¿Me es­tás ha­blan­do de gen­te que se ga­na la vi­da ju­gan­do a vi­deo­jue­gos?

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CONOCER -

¿De que hay com­pe­ti­cio­nes, es­pec­ta­do­res, es­ta­dios que se lle­nan?». Cuen­ta Fer­nan­do Pi­quer, CEO del club de eS­ports Mo­vis­tar Ri­ders, que a me­nu­do es­ta es la in­cré­du­la pre­gun­ta que re­ci­be cuan­do ha­bla de la es­ce­na de los de­por­tes elec­tró­ni­cos. «Nos to­ca ha­cer al­go de evan­ge­li­za­ción», co­men­ta. En Es­pa­ña hay unos 17 mi­llo­nes de per­so­nas que 'le dan' al vi­deo­jue­go de un mo­do u otro. Unos 4 mi­llo­nes es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con los eS­ports y más de un mi­llón si­gue las com­pe­ti­cio­nes. «¡Tie­nen más se­gui­do­res que el ba­lon­mano o el fút­bol sa­la!», di­ce Pi­quer. De mo­men­to, sin em­bar­go, es al­go generacional. Muy ex­ten­di­do en­tre quie­nes tie­nen en­tre 15 y 20 años, es casi des­co­no­ci­do pa­ra los ma­yo­res. ¿Se pre­gun­ta qué ha­ce su hi­jo vien­do ví­deos en In­ter­net? Una res­pues­ta muy plau­si­ble es que es­té asis­tien­do a par­ti­das de vi­deo­jue­gos en YouTube o Twitch (y en bre­ve en la pla­ta­for­ma que Fa­ce­book ha mon­ta­do pa­ra plan­tar ca­ra a es­tas dos).

Twitch na­ció en 2011 co­mo ser­vi­cio de strea­ming pa­ra vi­deo­jue­gos. Tres años más tar­de, Ama­zon la com­pra­ba por 970 mi­llo­nes de dó­la­res, y en enero la pla­ta­for­ma ya te­nía, de me­dia, 962.000 conectados si­guien­do sus re­trans­mi­sio­nes. ¡Casi un mi­llón! En al­gu­nos pi­cos, la ci­fra se mul­ti­pli­ca: la fi­nal de los cam­peo­na­tos mun­dia­les de Lea­gue of Le­gends se ce­le­bró el año pa­sa­do en el Es­ta­dio Na­cio­nal de Pe­kín. Más de 40.000 es­pec­ta­do­res lo vie­ron in si­tu y otros 75 mi­llo­nes on-li­ne (la gran ma­yo­ría en Chi­na, don­de los eS­ports son muy po­pu­la­res). Y la es­ce­na cre­ce a mar­chas for­za­das. El año pa­sa­do es­tas li­gas on-li­ne (y off-li­ne) de tí­tu­los co­mo Lea­gue of Le­gends, Do­ta 2 o Coun­ters­tri­ke mo­vie­ron en to­do el mun­do 1500 mi­llo­nes de dó­la­res, una ci­fra que po­dría al­can­zar los 2000 mi­llo­nes en 2020. Mien­tras, el sec­tor se pro­fe­sio­na­li­za. De cua­tro cha­va­les en­tre­nan­do y com­pi­tien­do (y a me­nu­do vi­vien­do) en una ca­sa, se pa­sa a clubs que cuen­tan con pa­tro­ci­na­do­res de­trás co­mo el Va­len­cia CF o Mo­vis­tar. Es­ta úl­ti­ma em­pre­sa ha mon­ta­do en Ma­drid su pro­pio eS­ports Cen­ter, un cen­tro de al­to ren­di­mien­to de­por­ti­vo de más de 1000 me­tros cua­dra­dos don­de, ade­más de los ju­ga­do­res, tra­ba­jan en­tre­na­do­res, má­na­ger, ana­lis­tas, pre­pa­ra­do­res fí­si­cos, nu­tri­cio­nis­tas y psi­có­lo­gos. Un club crea­do a ima­gen y se­me­jan­za de los clubs pro­fe­sio­na­les de fút­bol o ba­lon­ces­to.

