El mal de la ba­na­na

UN AGRE­SI­VO HON­GO ES­TÁ ACA­BAN­DO CON LAS PLAN­TA­CIO­NES DE ASIA Y ÁFRI­CA. Y AHO­RA AME­NA­ZA LOS CUL­TI­VOS DEL MA­YOR EX­POR­TA­DOR DEL MUN­DO, ECUA­DOR.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CONOCER - E. F.

Fu­sa­rium oxys­po­rum f.sp. cu­ben­se. Así se lla­ma el hon­go ex­tre­ma­da­men­te agre­si­vo que ata­ca al pla­ta­ne­ro y aca­ba con él. Pue­de en­trar en cual­quier país, ocul­to en tie­rra con­ta­mi­na­da o en res­tos de plan­tas. Y, si lo­gra cru­zar una fron­te­ra, di­cen, ya no hay na­da que ha­cer: enor­mes ex­ten­sio­nes de pla­ta­ne­ros se­rán ani­qui­la­das. En Asia y Áfri­ca ya ha pe­re­ci­do la ma­yo­ría de las plan­ta­cio­nes. Su­da­mé­ri­ca, por aho­ra, si­gue a sal­vo, pe­ro Ecua­dor –el ma­yor ex­por­ta­dor de plá­ta­nos del mun­do y en el que 2 mi­llo­nes de los 17 mi­llo­nes de sus ha­bi­tan­tes vi­ven de los in­gre­sos que ge­ne­ra es­ta fru­ta– de­sin­fec­ta ya to­dos y ca­da uno de los 400.000 con­te­ne­do­res que lle­gan a sus cos­tas ca­da año. Cual­quie­ra de ellos po­dría es­tar con­ta­mi­na­do. Ade­más, los via­je­ros pro­ce­den­tes de paí­ses de ries­go de­ben pa­sar por una al­fom­bra de­sin­fec­tan­te an­tes de cru­zar la adua­na: la su­cie­dad ocul­ta en las sue­las de los za­pa­tos bas­ta­ría pa­ra pro­pa­gar la pla­ga. El Fu­sa­rium es un hon­go que ya es­tu­vo a pun­to de aca­bar una vez con la in­dus­tria pla­ta­ne­ra. Ha­ce 60 años, la va­rie­dad de plá­ta­nos Gros Mi­chel fue, de he­cho, ex­ter­mi­na­da por la pri­me­ra ge­ne­ra­ción del

DE MO­MEN­TO, NO SE APRE­CIA UNA AME­NA­ZA IN­MI­NEN­TE PA­RA EL PLÁ­TANO CA­NA­RIO, QUE TAM­BIÉN PO­DRÍA SER BLAN­CO D E E S T E M I S MO HON­GO

Fu­sa­rium, co­no­ci­da co­mo TR1. Al Gros Mi­chel lo sus­ti­tu­yó el plá­tano que hoy se con­su­me: el Ca­ven­dish, aho­ra ame­na­za­do y pa­ra el que no hay un sus­ti­tu­to in­me­dia­to co­mo en los años 50. A es­ta fa­mi­lia de pla­ta­ná­ceas tam­bién per­te­ne­ce el plá­tano ca­na­rio, igual de vul­ne­ra­ble al Fu­sa­rium, que es, en ri­gor, un vie­jo co­no­ci­do en las is­las. Allí apa­re­ció en los se­ten­ta, pe­ro, co­mo el cul­ti­vo ca­na­rio se rea­li­za tra­di­cio­nal­men­te en par­ce­las de pe­que­ño ta­ma­ño, el hon­go no lo­gra ex­pan­dir­se allí tan fá­cil­men­te, tran­qui­li­zan des­de la Aso­cia­ción de Or­ga­ni­za­cio­nes de Pro­duc­to­res de Plá­ta­nos de Ca­na­rias. Es­te mo­do de cul­ti­vo ca­na­rio per­mi­te man­te­ner de mo­men­to a raya un mal con­si­de­ra­do hoy «se­cun­da­rio» en las is­las.

I N C O MI B L E Así que­da un plá­tano ata­ca­do por el hon­go fu­sa­rium.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.