en pa­ña­les desecha­bles. A ni­vel glo­bal, es­ta­mos ha­blan­do de 3,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pa­ña­les… que no son re­ci­cla­bles. ¿So­lu­ción? Los pa­ña­les la­va­bles son una op­ción. Su­po­ne una in­ver­sión ini­cial que ron­da los 150 euros y alcanza los 500 has­ta que el pe­que­ño apren­de a con­tro­lar sus es­fín­te­res. Pe­ro a la lar­ga re­sul­ta mu­cho más eco­nó­mi­co que los desecha­bles. Eso sí, hay que la­var­los: va­rias la­va­do­ras semanales irán de­di­ca­das a la te­la del pa­ñal. No­so­tros ya los pro­ba­mos ha­ce tiem­po… Y los des­car­ta­mos, de­bo con­fe­sar. Es­ta vez bus­ca­mos otra al­ter­na­ti­va: pa­ña­les desecha­bles bio­de­gra­da­bles. En una ca­de­na de su­per­mer­ca­dos eco­ló­gi­cos –no ha­bía nin­gu­na en mi ba­rrio– ven­dían unos, sin clo­ro y con la ba­se ab­sor­ben­te de ce­lu­lo­sa. «En­va­se cien por cien bio­de­gra­da­ble», de­cía la eti­que­ta pues­ta por el dis­tri­bui­dor es­pa­ñol. Des­pués apren­dí que eso ha­bía cam­bia­do. Ini­cial­men­te el fa­bri­can­te em­pleó un packaging de com­po­nen­tes oxo­bio­de­gra­da­bles (es de­cir, que se bio­de­gra­dan en pre­sen­cia de oxí­geno). Pe­ro las ne­ce­si­da­des del trans­por­te y al­ma­ce­na­je obli­ga­ron a em­plear po­li­eti­leno de ba­ja in­ten­si­dad (LDPE). Fá­cil­men­te re­ci­cla­ble, sí, pe­ro plás­ti­co al fin y al ca­bo. Error.

EL GRAN PRO­BLE­MA: LA CAN­TI­DAD DE TIEN­DAS QUE HAY QUE RE­CO­RRER.

No ha si­do el úni­co pa­so en fal­so que he da­do en mi ex­pe­rien­cia sin plás­ti­co. Otra di­fi­cul­tad: requiere más or­ga­ni­za­ción. La bús­que­da de al­ter­na­ti­vas me ha lle­va­do a re­co­rrer mu­chas tien­das: más de una de­ce­na pa­ra los pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Y, aun­que me ha­bía pro­pues­to com­prar to­do en tien­das fí­si­cas, no me fue po­si­ble. Tu­ve que re­cu­rrir a la com­pra on-li­ne en tien­das es­pe­cia­li­za­das (pres­cin­dí de Ama­zon: lle­ga to­do en­vuel­to en so­bres de plás­ti­co). Y eso vi­vien­do en Ma­drid. «In­du­da­ble­men­te requiere más or­ga­ni­za­ción –me di­cen los blo­gue­ros y ac­ti­vis­tas Fer­nan­do y Patricia–. Pe­ro acabas in­te­grán­do­lo en tu vi­da co­ti­dia­na». ¡Y no te ol­vi­des de lle­var la bol­sa de la com­pra de te­la con­ti­go! O te ve­rás –co­mo nos ha ocu­rri­do– vol­vien­do a casa con una de plás­ti­co y ca­ra de cir­cuns­tan­cias. Pe­ro hay, in­du­da­ble­men­te, ca­da vez más con­cien­cia. Los ja­bo­nes o des­odo­ran­tes só­li­dos, los algodones or­gá­ni­cos, las bo­te­llas no desecha­bles pa­ra el agua o los bi­be­ro­nes de cris­tal se ven­den ca­da vez más. Fa­bri­can­tes co­mo Le­go bus­can al­ter­na­ti­vas de ori­gen ve­ge­tal (pro­ce­den­te de la ca­ña de azú­car, en su ca­so), gran­des su­per­fi­cies anun­cian que pres­cin­di­rán de las bol­sas y paí­ses en­te­ros, co­mo Ke­nia o la In­dia, prohí­ben los plás­ti­cos desecha­bles. Y en las úl­ti­mas se­ma­nas, de­bi­do a la nor­ma­ti­va europea con­tra bol­sas y cu­bier­tos de plás­ti­co y a las campañas de concienciación, se ha ge­ne­ra­do un de­ba­te in­ten­so y ne­ce­sa­rio. Y la concienciación se ex­tien­de. Afor­tu­na­da­men­te. En las tien­das que he vi­si­ta­do me confirman que ca­da vez más gen­te lle­va su pro­pia bol­sa o pi­de em­pa­que­ta­dos sin plás­ti­co (#Des­nu­daLaF­ru­ta ha si­do un hash­tag ex­ten­di­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, re­cla­man­do el fin del em­pa­que­ta­do de fru­ta y ver­du­ra). Y yo mis­mo he vis­to co­mo los clien­tes lle­van una bol­sa de te­la pa­ra sus com­pras a gra­nel. Lo que an­tes era al­go res­trin­gi­do a círcu­los de ac­ti­vis­tas va ca­lan­do en la so­cie­dad. No se tra­ta de de­mo­ni­zar a un pro­duc­to que es im­pres­cin­di­ble en nues­tro modo de vi­da ac­tual. Sino de usar­lo con ca­be­za.

"MIL BOL­SAS DE PLÁS­TI­CO CUES­TAN 28 EUROS. CIEN DE PA­PEL, 52. ES­TA ES LA CLA­VE DE ES­TE MA­TE­RIAL: ES MUY BA­RA­TO"

3 1 2 4

1 4 2 5 3 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.