DE­POR­TE DE MA­SAS. Po­de­mos dis­cu­tir du­ran­te ho­ras si es­to es de­por­te o no, pe­ro una co­sa es se­gu­ra: «Tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes del de­por­te co­mo es­pec­tácu­lo. Las com­pe­ti­cio­nes offline se pro­du­cen en es­ta­dios, con co­men­ta­do­res, es­pec­ta­do­res, mú­si­ca… –re­su­me Pi­quer–. ¡Pe­ro

LA FI­NAL DEL MUN­DIAL SE CE­LE­BRÓ EN EL ES­TA­DIO NA­CIO­NAL DE PE­KÍN. MÁS DE 40.000 ES­PEC­TA­DO­RES LO VIE­RON 'IN SI­TU' Y OTROS 75 MI­LLO­NES, 'ON-LI­NE'

hay mu­cha más ac­ción que en el fút­bol! Mu­chos de los cha­va­les que ven es­tas com­pe­ti­cio­nes no en­tien­den que, des­pués de 90 mi­nu­tos, un par­ti­do aca­be en em­pa­te a ce­ro. En­tre­tan­to, en es­tos jue­gos han ma­ta­do ya a tres dra­go­nes, ocho ar­que­ros…». Y con­tie­ne, ade­más, un men­sa­je pa­ra pa­dres preo­cu­pa­dos: ¿su hi­jo se quie­re de­di­car a es­to? En Es­pa­ña, los ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les es­tán le­jos de ga­nar las ci­fras mi­llo­na­rias que al­can­zan en otros paí­ses, «pe­ro ya pue­den lle­gar a ga­nar bas­tan­te más que un uni­ver­si­ta­rio re­cién li­cen­cia­do», ilus­tra Pi­quer. IGUAL­DAD, EN JUE­GO. La asig­na­tu­ra pen­dien­te es la pa­ri­dad. El equi­po Zom­bie Uni­corns es una ex­cep­ción. La es­ce­na fe­me­ni­na es­tá aún muy le­jos de la mas­cu­li­na. Jen­ni­fer Gon­zá­lez, Ru­bi, es la má­na­ger de es­te equi­po fe­me­nino y una gran co­no­ce­do­ra del mun­do de los eS­ports en nues­tro país. «Ha­ce tres o cua­tro años ha­bía al­go de es­ce­na fe­me­ni­na en Es­pa­ña, pe­ro se fue a pi­que por­que mu­chas no te­nían có­mo su­fra­gar los gas­tos. Se pre­pa­ra­ban, en­tre­na­ban y ga­na­ban la par­te on-li­ne de los cam­peo­na­tos, pe­ro lle­ga­ba la ho­ra de com­pe­tir off-li­ne y no po­dían pa­gar­se el bi­lle­te a Hong Kong». Aho­ra mis­mo, con­clu­ye, hay tres chi­cas en Es­pa­ña ju­gan­do a ni­vel pro­fe­sio­nal. Una es Lau­ra, Ar­yenzz, de Zom­bie Uni­corns. Jun­to con sus com­pa­ñe­ras se aca­ba de lle­var el tor­neo Fe­ma­le Le­gends del Dream­hack Sum­mer Sue­cia. Es­pe­ran re­pe­tir la hazaña en ju­lio en el Girl­ga­mer eS­ports Fes­ti­val de Es­to­ril (Por­tu­gal). ¡Suer­te!

RENIFERKA / PO­LO­NIA «Me lla­mo Patryc­ja Kru­min y em­pe­cé a ju­gar ha­ce seis años. Aun­que de mo­do pro­fe­sio­nal so­lo en 2013, cuan­do de­jé de es­tu­diar. Jue­go en strea­ming a dia­rio, gano di­ne­ro –por pu­bli­ci­dad y do­na­cio­nes– y prac­ti­co. No es su­fi­cien­te pa­ra ga­nar­me la vi­da, pe­ro lo se­rá. Mi pa­dre me apo­ya des­de el prin­ci­pio y mi ma­dre en­ten­dió que es­to era via­ble cuan­do vio que em­pe­za­ba a ga­nar di­ne­ro. ¡Y ha­go lo que me gus­ta!».

ES­CA­PE X3 / AUS­TRIA «Mi ver­da­de­ro nom­bre es Tan­ja Reit­her y com­pi­to des­de ha­ce tres años. Vi un post en Fa­ce­book de las Zom­bie Uni­corns y por ahí co­nec­ta­mos. Ca­da vez hay más mu­je­res com­pi­tien­do, li­gas… Po­de­mos ju­gar tan bien co­mo los chi­cos. Los eS­ports se­gui­rán cre­cien­do. Nues­tra ge­ne­ra­ción no lle­va­rá a sus hi­jos al fút­bol, sino a tor­neos de eS­ports ».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.